Archive for the ‘Temas personales’ Category

h1

La “Retroburbuja”

marzo 14, 2016

No, ¡no!… no hablo de una burbuja pasada y muy conocida por haber dilapidado una enorme masa monetaria en forma de ladrillo inútil que nos ha provocado una crisis devastadora.

Estoy hablando de una burbuja que reside en el propio colectivo que conforma el mundillo “retro” y que viene gestándose desde hace años. Concretamente en 2009 recuerdo que un buen amigo me habló de la futura “institucionalización” del retro, esto viene ser como una “ley de vida”, y es que con el tiempo cualquier colectivo tiende a organizarse con tal de perpetuar el origen del mismo y aparca sus diferencias mediante asociaciones o agrupaciones.

Sin embargo los años han demostrado que hablamos de un colectivo terriblemente diverso en ideas, concepciones y objetivos que peca de cierta fobia a asociarse y coexistir en colectivo. Desde RetroMadrid 2009 y tras los sucesivos procesos de crecimiento tenemos como resultado que al final la “escena” (el conjunto de personas creativas que normalmente se conocen entre ellas) ha ido disgregándose y, me atrevería a decir que se ha radicalizado en sus posturas.

RetroMadrid era el nexo común para casi todos tal como ya os relaté en su momento a través de la historia de este encuentro de aficionados. Encontramos en la misma que hasta 2010 este evento era un reflejo de la comunidad de aficionados que iba añadiendo de forma natural la grata compañía de muchos personajes de la industria del videojuego e informática en España. El problema del crecimiento parecía solucionado cuando en 2012 RetroMadrid consiguió como sede “Matadero Madrid”, este lugar venía a ser como el centro cultural “El Greco” pero en grande.

En 2012 con 5.000 visitantes y entrada gratuita si lo parecía, sin embargo en 2013 con la introducción forzosa de una entrada de pago, 6.000 visitantes y cada vez más requisitos técnicos y organizativos empezó a mascarse el desastre.

8bitsbubble

La organización de RetroMadrid desde tiempos inmemoriales ha estado conformada por la mismísima “escena”. La han formado personas que además de organizar son a su vez gente conocida del mundillo en sus múltiples vertientes: programadores, músicos, grafistas, coleccionistas, expertos en electrónica, etc. Un ecosistema de gente muy entusiasta, apasionada y que consideraba RetroMadrid un espacio de reunión hasta que el crecimiento desaforado supuso arrinconar la escena y ya en 2012 empezaron a no verse reflejados.

Muchos ya en 2010 mostraron su disconformidad con este crecimiento y el que cada vez fuese un evento más mediático. La “escena” siempre ha tenido mucha endogamia, baste como ejemplo las mismas RUs de MSX de Barcelona que cortaron en seco la pretensión de crecer y prefirieron (con el precio de haber estado a punto de desaparecer) mantener su esencia tras el exitoso Salón del MSX de 2000.

El problema de la “retroburbuja” es muy sencillo: somos los mismos de siempre con cada vez menos apoyo interno y una creciente división causada por los años de divergencias de criterios, objetivos e intereses. Es curioso porque cogiendo a cada persona por separado un observador externo diría que todos tenemos prácticamente los mismos objetivos: ver a nuestros amigos, compartir, crear, divulgar y disfrutar de la afición. Acto seguido empiezan las divergencias: “pues yo programo en BASIC y ese en ensamblador; esto es basura comercial, esto otro es “homebrew” y mola; RetroMadrid es para lucrarse y en cambio esta T-party es la polla; yo no quiero que venga gente de fuera, yo si porque quiero que venga mucha para enseñar lo que he hecho, yo la verdad es que quiero ser famoso y busco “followers” a mi canal de Youtube (nadie lo dice, pero lo piensan); ese es un capullo y no quiero verle ni en pintura, este otro es un cabrón que me insultó hace 15 años y si ese viene a esta reunión yo no voy…”

¿Os suena?, ¡claro que os suena!, especialmente si habéis sido organizadores de eventos y habéis tenido que lidiar con más de un centenar de personas y sus relaciones interpersonales. Conozco de primera mano decenas de casos y esto ha sido causa de disoluciones de grupos de programación, cabreos entre programadores y grafistas (conozco sin exagerar ya 7 casos), enfados entre organizadores, guerras entre expositores, disputas de toda índole y aunque en su día estas peleas se dirimían en foros y grupos de IRC Hispano, hoy día se trasladan o apartan a un “retrolimbo” en el cual damos una cara en las redes sociales de “todo va bien y hay buen rollo”, mientras por detrás todos sabemos que empieza a haber un cisma terrible en el mundillo. Añadamos que desde fuera nos han llegado auténticos parásitos para tratar de inyectar problemas y dividirnos con objetivos lucrativos o simple ambición, sin saber que somos para bien o para mal una gran familia y una familia mal avenida terminará simplemente MAL.

runzx-black-v13

Tiene narices que al final tras haber crecido tanto estemos regresando al formato en el que se gestaron los grandes “retroeventos”. Cuando nos hemos querido dar cuenta hemos inundado de RUs la geografía española siguiendo la estela de la comunidad del MSX cuyo medio de cohesión era este pese a las decenas de peleas internas que teníamos y tenemos. Algunos “retroeventos” son en realidad reuniones de aficionados y coleccionistas, pues por contenido no comercial y la forma de gestionarlo no se pueden considerar en absoluto eventos masivos.

El problema es que los años hacen cada vez más difícil la cohesión y las malas relaciones se enquistan en la escena “hardcore”. La tendencia al individualismo es cada vez mayor y eso pone en peligro incluso las RUs, ya que el sostén básico ha de ser un trabajo en equipo o bien habrá siempre alguien detrás sobrecargado de tareas que tarde o temprano terminará quemado.

¿Y si es esto de las RUs lo que en realidad demandamos?, pues personalmente creo que es así debido a que en una sola RU tienes más tiempo de hablar con los que comparten tus intereses, de este modo se afianzan más relaciones que probablemente en varias ediciones de un gran “retroevento”. ¿Qué futuro tienen los grandes “retroeventos” si el aficionado y miembro de la escena así lo demanda?, pues francamente, no lo tengo claro. Creo que en el equilibrio está la perfección y que los grandes “retroeventos” tienen sentido, pero también son muy necesarias las RUs para que esos aficionados de la “escena” puedan sentirse en su salsa.

El MSX pasó una crisis muy seria hace ya más de una década y costó bastante retomar un ritmo de producción razonable que permitiera mantener la afición en activo. La escena de Spectrum ha crecido de forma notable y a la par tanto Commodore como Amstrad ya tienen sendas RUs todavía pobres en cuanto a novedades para sendos sistemas, aunque cuentan a la vez con un gran potencial para afianzar relaciones creativas entre usuarios que generen sinergias para producciones futuras.

Tengo la sensación de que todavía estamos a tiempo de encauzar nuestros esfuerzos para así tejer de nuevo lazos y con ello evitar disgregar (aún más) la “escena”. RetroMadrid explotó de forma evidente ante los ojos de la comunidad de aficionados y con su explosión muchas relaciones se quebraron. Todo esto era algo que ya venía de lejos y no podemos obviar que el crecimiento es algo que no siempre se sabe gestionar. La autocrítica es algo que conviene aplicar en estos momentos como colectivo. Debemos desgranar nuestros errores y sobre todo tenemos que tratar de funcionar menos por el “amiguismo” y más por los intereses comunes. Cuando pesan más las diferencias personales el colectivo pierde en calidad y capacidad de mejora.

En cualquier caso quede un apunte final: siempre podemos volver a nuestra habitación y encender nuestro viejo ordenador para así jugar y, si acaso, crear algo para nosotros mismos. Acto seguido lo apagaremos y probablemente sintamos que nos falta algo.  ¿No será quizás el gustazo de poder compartirlo con los demás?

 

 

Anuncios
h1

Zonadepruebas y la “retroburbuja”

marzo 5, 2016

Aguantar que un tal “Alan_Turiing” dijese (mintiendo con descaro) que llevaba baneado desde hace años en este foro y que se cargasen un mensaje que escribí en este hilo sobre RetroMadrid Days acerca de la razón por la que apareció Chris Smith para dar una charla sobre el ZX Vega es indignante.

No tenía ganas de tener que relatar los hechos acontecidos en el último año, pero vivimos una “retroburbuja” que está favoreciendo que personas muy veteranas del mundillo estemos algo cansadas de ver a la gente pelearse una y otra vez en torno a una simple afición o que, por simple ambición personal, lleguemos a extremos absolutamente patéticos tales como que una asociación esté a punto de desaparecer porque interesa más la marca “RetroMadrid” que lo que significa en nuestro mundillo su existencia.

RetroMadrid nació en 2008 para aglutinar y hacer visible los esfuerzos de toda una afición, y estaba muriendo por esa misma razón. ¿Qué sentido tiene una marca que auna el esfuerzo de los aficionados y la escena de usuarios si resulta que tiene más valor un “youtuber” que tiene más bien poca idea de videojuegos que una persona que pone su tiempo a disposición de todos creando videojuegos, diseñando hardware u organizando eventos?

En estos últimos tiempos están naciendo con fuerza reuniones de usuarios siguiendo la estela de las RUs decanas de MSX. Creo que es debido a que los aficionados estamos viendo que las tiendas, el postureo y el lucro invaden ya con descaro nuestro espacio. Es legítimo que a un expositor comercial le de igual RetroMadrid que RetroWeekend, pero no es legítimo que los aficionados que hacemos viables los eventos “amateur” caigamos  en las redes de la exigencia comercial, de personas que no tienen en cuenta que mientras ellos ganan varios miles de euros, existen muchos otros que están allí por solidaridad y sentido de comunidad. Pertenecemos a una escena y queremos mostrar orgullosos el fruto de nuestro esfuerzo, la creación frente a la nostalgia, el avance frente al estancamiento, esas eran y son la bases de la escena.

En este último año la asociación en la que milito y RetroMadrid por extensión han estado a punto de perecer por muchos factores. El peor ha sido ver manipulado mi entorno hasta extremos insufribles, la base de esa manipulación era que tengo un “ego” tan enorme que deseaba el fracaso de los que conformaron la organización de “RetroMadrid Days”, y lo peor es que mucha gente se lo ha creido. También podría escribir y mucho acerca de RetroMadrid 2014, pero no lo haré, con el tiempo todos sabremos lo que realmente ocurrió.

Elementos que desmontaban esa teoría de mi deseo de cancelar “RetroMadrid Days” como la visita y charla de Chris Smith, resulta que se ignoraron deliberadamente en ese mismo hilo, o peor aún, Alejandro Valdezate se mostraba sorprendido de que acudiera Chris Smith cuando pocos días antes le había dado la buena nueva por Telegram.

Al principio uno piensa que es simple despiste, pero cuando ha pasado casi un año no me queda más que observar malicia en todo lo ocurrido. Es sumamente triste que cuando apoyas, ayudas, colaboras o intentas aconsejar con tu experiencia a personas que se supone han tomado tu relevo, resulte que se lo tomen a mal. Así pasó en cierto modo con RetroMadrid 2014, y de nuevo se repitió el desastre interno en RetroMadrid Days 2015 con resultados funestos en todo lo relativo al coste humano y anímico de los organizadores pese a que ambas actividades tuvieron buenos resultados. El éxito de un evento no se mide en nuestro caso por el número de visitantes, sino por el sabor de boca que te deja haberlo organizado. Tras RetroMadrid Days quedaron muy malas sensaciones en el fuero interno, se diga lo que se diga de cara a la galería, tanto es así que el centro comercial tenía deseos de repetir experiencia en octubre de 2015 y nadie se animó.

Uno podría decirme: “pues déjales que vayan por su cuenta y se estrellen o tengan el éxito ellos solitos”, ¡pero si eso hice en 2015!, es que ni tan siquiera estaba involucrado en la organización y sin embargo al final me salpicó el asunto con la triste derivada de que a día de hoy por pura fobia personal de un administrador de Zonadepruebas me he quedado sin la cuenta “MadriSX” que tenía casi desde los inicios del foro, a añadir un mensaje borrado relativo al “ZX Vega” que había acordado con ellos mantener. Se  han saltado a la torera un acuerdo y pretenden que me quede quieto contemplando mientras en el foro me ponen a caldo sin defensa posible salvo usar mi blog personal como estoy haciendo ahora.

Los pocos que leais esto espero que seais los interesados en que esto cambie de una vez. Un problema recurrente del mundillo “retro” es que tendemos a mirar más por nuestro interés que por el interés de la comunidad, permitimos comportamientos que a distancia vemos que son vergonzantes y esto está pasando en Zonadepruebas, donde su equipo de administradores y moderadores han respaldado una decisión arbitraria e injusta basada en unas falsas premisas.

Puedo desmontar una a una las razones esgrimidas por Alan_Turiing, pero sólo haré valer la mentira que sustenta el resto de su mensaje: “Corrales es persona non grata , de forma merecida, en este foro desde los tiempos de Colossus”. Si eso es cierto haced una búsqueda de mensajes en las diferentes versiones del foro por mi “nick”. Con una mentira desmontada el resto de argumentos pasan a tener menor peso y credibilidad.

Tenemos que empezar como “retrosociedad” a identificar mejor qué actitudes permitimos o no permitimos. Por el camino actual estamos a punto de caer a un precipicio y quedarnos sin nada que sustente esta afición más allá de la nostalgia.

 

h1

Por alusiones en el foro de ZDP (2)

febrero 24, 2016

Misato, no voy a quedar como un idiota a estas alturas de la vida, así que me permito (eliminando datos privados o íntimos) publicar por primera vez mi correo respuesta. Parece que están siendo tiempos adecuados para ir desmontando falacias históricas… 🙂

“Tú en concreto me pediste que te diera mis contactos en la UPM para ir tú directamente a hablar con ellos. Te dije que no a eso, te dije de hecho que podíamos ir los dos pero que deberías comprender que yo no te iba a decir con quién hablar y demás cuando son conocidos y amigos míos. Lo lógico es que lo hablara yo y que si tú querías acompañarme también me parecía bien.”

Que luego la gente crea lo que quiera creer, lo escrito, escrito está.


 

(correo del 02/01/2011 en respuesta al tuyo de la misma fecha)

” >Ya me he enterado de que este año no va a ser posible celebrar la retro, supongo que porque la Complutense no os ha >dado permiso o lo que sea. Como me da muchísima lástima que no podamos juntarnos, si quereis puedo hablar con la UPM.

    La información más reciente que tengo de la posibilidad de hacer en Vallecas la RetroMadrid es negativa, de hecho ya en su momento lo planteamos, aunque no llevé personalmente los contactos. La UNED también nos podía ceder un espacio y recientemente en la Politécnica, en Industriales, también denegaron la posibilidad de abrir en sábado por los costes. En Alcalá de Henares podríamos contar con otra Facultad, pero hemos decidido declinar la oferta por la lejanía.

    La Complutense por su parte alega motivos económicos, ya que RetroMadrid les supuso unos 3.000 € entre personal y gastos, y este año no se lo pueden permitir, por contra todos los profesores quedaron encantados y quieren repetir.

>Llevo muchos años organizando jornadas “frikis” en la UPM, y se con quién tengo que hablar para que nos cedan el >pacio de la uni un sábado. (porque nuestras jornadas siempre han sido  1 semana entera, de lunes a Sábado incluído, >jamás nos han puesto pegas en que ese día se abra la universidad).

     Coméntalo si lo deseas, pero hay un problema muy serio desde el momento en que RetroMadrid ha pegado un salto brutal, de hecho RetroMadrid es una marca y se convertirá en algo más que una feria de aficionados a la informática clásica cuando desembarquemos en el Matadero, dado que han entrado en juego muchas más actividades y actores que se siente agusto en RetroMadrid, por lo que los espacios que utilicemos a partir de ahora han de cumplir con unos mínimos.

     Esto también implica unos mínimos organizativos que hoy por hoy no se cumplen, es decir, RetroMadrid en 2004 ó 2007 se organizaba en 2-3 meses, pero RetroMadrid 2010 comenzó su proyecto en junio de 2009. Plantearse para marzo algo en condiciones resulta muy difícil por no decir imposible, ya que no tenemos trabajado nada, ni tan siquiera los necesarios patrocinadores, porque no creo que en el Campus Sur tengamos los medios suficientes.

 >Si os parece, puedo hablar con ellos. Sería en el campus Sur de la UPM, en la Escuela Universitaria de Informática (en >Vallecas).

     Llámame al ******** y nos acercamos, esta semana entera la tengo de vacaciones y además vivo muy cerquita, por lo que me resulta fácil desplazarme para allá.

 >Un saludo, y feliz año para ti y para todos los que haceis posible que nos juntemos año tras año 😉

    Gracias, e igualmente te deseo un feliz año. Al menos me alegro muchísimo de ver que la gente ama RetroMadrid, porque cuando empecé con esto, no se veía mucho futuro a aquello de reunir un montón de “frikis” con cosas viejas, y sin embargo ya en 2008 vi que esto sin duda tiene tirón, pero al ser una feria no comercial y tener una organización “amateur” (lo que no quiere decir que le falte profesionalidad) pues lógicamente es difícil sobrellevar un proyecto tan intenso.

(Correo que te envio el 06/01/2011)

“Hola, no se nada de ti, ¿cómo anda este tema?… El viernes por la mañana lo tengo despejado. 

Saludos.”

Me respondes en el mismo día:

“Hola Rafa,

He estado muy líada con el curro y no te he podido contestar perdona. Para hablar con la UPM, he de ir yo, preferiblemente sola dado que me conocen a mi. He preguntado a mis contactos en las asociaciones (qe yo antes era la presi de una de ellas) y me han dicho que nos apoyan, y que posiblemente nos digan que sí.

Esta semana no hay nadie en la EUI porque aún siguen de vacaciones, así que me pasaré la semana que viene a hablar con ******************. Aunque en principio lo más seguro que les interese el tema (hace poco organizaron unas jornadas de videojuegos, y en Febrero tienen las jornadas frikis de las asociaciones) habrá que llevarles un dossier con la presentación de la actividad y la colaboración con asociaciones de allí (porque si vamos de parte de la AUIC sólo, entonces no creo que digan que si).

Aparte, nos dejarán las salas de exámenes (que eran túneles de viento antiguamente, lo digo para que pienses el tamaño que tienen) pero tendremos que pedir viernes y sábado, dado que el sábado sólo abren hasta las 2. “

Obvio dos correos porque no tienen que ver con esta controversia y sólo te transmito una serie de consejos respecto a los horarios del sábado y las preferencias de los expositores.

En el del 7/01/2011 ya afirmas querer hacer una “miniretro” y por tanto deja de tener interés para ti “RetroMadrid” en consonancia con el debate que se montó en Zonadepruebas.

“En cualquier caso a ver si hacemos una mini retro, para quitarnos el mono hasta el 2012 al menos ;)”

El 27/01/2011 te escribo:

 

”    Por diversos motivos han cambiado muchas cosas en mi situación personal, dado que hoy me dieron la patada en el trabajo y me encuentro liberado para entre otras cosas poder apoyar el posible desbloqueo de la inexistencia de RetroMadrid 2011, que lógicamente convendría retrasar si es que se llegan a dar unas posibilidades mínimas de llevarla a cabo en las condiciones que la AUIC requiere.

   La pérdida de mi trabajo quizás sea la oportunidad de que se pueda resucitar la RetroMadrid, de hecho un compañero está intentando negociar la implicación de Microsoft, y, si pudiésemos hacer un evento de calidad, creo que podríamos plantearlo como RetroMadrid. No quiero hacer castillos en el aire, pero si te lo quiero comentar, dado que me parece importante antes de nada respetar la decisión que habéis tomado de organizar el evento alternativo, así que no voy a hacer absolutamente nada respecto a RetroMadrid 2011 si no cuento con tu / vuestra aprobación, que posteriormente tendrá que ser aprobada por la asamblea de socios y además apoyada por los patrocinadores.

    Ya me dices algo, si la situación cambia mucho y la suerte nos acompaña, quizás se haga realidad la RetroMadrid 2011, y es que el escollo principal era el de tener localización, y ese ya por fortuna está salvado.”


 

No tengo absolutamente nada que echaros en cara por haber organizado RetroEncounter, pero si que puedo echaros en cara la forma en que se enfocó el debate y como al final JoJo me hizo quedar mal sacando a colación el debate de si se llamaba X o Y a modo de votación popular, además de aquel plebiscito sobre quien la organizaba. Aquí siempre se ha tratado de colaborar y creo que fuí bastante claro en el correo que te escribí Misato.
En absoluto me siento satisfecho con mis palabras y lo de “cutre-salchichera” cuando se estaba barajando una alternativa a RetroMadrid en ese hilo, son palabras desafortunadas y punto. Pero de ahí a lo que vino después creo que media un abismo.
Esto es lo que yo llamo la “doble vara de medir” que siempre ha existido. Muchas personas se permiten decir auténticas burradas y cuando por mi poca mano izquierda suelto alguna de estas se me crucifica de inmediato. Ya os digo aquí que ahora mismo me la suda, hace mucho que ya no es mi responsabilidad sacar adelante ningún proyecto, sin embargo mi predisposición a ayudar y colaborar estará siempre presente.
h1

Por alusiones en el foro ZdP

febrero 18, 2016

Hola lectores. Voy a meter una pequeña entrada respecto a este hilo:

http://bit.ly/1ourVZX

No voy a responder a Valdezate, no me parece necesario.

Pero si a JoJo y mi “sonrisa nerviosa”.

Lo primero pedirte disculpas porque no te pongo cara. Me hubiese encantado conocerte en la RetroEncounter, pero todo trato lo tuve con Misato. Ya aclaré en su día que la persona que inició la comunicación conmigo fue precisamente ella. Escribió a mi correo personal con la intención de que hubiese RetroMadrid 2011.
Por entonces aún no sabía que iba a perder mi empleo en apenas unos días y yo personalmente no podía en las condiciones laborales de entonces implicarme en nada, pero comuniqué a la AUIC su ofrecimiento de intermediar en la UPM. Le pedí a Misato actualización sobre el tema y  resulta que nos cerró puertas indicándome que sólo ella podía ir (no la AUIC) a solicitar el espacio.

Después hubo un debate sobre la “propiedad” de RetroMadrid en ZdP.

Cuando me quedé sin trabajo vi que tenía tiempo suficiente y había un “bluf” de patrocinador, que ahora si puedo revelar sin problemas: Microsoft. Con el que queríamos hacer una retrospectiva bastante interesante elaborada entre varios compañeros. Sin embargo como digo todo se quedó en nada y luego de forma bastante reprobable se abrió un hilo en ZdP de un mensaje absolutamente privado que no debería haber trascendido y se me puso de vuelta y media injustamente.

Y sobre mi presunto deseo de que saliera mal, lo siento pero no puedo más que desmontarlo igual que desmontaré ahora mismo todo lo relativo a RetroMadrid Days. Por partes…

La alusión despectiva que hice (de la cual me arrepiento todavía) iba dirigida a una posible retroreunión en Parla y no al “no éxito” de RetroEncounter.
Parla Bytes por entonces ni existía y metí la gamba al enjuiciarla como reunión “cutre-salchichera”. Todavía cuando surge la ocasión pido disculpas a sus organizadores porque me pareció no sólo una feria bien organizada, sino que era una válvula de escape al estrés organizativo que ha supuesto siempre RetroMadrid para todos sus organizadores.

Sobre RetroEncounter no voy a decir que estuviera contento. Paso de ser hipócrita (por eso dudo que tuviese  sonrisa nerviosa, en todo caso sonrisa cortés): lo que hizo Misato no me pareció nada bien y así lo hice saber.
Sin embargo cuando Jaime me animó puse mi coche, llevamos material de Chuchex y colaboré en movilizar a personas como Flavio Escribano que ofrecieron charlas bastante interesantes. Por esas fechas conocí a Paco Suarez creo que en el marco de una presentación del ESNE a la que acudí para hablar del proyecto de Museo de Informática y también le invité a venir, y de hecho vino a la RetroEncounter.

¿Y sobre RetroMadrid Days?, estoy la verdad que bastante quemado con el temita de marras, de hecho tuve que escribir en un hilo de este mismo foro ZdP justo antes de quedarme sin usuario y tener que utilizar una “pataleta” para que mi mensaje no fuera eliminado, afortunadamente creo que ahí sigue. (esos moderadores… 😛

RetroMadrid Days nació tras unas conversaciones con Adonías porque Edu (Emere) había localizado local en Torrejón y le habían vendido una “RetroMadrid”, pero como no podía llamarse RetroMadrid así tal cual pues se llamaría “retroparty powered by RetroMadrid” o algo así. De inicio a la AUIC ni la consultaron, pero trasladé el tema a la AUIC y en concreto Valdezate se hizo cargo de acudir e implicarse.

¿Por qué no estaba metido en el ajo?, pues porque estaba quemadísimo ya de RetroMadrid. El relevo me lo tendrían que haber dado ya en 2012 y funcionaba por pura inercia. En 2014 saltó todo por los aires y el que era director y a la sazón responsable tuvo que irse por razones personales. Esto me dejó en muy mala posición ante mucha gente que me consideraba responsable de aquel desaguisado, pero diré algo más, si seguí adelante fue por no dejar a la gente sin RetroMadrid, puro amor poco correspondido por cierto 😦

El hecho es que debería haberme escaqueado porque yo no tenía ninguna responsabilidad en la RetroMadrid de 2014 salvo ofrecer consejos y pautas organizativas que por cierto fueron en gran medida ignoradas.

A 20 días de RetroMadrid 2014 me quedé en la peor situación imaginable:

  • Sin equipo porque la descoordinación era enorme.
  • Del “backoffice” de la feria no había NADA hecho.
  • Teníamos como 10 frentes abiertos sin responsable asignado.
  • No se habían pedido presupuestos a ningún proveedor.
  • No se había cerrado el patrocinio.
  • Un atasco de noticias tremendo en la web…

No sigo porque me produce auténtico asco lo ocurrido. Llevo tan callado e interiorizado el tema que no puede ser bueno y el único desahogo es contarlo a la gente cercana. Esto es lo más parecido a un comunicado público que haré.

Llega RetroMadrid Days y con toda la buena voluntad eché un cable con temas como invitar y traer a Chris Smith, gestionar una reunión para que se licenciarán videojuegos españoles en el Vega en la que Adonías implicó a Morales y Victor Ruíz. Traté de cambiar sin éxito a petición de Adonías la fecha de la MadriSX que al final me la ensuciaron y todo 😦

En una cena que tuve con Paco Suarez le comenté lo del RMD y surgió la charla que luego ofreció. Estuve aconsejando retrasar RetroMadrid Days porque se estaba organizando con un margen de tiempo muy muy escaso, y eso se interpretó como “Corrales quiere cancelarla”, madre mía lo que he tenido que tragar.

Y ya dirigido a Rober: ¿se puede saber qué normas de ZdP me he saltado para merecer ese título de persona “non grata” y expulsión?

El tema de AUIC ya compete a AUIC y su órgano gestor que será el que deba comunicar algo. Sólo diré que es una absoluta mentira que AUIC haya emprendido acciones legales contra Valdezate.

¡Qué vaya bien a todos!

 

h1

RetroMadrid, una pesadilla hecha realidad

octubre 30, 2014

yonotengonpiÉrase una vez que se era un lugar repleto de ilusión, endorfinas pixeladas cargadas de emociones yuxtapuestas que contravenían el difícil equilibrio de una jungla sin igual. Era un lugar encantado, misterioso, quizás algo endogámico pero a la vez abierto a que cada vez más gente compartiese un espacio de celebración, un espacio de afición y divertimento derramado por todos los poros de las paredes que nos acogían. Ese lugar era venerado y admirado, imitado en lo posible hasta inundar toda la geografía de una península llamada Iberia.

Sin embargo, el monstruo había crecido y su principal responsable empezó a renegar de la obra que, deformada por los acontecimientos , se convertía en un lugar en el que se expresaban con cada vez más intensidad las malas vibraciones que la humanidad soporta en esta histeria colectiva llamada crisis. La catarsis llegó el 26 de abril de 2014 y las más bajas pasiones no respetaron a ninguno de los artífices de ese encantador lugar otrora conocido como RetroMadrid.

La convulsión no entendía de personas ni de emociones, sólo sabía de necesidades y egos. Era la máxima expresión de la primera persona del singular que ganaba en adeptos y videntes cual espuma contaminante, tanto es así que en esa frenética emisión de bajezas morales, todo se soliviantaba hasta hacer perder a RetroMadrid cualquier atisbo de lo que era hasta entonces. En ese momento ellos ganaban por goleada. Homenajes pretéritos perdían posiciones entre la malicia de aquellos que nunca supieron ni quisieron entender.

Con la efervescencia del rápido y fugaz devenir de la apisonadora que impedía a sus artífices ejecutar la magia prevista, todo se reducía a tratar de salvar lo poco quedaba de esa jungla catódica que silenciosa observaba los alrededores. La jungla se había convertido en un caos engendrado al albor de las circunstancias políticas que habían decidido condenar a la cultura madrileña porque una negligente torpeza derivó en unos trágicos acontecimientos que en nada tenían que ver con RetroMadrid y que, cual “efecto mariposa”, terminaron por desatar la tormenta perfecta eslabón por eslabón y sin que la orquesta de RetroMadrid pudiese afinar las cuerdas, pues antes de, siquiera sacar los instrumentos, todo se vino abajo sin dar tiempo de reacción a unos maravillosos personajes que hasta entonces soñaban con hacer de este mundo un lugar mejor… RetroMadrid era su instrumento.

La injusticia corre a borbotones mientras la corrupción inunda los resortes del poder. Nuestra jungla no es ajena a este destrozo social causado por esos mecanismos de avaricia y codicia ante la que muchos ya hemos dicho basta. Mientras tanto nos limitamos a esperar a que este cáncer termine por fulminarnos y así, de la muerte, nazca otra sociedad diferente en la que gracias a su genoma no haya posibilidad de que el mismo cáncer se reproduzca de nuevo.

Los cimientos de RetroMadrid son más profundos de lo que muchos (en la ignorancia que les da el no querer informarse) pensaríais.

Apenas ha habido reconocimiento a tantos años de lucha de un grupo de aficionados hoy presente en casi todas las ediciones. Todos ellos forjaron en 1995 un lugar de encuentro para aficionados del MSX  que posteriormente ha ido dando forma a la RetroMadrid actual. Este lugar nace del aficionado y esa ha sido su gran virtud hasta ahora, por más que en la ignorancia alguno crea que su organización es un conjunto de asalariados con ganas de amasar fortuna… no, si alguien ha ganado dinero no hemos sido precisamente nosotros que desde la primera edición pusimos dinero de nuestro bolsillos para hacer realidad este sueño y así ha sido hasta ahora.

Quizás debería expresarme en primera persona, pero hablo en plural porque desde el minuto uno puse mi conocida vehemencia para así compartirlo todo, desde las primeras risas hasta las últimas decepciones.

El año que viene, la semilla que puso en marcha esta revolución cumple 20 años. Os animo a que preguntéis a vuestros colegas de afición en qué momento volvieron a interesarse y recuperar recuerdos que creían olvidados… quizás, y sólo digo: quizás, todo este esfuerzo haya tenido que ver.

Mucho antes de este “boom retro” ya estábamos dando caña a nuestros sistemas obsoletos en RUs, “parties” o simples quedadas en casas particulares. Sólo nos faltaba visibilidad.

Nunca dimos por muertos nuestros sistemas por más que la industria luchó por enterrarlos. Ahora sorpresivamente cuando esto se convierte en fenómeno de masas resurge la codicia, la especulación y el oportunismo.

No es pecado que alguien quiera vivir de esto con honradez, tampoco pasa nada si alguien busca la notoriedad o una fama que dura tres días… lo que si es pecado es desentenderse del alma de aficionado, porque sin ella estaremos condenados de nuevo al ostracismo, condenados a que pasada esta “retroburbuja” no tengamos ni espacios en los que celebrar nuestra afición o que, manipulados por las circunstancias, acabemos siendo un simple y caro mercadillo despojado de todo disfrute y conocimiento… ¿queremos ver a nuestras joyas de 8 bits convertidas en sucia mercancía?, yo por lo menos reniego de ello. Mi deseo como aficionado es trasladar a las nuevas generaciones el mismo afán de conocer, profundizar y amar las tecnologías que albergan entretenimiento, ciencia y emoción.

He reflexionado durante muchos meses y por una vez no hago como antaño, cuando escribía en caliente terminada una MadriSX en plan bipolar: “o todo bien o todo mal”, no, en esta entrada la literatura ha dejado paso a mis líneas directas y expresivas de que también en nuestro “mundillo” es preciso madurar de una vez y regenerarnos antes de que la vorágine nos queme. Creer inocentemente que “otros” vendrán a mantener viva la llama es  un terrible error.

Sin nosotros:  entusiastas que a la vez son programadores, escritores, periodistas, jugones, músicos, organizadores, productores… repito: sin nosotros  el mal llamado “boom retro” no tiene futuro.  Nuestra misión es conseguir que esa visibilidad ahora tenga continuidad y apoyo de la industria e instituciones públicas; sin ese apoyo y esa visión histórica, es indudable que el fenómeno morirá porque sus artífices terminarán cansados de repetir machaconamente la misma melodía para que luego un vídeo repleto de insultos llegue a tener por momentos más visitas y valor que el sentido homenaje a un grandísimo genio de la programación como Paco Menéndez.

Aquí os dejo mi reflexión…

h1

Los muros de mi Abadía…

noviembre 8, 2013

Imagen

Hace ya exactamente ocho meses tenía lugar RetroMadrid 2013… no se por qué, pero me ha dado por pensar en fechas y resulta que en estos días de un noviembre, hace ya 14 años, nos dejaba Paco Menéndez… Es increíble, porque ni tan siquiera ha pasado un mes desde que otro de los grandes: Javier Cano, también decidía partir. Así que no se me ha ocurrido otra cosa que escribir una nueva entrada durante este gris y tristón día madrileño para así sacar a la luz mis impresiones respecto al homenaje que tuvo lugar en RetroMadrid 2013 a la “Abadía del Crimen”.

Tengo mucho que agradecer a la familia de Paco por su presencia, emotiva y grandiosa, a Juan Delcán por su vídeo, que nos dejó con el corazón en un puño. La familia de Juan, que también estuvo presente dejando claro que para ellos Paco era más que un amigo, es más, Juan y Paco eran prácticamente hermanos y así se veía reflejado en los rostros de todos los familiares, algunos de ellos ni tan siquiera pudieron conocer a Paco en vida, y, sin embargo, cuando Juan Delcán frente al espejo nos abrió las puertas de los muros de Paco Menéndez, empezaron unos minutos sobrecogedores, y es que tal y como relataban algunos visitantes de RetroMadrid, yo también sentía una extrañísima sensación de conocer a Paco, su mirada turbadora y profunda nos transmitía la grandeza que sólo puede tener alguien que ha creado de la nada, todo un lugar en el que vivir una aventura.

Manuel Pazos, Antonio Giner y Jaume Esteve, a los que agradezco enormemente su apoyo, han sido los que me fueron ayudando a recorrer un camino muy difícil hasta rendir el justo y merecidísimo homenaje a Paco y Juan. No en vano habían pasado dos largos años desde que en RetroMadrid FEST 2011 Giner y Pazos sacasen a la luz en su conferencia “Detrás de los Muros de la Abadía del Crimen” un montón de detalles que revelaban la grandiosidad de la obra de estos dos prácticamente adolescentes, que en 1987 fué publicada para deleite de los muchos jugones de la época. Para hacer realidad el homenaje hubo que salvar muchos obstáculos, pero sin duda ayudaron los “remakes” del videojuego, el libro “Ocho Quilates” y muchos, creedme, muchos pasos previos, que finalmente hicieron posible esos maravillosos minutos del 10 de marzo de 2013.

Christian con su estupendo montaje y Jesús Fabre terminaron por rematar la faena con el impresionante vídeo del homenaje en RetroMadrid 2013.

La guinda desde luego la puso Adonías sabiendo dirigir tan delicado acontecimiento, porque no era una tarea precisamente sencilla tener en frente a todos los familiares; familiares que, debo decir, conocían muy bien a “su Paco”, pero nosotros, y me refiero con esto a todos los jugones de los 80, fuimos realmente reveladores, dimos valor a la obra de Paco y Juan, porque la familia hasta estos años no ha sido realmente consciente de la trascendencia que este videojuego tenía, es por ello que nuestros aplausos pusieron en su sitio a tan preciado videojuego.

Desplazándome a un plano más personal quiero reseñar que aquel día era para mi uno de los más importantes de mi vida, no era una sola razón, eran muchas: para empezar la “Abadía del Crimen” representó en mi infancia (tenía 9 años cuando lo empecé a jugar) una amistad con una compañera de clase que tenía un Amstrad. En esas fechas ya tan lejanas, acompañado de mi querido MSX aprendí que un videojuego podía ser un motivo de evasión, hasta entonces no había disfrutado de una experiencia semejante. Alejandra y yo dedicamos largas conversaciones de recreo a intercambiar datos, investigaciones, información e incluso mapas de Micromanía. El paso del tiempo finalmente nos separó, pero nunca olvidaré aquellos meses tan especiales en los que un simple videojuego se convirtió en el protagonista de nuestras vidas.

La segunda razón es RetroMadrid. Este ahora festival ha sido en mi vida un motivo de amor desmedido, casi obsesivo diría yo, como bien reflejado queda en este blog. RetroMadrid me ha costado literalmente un buen puesto de trabajo, es por ello que a finales de 2012 ya era plenamente consciente de que había pagado un precio demasiado elevado por llevar RetroMadrid a unas cotas imposibles de soñar en 1995, cuando empezó toda esta historia. Sentía que todo esto ya se escapaba un poco de mi control, y siendo como soy una persona muy detallista, entendía que tenía que pasar etapa, dejar cuanto antes a mi “hijo” ser mayor de edad, que se vaya con otras mozas a disfrutar de la vida, y eso hice, en RetroMadrid 2013 ya estaba la decisión tomada: si o si iba a dejar la tarea de llevar a buen puerto este difícil proyecto, precisamente porque ya era consciente como nadie de que para que RetroMadrid siga adelante, necesita una libertad que yo no puedo darle, quizás por eso hoy,  ya celebrándose la “RetroMadrid Games Week”, ha sido el momento para soltar estas líneas, ya que considero que he dejado el barco en buenas manos, y por si alguien no lo sabe, esas manos son las del que presentaba el acto de homenaje a “La Abadía del Crimen”, mi buen amigo y compañero Adonías*.

La “Abadía del Crimen” es un buen reflejo de mi vida, tal cual Fray Guillermo, durante las labores de organización casi siempre tenía a un “Adso” a mi lado. Digamos que desde aquellas míticas MadriSX, pasando por las MadriSX & Retro y las actuales RetroMadrid, muchas manos derechas han estado conmigo y muchas de ellas ya les iba transmitiendo mi deseo de soltar lastre, pero, sólo el que vive el día a día de una RetroMadrid sabe realmente lo duro e intenso que es el trabajo, y lo peor es que año tras año mis “Adso” veían el percal y decidían seguir su vida, lo cual es muy respetable, por eso ha sido toda una suerte que Adonías haya cogido el timón, porque en caso contrario, estoy convencido de que este bonito festival habría naufragado*.

Soy inmensamente feliz de poder escribir estas líneas, y es que dijo Paco Menéndez que prefería el reconocimiento al dinero, y precisamente comparto con él en que no existe dinero que pague el esfuerzo dedicado a una RetroMadrid. Mi “salario” siempre han sido los agradecimientos de los amigos y visitantes, pero, destaco especialmente que los que realmente me han hecho seguir adelante son mis compañeros, tantos que prefiero emplazaros a ver los vídeos de los créditos de las diferentes ediciones para que entendáis que la labor que dedicamos los organizadores de eventos es vital para que muchos de vosotros, productores, programadores, expositores y demás, tengáis ese espacio bien merecido en el que al menos una vez al año compartimos una afición, ha costado madurarla y llevarla al bonito estadio en que se encuentra ahora, repleta de actividad que cuando empecé con esto parecía que nunca iba a llegar, pero ha llegado, por eso ahora toca cuidar mucho los frutos.

Espero que Paco, esté donde esté, sepa que siempre he reconocido su trabajo, por eso él y su compañero/amigo/hermano Juán bien merecían que el espacio de mis amores fuera el marco perfecto para esa deuda pendiente que tenía la sociedad con ambos autores, ya que España es un país en el que la genialidad rara vez es premiada, bien lo sabe Paco Suarez, que con pocas palabras transmitió (no sin algunos nervios) lo que era Paco en Ópera Soft. Tristemente no pudieron venir de “Made in Spain”, pero se que ellos también vivieron este homenaje desde sus respectivos lugares.

Para terminar os quiero pegar el texto íntegro y original que tuve la fortuna de leer a las familias de Paco y Juán aquel 10 de marzo, momentos en los que mis brazos apenas podían sostener el papel de tantas emociones que estaba viviendo, era sin duda la mejor forma de cerrar mi etapa en RetroMadrid, es por eso que hoy quiero compartirlo con vosotros:

“Hoy es probablemente uno de los días más importantes de mi vida. He soñado durante años tener la ocasión de rendir homenaje a este videojuego que me tuvo una noche sin dormir cuando con 9 años lo conseguí por 100 pesetas en el Rastro de Madrid. Era una cinta de Mr.Chip ni más ni menos, pero no ponía de qué sistema era pues no venía con caja…

Recuerdo haber llegado a casa con la intuición de aquello era un juego para MSX. No pude resistir al hechizo de ese nombre y el color amarillo casi chillón de la cinta, pero lo cierto es que nadie más que yo hubiera dado un duro por esa cinta, y menos si estaba sin caja y expuesta a las inclemencias del Rastro madrileño, repleto de manos que por aquel entonces manoseaban todas las cintas habidas y por haber.

Una vez en casa y sin parar a cenar encendí el MSX y puse el consabido “RUN CAS:”, y el sonido no pudo ser más prometedor, era, efectivamente, la genuina onda cuadrada de ese sistema por el que ya sentía predilección, no por ser mejor o peor, simplemente era mi sistema. El “Found: ABADIA” siguió a una sucesión interminable de minutos y nervios por si aquello fallaba, pero no, cuando se detuvo la cinta, comenzó un sonido a brotar de lo más profundo del PSG de mi ordenador… el sonido y la mano que iba pasando hoja a hoja un pergamino en la lejana Abadía de Melk, hacían de ese lugar un sitio remoto y apasionante.

El cassete inició de nuevo su marcha con otra interminable carga, a los 10 minutos por fin comenzó el código máquina a cambiar para siempre los circuitos de mi MSX. La pantalla descubrió un escenario que parecía de ensueño, y, a mi lado, aparecía el que para entonces sería mi más fiel compañero: Adso (esta RetroMadrid he aprendido a escribirlo bien), los primeros pasos demostraron mi torpeza, aquellas regañinas del Abad me tensaron y cabrearon hasta conseguir diluir mi personalidad en el propio videojuego. Las horas del reloj dejaron de ser las mismas y la noche transcurrió hasta el amanecer mientras “La Abadía del Crimen” poco a poco se convertía en mi nueva morada.

Debo reconocer mi error por no haber sido suficientemente paciente como para terminar el juego, pero los años pasaron y mi vida cambió mucho. Mi amiga Alejandra, que jugaba a la versión de Amstrad cuando ambos éramos compañeros de EGB, si consiguió desentrañar su misterio. Ella me dijo que lo hizo gracias a una guía, pero me equivoqué al fotocopiar dos veces la misma cara y, creedme, no fuí capaz de llegar más allá del 70%. Pese a todo mi felicidad iba en aumento cada vez que lograba llegar más y más lejos. Por eso, cuando Manuel Pazos me propuso llevar una charla al RetroMadrid FEST en 2011, no tuve la menor duda sobre su nombre: “Detrás de los muros de la Abadía del Crimen”.

Esos muros no me descubrieron a sus autores: ellos estaban demasiado escondidos como para localizarles. Sin embargo, tan pronto pude conocer toda la historia humana que hay detrás de este puñado de pixels y líneas de ensamblador, tan pronto como esta RetroMadrid de mis amores rescató a los culpables de que hoy estemos aquí, tan pronto como pude ver a Paco y Juán, supe que se merecían estos minutos que desde aquí toda la comunidad les brinda, porque ellos han hecho de un videojuego algo más que un momento de entretenimiento, han llegado a crear un icono, una obra de arte que, los afortunados como yo, conservamos con un cariño inigualable.

Hoy mi cinta de Mr. Chip vale más que todo el dinero que han ganado los que nos han metido en esta maldita crisis, hoy este videojuego representa un valor que no se paga en dinero, no, se paga con nuestro cariño y reconocimiento, queridas familias de Paco y Juán, estad orgullosos de ellos porque somos muchos los que sin “La Abadía del Crimen” no habríamos tenido la oportunidad de pasar una noche en vela en la que las horas fueron días y las paredes de nuestros dormitorios pasaron a ser tan fríos y húmedos como los de aquella lejana, misteriosa y maravillosa Abadía de Melk… MUCHAS GRACIAS”.



* (15/09/2015) No quiero dedicar muchas palabras a los tristes acontecimientos de 2014 en los que RetroMadrid dejó de ser una extensión de mi alma de forma irreversible. 

Pervertido en su concepto y “utilizado” para fines que no eran los que yo puse en sus pilares, RetroMadrid abandonó por completo su sentido vital y se difuminó  para siempre tras la genial e inolvidable MadriSX 2015 y la que, en lo personal, fue una trágica RetroMadrid Days 2015.

Siento ser duro y crítico, pero se han pervertido tantos principios de RetroMadrid en los últimos tiempos que tras cerrar un ciclo de 20 años he dejado para siempre en manos de otros la responsabilidad de continuar con el proyecto, ya sin medias tintas y sin que por mi parte vaya a existir intención alguna de prolongar la vida de “un hijo” que vi morir ahogado en abril de 2014 por el abandono e insensatez de alguien que tenía por amigo hasta que traicionó por completo mi confianza.

La marca es de la AUIC y lucharé desde dentro para que siga siendo el emblema de los que estamos aquí por pasión y afición. Espero que pronto otros compañeros resuciten el mismo concepto bajo esa marca que todavía muchos aprecian y que así esos años de esfuerzo depositados en un proyecto en el que creía, tengan continuidad.

h1

RetroMallorca, eficiencia y calidad humana

diciembre 20, 2011

El pasado 2 de diciembre embarqué, acompañado de mi amigo César Astudillo, rumbo a Mallorca en un avión de Spanair. Asistíamos invitados por los compañeros de Retroactivo, asociación recien nacida que comparte con la AUIC buena parte de sus fines y que organizaba la segunda edición de RetroMallorca, uno de los muchos acontecimientos que el “boom retro” ha traido al panorama español.

Tenía serias dudas sobre la realización de este viaje, porque no se puede decir que mi situación personal sea la mejor, no es ya solamente la cuestión laboral, que también, sino que arrastro desde hace un año complicaciones de salud derivadas probablemente de esta última. Pero obviaré más detalles, para mi este blog es un espacio de transformación y creo que RetroMallorca merece todas mis buenas palabras, así que las iré encadenando sin centrarme en los contenidos, sino en la calidad humana que rodeó la celebración de esta gran cita para los apasionados de la informática clásica.

Una vez aterrizados en Palma la organización se volcó con nosotros, y Aina, una de las responsables de toda la logística que acompaña a esta clase de eventos, nos acercó al hotel. En teoría íbamos en el avión con Grabiel Ortas, que actualmente trabaja en Pyro Studios y cuyo pasado de 8 bits resulta sumamente interesante, lamentablemente no le conocíamos, por lo que compartimos avión, pero no un buen debate. Un detalle significativo es que Grabiel cogió un taxi al hotel, ya que no sabía que venían a recogerle, de hecho nos confirmó que no está acostumbrado a tantas atenciones por parte de otras organizaciones.

La primera noche nos invitaron a cenar, así que pude volver a verme tras muchísimos años con viejos compañeros y amigos de la escena de MSX, tal como Marce o Juansa, que colaboraban activamente (nunca mejor dicho) en el buen desarrollo técnico de RetroMallorca. No sólo eso, tuve el honor de conocer esa misma tarde a Emilio Rubio, autor de la mítica web partyspain.org, con el que había cruzado correos desde las primeras ediciones de la MadriSX, lo último que me esperaba era encontrármelo en tierras mallorquinas. Esto venía a confirmar que al igual que RetroMadrid, RetroMallorca ha nacido de la “escena”, ¿de dónde sino?.

Viajar nos ofrece una experiencia cultural tremenda. Siempre he defendido que cualquier afición no es sino una excusa para conocer gente, y de esta manera RetroMallorca y la excelente “sobrasada”, que ciertamente nada tenía que ver con la que conocemos en la península,  iban a pasar a formar parte de mi cultura 🙂


Lo mejor llegó al día siguiente…

Si, no lo dudo, mi madre y cualquiera de vuestras respectivas madres habría dicho lo mismo: “hijo, ¿cómo vas a Mallorca para meterte en un recinto cerrado lleno de gente rara que le gusta los aparatitos obsoletos?”. Vosotros sabéis muy bien lo que nos mueve a estar en esta afición, así que no me entretendré en argumentos que validen mi opinión.

Nuevamente la organización se portó de lujo y Aina vino a recogernos al hotel a una hora razonable, lo que me/nos permitió dormir bastante bien y llegar despejados a la gran cita. Como arriba estaban ultimando detalles organizativos y prefería no subir a ver las “vergüenzas”, pues decidí quedarme abajo con César y Grabiel tomando un delicioso café junto con una reportera de Radio IB3 que al final sólo tuvo tiempo de entrevistar a Grabiel, ¡pobre César!, con el esfuerzo que había dedicado a sintetizar sus respuestas 😉

Hablaremos de sintetizadores más tarde, porque cuando se inauguró RetroMallorca subí sin más dilación a la planta donde tenía lugar tan magno acontecimiento, y, francamente, me quedé realmente sorprendido al llegar al acceso y contemplar ante mis ojos un recinto decorado y cuidado hasta el más mínimo de los detalles, tanto es así que había proyectores, muebles a medida, ornamentos en vinilo y un sinfín de detalles que ya quisiera para si RetroMadrid, y no es por desmerecer a nadie, pero esta gente con su limitado presupuesto había conseguido “retroactivar” toda una planta del centro cultural “Sa Nostra”, en pleno centro de Palma.

Me di una primera pasada y tan sólo echaba de menos el ambiente expositor que tiene RetroMadrid o RetroCoruña, pero es entendible porque estamos hablando de una cita que tiene lugar en Palma de Mallorca, aislados (nunca mejor dicho) y con menos público objetivo, sin embargo esas desventajas las habían transformado en ventajas, y optimizando el espacio habían incluso reciclado la anterior exposición que había tenido lugar en ese mismo espacio, para así dar más vistosidad a la nueva RetroMallorca, que en su segunda edición superó con mucho el listón, ya de por si alto, de la pasada edición, a la que lamentablemente no pude asistir.


Como en toda afición, vivimos en los últimos tiempos un debate sobre esta clase de eventos, en los que a algunos les gusta más el elemento cultural, a otros les encanta la exposición y finalmente está la vertiente del “cacharreo”, que consiste en desmontar y trastear ante el público asistente toda suerte de ordenadores y consolas. Yo personalmente creo que todo tiene cabida si el espacio y la capacidad organizativa dan vía libre a ello, pero en RetroMallorca prefirieron (para mi gusto con acierto) centrarse en el aspecto expositivo y cultural, con lo que dotaron de muchísima actividad al salón de actos principal del centro cultural, en el cual se sucedieron unas conferencias a cada cual más interesante. Por mi alma “MSXera” la que más me gustó fue sin duda la de Nestor Soriano “konamiman”, que me puso al día en poco tiempo al respecto del “hardware” MSX. Sin embargo al público supongo que le debió dejar alucinado (me incluyo, aunque ya iba sobre aviso) el comienzo de la memorable conferencia de César Astudillo, en la que habló de la presión barométrica en la estación meteorológica del Puerto de Palma, nos os digo nada más, el resto supongo que saldrá pronto publicado en un vídeo que nos os debéis perder.

Grabiel Ortas también nos tuvo un buen rato entretenidos con un recorrido histórico por la industria del “software”, y ojala hubiese habido más tiempo, porque al final se quedó escaso para recorrer con más detalle la fase que menos conocemos, que es la posterior al declive y finalización de la considerada “edad de oro del software español”. Pocos pueden contar en primera persona el haber sobrevivido a esa debacle manteniéndose en el sector de continuo.

Me gustó mucho la conferencia de David sobre la historia de los videojuegos, muy currada y trabajada. Tan sólo le faltó soltarse a hablar sin miedo a equivocarse, es bueno cuando se está ahí arriba pensar que todos somos humanos y que un error o desliz es mejor que quedarse bloqueado, no obstante todo es cuestión de repetir y repetir hasta que salga perfecta 🙂

¡Y lo mejor para el final!, quizás a algunos les parezca “ruido”, pero el espectáculo de Pedro Trotz y su equipo fue de quitarse el sombrero, porque se atrevieron a interactuar con el público y el videojuego Space Invaders, dando cobertura sonora al juego, que según se complicaba para el jugador, también se complicaba en lo musical, acelerando la música para tensionar el ambiente. Esto fue acompañado de una sesión de música “chiptunes”, sintetizador y un fondo gráfico muy propio de la “demoscene”.

Sentí no poder asistir a todas las conferencias, como la del mismo Pedro Trotz sobre la producción musical en 8 bits, o la proyección de un vídeo documental dedicado a las consolas “rarillas”.

No debo olvidar la cantidad de detalles que acompañaban a la exposición, desde vitrinas a medida, hasta fichas realizadas manualmente en las que se revisaba hasta el último megaherzio de los diversos ordenadores. Francamente, se me hizo muy corto y el lunes cuando asistí al desmontaje no pude dejar de sentir cierta sensación de que se había focalizado muchísimo esfuerzo en un lapso muy corto de tiempo, aunque no deja de ser cierto que un millar de visitantes bien mereció la pena. Pude conocer, con todo desmontado ya, a Eduardo Robsy, uno de los que fundó Karoshi y el MSX Dev.


Pero para que se tranquilice mi madre, debo decir que si tuve tiempo de visitar la isla de Mallorca 🙂

Recuperando el espíritu de esas viejas MadriSX en las que nos íbamos a hacer turismo con invitados y expositores, en esta ocasión los compañeros de Mallorca hicieron lo propio y nos llevaron a Grabiel y a mi a desayunar unas ensaimadas (de las de verdad) a un conocido café de Palma. Grabiel por cierto tuvo la fortuna de llevarse la reserva de una tal “Caty”,  de modo que se quedó con sus ensaimadas . ^_^

César por su parte había regresado el mismo sábado por la tarde a Madrid. Yo en cambio no quise perderme la oportunidad de visitar la isla, así que hice un pequeño periplo por diversas zonas, entre otras fuimos a Valldemosa, así pude conocer mejor a David “Donaire” & Family, Joaquín “Ximo” y charlar de nuevo con Chiho, que no la veía desde que me crucé con ella (sorpresivamente) en el metro de Madrid, porque… ¿qué hacía una japonesa afincada en Mallorca cruzando el intercambiador de Avenida de América?. Por suerte en esta RetroMallorca pude solucionar muchos misterios.

Y hablando de reencuentros, tuve ocasión de ver a Nestor y Kyoko, con sus adjuntos Daiki y Kaito, ¡hasta incluso conocí a la madre del lider!. Me hizo mucha ilusión ver de nuevo a casi todos los “viejos” miembros de la secta MeSXes (ya lo explicaré otro día) que nos habían abandonado poco a poco a los MSXeros, pero de ellos me quedo con todos los buenos recuerdos que compartimos en las RUs de Barcelona y las extintas MadriSX, sabiendo que las etapas pasan, pero las memorias perduran.

No puedo más que expresar mi agradecimiento a este excelente “kernel” de gente afincada en Mallorca que hizo posible el 3 de diciembre de 2011 uno de esos milagros que sólo contemplamos cuando con eficiencia, muy poquitos recursos y mucha imaginación, conseguimos despertar pensamientos de 8 bits, aquellos que nunca murieron, y que ahora con acontecimientos como RetroMallorca bien sabemos que pervivirán muchos años más. GRACIAS.

PD. Fue una lástima que no me diese tiempo a probar el baño de Xisca ;-D

on