Archive for the ‘Viajes’ Category

h1

RetroMallorca, eficiencia y calidad humana

diciembre 20, 2011

El pasado 2 de diciembre embarqué, acompañado de mi amigo César Astudillo, rumbo a Mallorca en un avión de Spanair. Asistíamos invitados por los compañeros de Retroactivo, asociación recien nacida que comparte con la AUIC buena parte de sus fines y que organizaba la segunda edición de RetroMallorca, uno de los muchos acontecimientos que el “boom retro” ha traido al panorama español.

Tenía serias dudas sobre la realización de este viaje, porque no se puede decir que mi situación personal sea la mejor, no es ya solamente la cuestión laboral, que también, sino que arrastro desde hace un año complicaciones de salud derivadas probablemente de esta última. Pero obviaré más detalles, para mi este blog es un espacio de transformación y creo que RetroMallorca merece todas mis buenas palabras, así que las iré encadenando sin centrarme en los contenidos, sino en la calidad humana que rodeó la celebración de esta gran cita para los apasionados de la informática clásica.

Una vez aterrizados en Palma la organización se volcó con nosotros, y Aina, una de las responsables de toda la logística que acompaña a esta clase de eventos, nos acercó al hotel. En teoría íbamos en el avión con Grabiel Ortas, que actualmente trabaja en Pyro Studios y cuyo pasado de 8 bits resulta sumamente interesante, lamentablemente no le conocíamos, por lo que compartimos avión, pero no un buen debate. Un detalle significativo es que Grabiel cogió un taxi al hotel, ya que no sabía que venían a recogerle, de hecho nos confirmó que no está acostumbrado a tantas atenciones por parte de otras organizaciones.

La primera noche nos invitaron a cenar, así que pude volver a verme tras muchísimos años con viejos compañeros y amigos de la escena de MSX, tal como Marce o Juansa, que colaboraban activamente (nunca mejor dicho) en el buen desarrollo técnico de RetroMallorca. No sólo eso, tuve el honor de conocer esa misma tarde a Emilio Rubio, autor de la mítica web partyspain.org, con el que había cruzado correos desde las primeras ediciones de la MadriSX, lo último que me esperaba era encontrármelo en tierras mallorquinas. Esto venía a confirmar que al igual que RetroMadrid, RetroMallorca ha nacido de la “escena”, ¿de dónde sino?.

Viajar nos ofrece una experiencia cultural tremenda. Siempre he defendido que cualquier afición no es sino una excusa para conocer gente, y de esta manera RetroMallorca y la excelente “sobrasada”, que ciertamente nada tenía que ver con la que conocemos en la península,  iban a pasar a formar parte de mi cultura 🙂


Lo mejor llegó al día siguiente…

Si, no lo dudo, mi madre y cualquiera de vuestras respectivas madres habría dicho lo mismo: “hijo, ¿cómo vas a Mallorca para meterte en un recinto cerrado lleno de gente rara que le gusta los aparatitos obsoletos?”. Vosotros sabéis muy bien lo que nos mueve a estar en esta afición, así que no me entretendré en argumentos que validen mi opinión.

Nuevamente la organización se portó de lujo y Aina vino a recogernos al hotel a una hora razonable, lo que me/nos permitió dormir bastante bien y llegar despejados a la gran cita. Como arriba estaban ultimando detalles organizativos y prefería no subir a ver las “vergüenzas”, pues decidí quedarme abajo con César y Grabiel tomando un delicioso café junto con una reportera de Radio IB3 que al final sólo tuvo tiempo de entrevistar a Grabiel, ¡pobre César!, con el esfuerzo que había dedicado a sintetizar sus respuestas 😉

Hablaremos de sintetizadores más tarde, porque cuando se inauguró RetroMallorca subí sin más dilación a la planta donde tenía lugar tan magno acontecimiento, y, francamente, me quedé realmente sorprendido al llegar al acceso y contemplar ante mis ojos un recinto decorado y cuidado hasta el más mínimo de los detalles, tanto es así que había proyectores, muebles a medida, ornamentos en vinilo y un sinfín de detalles que ya quisiera para si RetroMadrid, y no es por desmerecer a nadie, pero esta gente con su limitado presupuesto había conseguido “retroactivar” toda una planta del centro cultural “Sa Nostra”, en pleno centro de Palma.

Me di una primera pasada y tan sólo echaba de menos el ambiente expositor que tiene RetroMadrid o RetroCoruña, pero es entendible porque estamos hablando de una cita que tiene lugar en Palma de Mallorca, aislados (nunca mejor dicho) y con menos público objetivo, sin embargo esas desventajas las habían transformado en ventajas, y optimizando el espacio habían incluso reciclado la anterior exposición que había tenido lugar en ese mismo espacio, para así dar más vistosidad a la nueva RetroMallorca, que en su segunda edición superó con mucho el listón, ya de por si alto, de la pasada edición, a la que lamentablemente no pude asistir.


Como en toda afición, vivimos en los últimos tiempos un debate sobre esta clase de eventos, en los que a algunos les gusta más el elemento cultural, a otros les encanta la exposición y finalmente está la vertiente del “cacharreo”, que consiste en desmontar y trastear ante el público asistente toda suerte de ordenadores y consolas. Yo personalmente creo que todo tiene cabida si el espacio y la capacidad organizativa dan vía libre a ello, pero en RetroMallorca prefirieron (para mi gusto con acierto) centrarse en el aspecto expositivo y cultural, con lo que dotaron de muchísima actividad al salón de actos principal del centro cultural, en el cual se sucedieron unas conferencias a cada cual más interesante. Por mi alma “MSXera” la que más me gustó fue sin duda la de Nestor Soriano “konamiman”, que me puso al día en poco tiempo al respecto del “hardware” MSX. Sin embargo al público supongo que le debió dejar alucinado (me incluyo, aunque ya iba sobre aviso) el comienzo de la memorable conferencia de César Astudillo, en la que habló de la presión barométrica en la estación meteorológica del Puerto de Palma, nos os digo nada más, el resto supongo que saldrá pronto publicado en un vídeo que nos os debéis perder.

Grabiel Ortas también nos tuvo un buen rato entretenidos con un recorrido histórico por la industria del “software”, y ojala hubiese habido más tiempo, porque al final se quedó escaso para recorrer con más detalle la fase que menos conocemos, que es la posterior al declive y finalización de la considerada “edad de oro del software español”. Pocos pueden contar en primera persona el haber sobrevivido a esa debacle manteniéndose en el sector de continuo.

Me gustó mucho la conferencia de David sobre la historia de los videojuegos, muy currada y trabajada. Tan sólo le faltó soltarse a hablar sin miedo a equivocarse, es bueno cuando se está ahí arriba pensar que todos somos humanos y que un error o desliz es mejor que quedarse bloqueado, no obstante todo es cuestión de repetir y repetir hasta que salga perfecta 🙂

¡Y lo mejor para el final!, quizás a algunos les parezca “ruido”, pero el espectáculo de Pedro Trotz y su equipo fue de quitarse el sombrero, porque se atrevieron a interactuar con el público y el videojuego Space Invaders, dando cobertura sonora al juego, que según se complicaba para el jugador, también se complicaba en lo musical, acelerando la música para tensionar el ambiente. Esto fue acompañado de una sesión de música “chiptunes”, sintetizador y un fondo gráfico muy propio de la “demoscene”.

Sentí no poder asistir a todas las conferencias, como la del mismo Pedro Trotz sobre la producción musical en 8 bits, o la proyección de un vídeo documental dedicado a las consolas “rarillas”.

No debo olvidar la cantidad de detalles que acompañaban a la exposición, desde vitrinas a medida, hasta fichas realizadas manualmente en las que se revisaba hasta el último megaherzio de los diversos ordenadores. Francamente, se me hizo muy corto y el lunes cuando asistí al desmontaje no pude dejar de sentir cierta sensación de que se había focalizado muchísimo esfuerzo en un lapso muy corto de tiempo, aunque no deja de ser cierto que un millar de visitantes bien mereció la pena. Pude conocer, con todo desmontado ya, a Eduardo Robsy, uno de los que fundó Karoshi y el MSX Dev.


Pero para que se tranquilice mi madre, debo decir que si tuve tiempo de visitar la isla de Mallorca 🙂

Recuperando el espíritu de esas viejas MadriSX en las que nos íbamos a hacer turismo con invitados y expositores, en esta ocasión los compañeros de Mallorca hicieron lo propio y nos llevaron a Grabiel y a mi a desayunar unas ensaimadas (de las de verdad) a un conocido café de Palma. Grabiel por cierto tuvo la fortuna de llevarse la reserva de una tal “Caty”,  de modo que se quedó con sus ensaimadas . ^_^

César por su parte había regresado el mismo sábado por la tarde a Madrid. Yo en cambio no quise perderme la oportunidad de visitar la isla, así que hice un pequeño periplo por diversas zonas, entre otras fuimos a Valldemosa, así pude conocer mejor a David “Donaire” & Family, Joaquín “Ximo” y charlar de nuevo con Chiho, que no la veía desde que me crucé con ella (sorpresivamente) en el metro de Madrid, porque… ¿qué hacía una japonesa afincada en Mallorca cruzando el intercambiador de Avenida de América?. Por suerte en esta RetroMallorca pude solucionar muchos misterios.

Y hablando de reencuentros, tuve ocasión de ver a Nestor y Kyoko, con sus adjuntos Daiki y Kaito, ¡hasta incluso conocí a la madre del lider!. Me hizo mucha ilusión ver de nuevo a casi todos los “viejos” miembros de la secta MeSXes (ya lo explicaré otro día) que nos habían abandonado poco a poco a los MSXeros, pero de ellos me quedo con todos los buenos recuerdos que compartimos en las RUs de Barcelona y las extintas MadriSX, sabiendo que las etapas pasan, pero las memorias perduran.

No puedo más que expresar mi agradecimiento a este excelente “kernel” de gente afincada en Mallorca que hizo posible el 3 de diciembre de 2011 uno de esos milagros que sólo contemplamos cuando con eficiencia, muy poquitos recursos y mucha imaginación, conseguimos despertar pensamientos de 8 bits, aquellos que nunca murieron, y que ahora con acontecimientos como RetroMallorca bien sabemos que pervivirán muchos años más. GRACIAS.

PD. Fue una lástima que no me diese tiempo a probar el baño de Xisca ;-D

on

h1

El destino nos llama (3)

noviembre 18, 2009
  • Al día siguiente tras la fiesta post-charla de jefes me levanté tempranito y aproveché para desayunar, relajarme un rato y visitar una exposición que organizan unos colegas en el CAI Joaquín Roncal, una sala de exposiciones en donde Azpiri mostraba las portadas que hicieron furor en los años 80 dentro de los videojuegos de Amstrad, Spectrum y MSX.

    Sin duda había sido una suerte terminar visitando por primera vez parte de la gran exposición de informática clásica que supone RetroMañía en el mundillo en el que me muevo. Pero lo mejor estaba por llegar, cruzando una galería comercial me encontré con una cafetería/pub llamada Mombasa que era gestionada por el grupo RetroMania, ¿casualidad? 🙂
    Zaragoza_CONVE_2K9_13

    Estaba algo cansadete y decidí marcharme, tras dejar a mi compi en su coche, que estaba aparcado junto a las oficinas de Inycom, cogí carretera con la idea de parar en Medinacelli y visitar tan precioso pueblo.

    El pueblo efectivamente era precioso, pero corría el aire que daba gusto, apenas llevaba abrigo y algo de frío pasé, pero fue muy bonito experimentar la sensación de visitar la iglesia donde el famoso Cristo de Medinacelli descansa en la penumbra, observando intemperito con un halo indescriptible.
    Zaragoza_CONVE_2K9_25
    Mucha belleza que tornó en cansancio cuando me di cuenta de la paliza que llevaba encima de mi cuerpo. Decidí terminar mi viaje regresando a mi dulce hogar en Vallecas.

    ¿Por qué nos llama el destino?, sencillamente porque el libre albedrío nos permite elegir, pero por fortuna nuestros anhelos, deseos y expectativas terminan por cumplirse cuando de verdad lo deseamos. Yo deseaba enormemente amar y ser amado, pero una experiencia previa bastante negativa me había convertido en un soltero consumado, sin ganas de iniciar relación alguna, y en esas circunstancias nadie habría pensado que este extraño puente podía tener una cita nuevamente…

  • h1

    El destino nos llama (2)

    noviembre 11, 2009

    Decía Carl Sagan que todos estamos conectados porque en realidad somos polvo de estrellas, polvo está claro que hay mucho, especialmente en nuestras casas, pero ¿estrellas?, ¿conexiones?, yo hace muchísimos años no dejaba der ser un normalucho, de esos que van por la calle y si ven que está verde cruzas, sin embargo de aquí a cinco años he ido sufriendo una transformación que hace apreciar cosas inverosímiles, detalles en los que la gente no se fija.

    Aprovecho para volver a la terminal, donde mi vuelo iba y venía como el río Guadiana, tras una desesperante sesión en el mostrador de Easyjet hablando con el 807 y una locución programada que te llevaba a ninguna parte conseguí aclarar los términos y confirmé que me reembolsaban el vuelo a las dos horas de retraso, así que entre mi cierta aprensión a los aviones, la tensión que habría en un vuelo que iba a salir con por lo menos 4 horas de retraso y que en Zaragoza tenía a mis compañeros… ¡Decidí largarme!, dicho y hecho, al rato en el metro me crucé con un amigo que trabaja allí y me invitó precisamente a usar el metro gratis 🙂

    De camino a Nuevos Ministerios llamé a otro amigo para conseguir el telefóno de Renfe, Renfe me dijo que muy poquitas plazas había y sólo en preferente, y según llegaba al punto de decisión me llamó un compañero de PHILIPS que me pidió un cable urgente de la muerte, así que opté por pillar mi coche que estaba en la oficina y de paso quedar con este compañero y amigo en algún punto de la carretera de Barcelona.

    Eran las 14:45 y salía de mi oficina, sabía que habría atasco, ¡¿pero tanto?!, era brutal, tapones aquí y allá, improvisando e improvisando llegué hasta María de Molina/A-2 sobre las 15:15 y aquello era dantesco, coches parados, locura colectiva, etc… Me llamó otro compañero de PHILIPS para ver si era posible sacar un eco, y como aquello no avanzaba le dije que daba la vuelta y que me llamase para ver, si sobre las 15:30 podían estar los del transporte pues adelante, pero no, me dijo tras haber llegado ¡a la oficina! en 15 minutos, que era imposible, que hasta las 17 no podían, así que fue que no.

    Y claro, viniendo había observado escandalizado que el atasco de las 14:45 a las 15:45 era ya abominable, de hecho estaba todo literalmente taponado entre Reina Victoria y la A-2, y mientras mi compañero (el del cable) había llegado a duras penas al Plenilunio en la A-2, le dije que quedábamos en Meco, que me iba a escapar por donde pudiese, y de hecho señores ¡logré escapar en 30 minutos de Madrid!, os cuento el camino: Pablo Iglesias, San Marcelo (Tetuan), Infanta Mercedes, tiré hacia el Bernabeu, salí hacia Avda. de la Paz, cogí la M-30 a contra corriente (increible el atascazo) y en nada pillaba la M-11 hacia el aeropuerto (SI SI SI, DOS HORAS Y PICO después volvía a pasar por el mismo punto 😀 … Total, que pillé los peajes hacia Alcobendas y luego R-2 y llegué media hora antes que mi compañero a Meco, donde por cierto comí un pincho de tortilla con coca-cola de cagarse, todo por 2.50 €, incluía café y todo, pero claro, es que era un centro de mayores, pero me atreví a entrar 🙂

    Estuve un ratillo con mi compi y al rato pillé la R-2 para llegar fenomenalmente bien a las 19:30 a Zaragoza, en la sede de Inycom, justo a tiempo para librarme de la charla de los jefes (espero que no me lean 😉

    Y bueno, aquí voy a dejar la cosa, ya anteriormente había llamado a RRHH para asegurarme de que podía ir sin problemas, porque no sabía si tendría hotel o sitio para cenar, bueno, esto último si era fácil. Y al llegar las caras de sorpresa fueron mayúsculas (¿tú no estabas en Marruecos?), en fin, alguno me acusó de inventarme la cancelación del vuelo, y ciertamente deseaba que ese vuelo se cancelase, tenía ganas de ver como los acontecimientos eran de otra manera, y lo fueron…

    h1

    El destino nos llama

    noviembre 10, 2009

    Todo sucedió un viernes, era 6 de noviembre de 2009. Hacía meses que tenía pensado volar a Marruecos para visitar a un amigo que en su momento trabajaba conmigo, y quiero relataros como una fuerza misteriosa me arrastró al cambio…

    Llegué a la terminal para embarcar en el vuelo de Easyjet que parte a Casablanca a las 13:20, mis compañeros de trabajo marchaban a Zaragoza debido a la convención anual, de hecho un compañero que también iba a venir conmigo había tenido que cancelar el viaje por este motivo, yo en cambio no vi necesario acudir y preferí mantener el plan previsto.

    A las 12:30 llegaba al aeropuerto y con tranquilidad me acerqué al sitio donde recordaba la puerta de embarque, observé la pantalla de salidas y que curioso, mi vuelo figuraba con embarque a las 17:10 y estimado de 17:50. Me dije a mi mismo… “esperaremos a ver”, a la media hora supuestamente ya debería haber estado en la lata volante, pero no, la dichosa pantalla mostraba un “CANCELADO”, así que decidí ir a preguntar, como suele ser habitual en estos casos, nadie sabe nada aunque realmente lo sepan, pero para ser sinceros, yo ya venía pensando en días anteriores que si sucedía esto iría a Zaragoza con el resto de compañeros de trabajo.

    Vi de nuevo reprogramado el vuelo, así que sin pensármelo preferí marcharme de allí y emprender una aventura, esta aventura la relataré en diversas etapas inconexas y relacionadas a la vez, porque el universo está conectado en la aparente desconexión, enseguida sabréis por qué…