Archive for the ‘Reflexiones’ Category

h1

RetroMadrid entre bambalinas

noviembre 8, 2016

Con esta entrada llegamos a lo que será el episodio final de unas reflexiones enmarcadas en el periodo durante el que RetroMadrid bajó a los infiernos a la espera de ser rescatado si es que de verdad la comunidad tiene interés en ello.

En las pasadas semanas tras consumarse el sueño de un antiguo compañero y amigo en el IFEMA, me dediqué  a analizar errores, aciertos, razones y evolución histórica de un fenómeno. Hubo una ocasión en la que me dijo este antiguo amigo que “por sus frutos les conoceréis”… la verdad es que tiene razón, ya se evidencian los motivos reales por los que vino a la AUIC, especialmente si os leéis los planes a futuro que tiene y el enfoque que le ha dado a esta nueva “retroferia”. Por fortuna nosotros ya vamos por otro camino y confío en que sepa desde su individualismo respetar nuestros fines y apoyarlos como socio de AUIC que dice ser, aunque a tenor de lo escuchado en algunas entrevistas, parece que no, pues ya tiene hasta su proyecto paralelo de museo, lo cual ahora que dejó de ser socio ya es totalmente respetable.

En noviembre de 2013 relataba en “Los muros de mi abadía” lo que era para mi traspasar todo mi peso y experiencia a una persona en la que (por entonces) confiaba plenamente.  Esa entrada actualizada posteriormente contiene una importante declaración de intenciones y la lucha que he emprendido con el apoyo de buenos amigos y leales compañeros:

La marca es de la AUIC y lucharé desde dentro para que siga siendo el emblema de los que estamos aquí por pasión y afición. Espero que pronto otros compañeros resuciten el mismo concepto bajo esa marca que todavía muchos aprecian y que así esos años de esfuerzo depositados en un proyecto en el que creía, tengan continuidad.”

Suena bonito, pero llevarlo a buen puerto es complicado porque estamos en medio de una guerra que va a marcar si RetroMadrid se la quedan los aficionados o al final pesa más el convertirlo en un “megaevento” de corte comercial. De momento se muestra muy acertada mi decisión de 2008, cuando registré la marca para uso y disfrute de los aficionados bajo el marco de una asociación. Pese a esto ha habido no pocos intentos por parte de eventos comerciales de aprovechar el tirón de RetroMadrid para jugar a la confusión y ganar un poco de relevancia ahora que lo “retro” está de moda. La diferencia entre nosotros y ellos, es que cuando pase la moda vamos a seguir en activo, ellos no.

Tras aquella catastrófica RetroMadrid 2014 en la que se rebelaron las peores pulsiones humanas ya reflejadas en “RetroMadrid, una pesadilla hecha realidad”; el resultado ha sido que todo este efecto mariposa fue mucho más allá y se trasladó a los órganos internos de una asociación en la que tanto esfuerzo volqué. Podría escribir mil líneas sobre “teléfonos rotos”, manipulaciones, e intereses en mantener viva una marca porque resulta(ba) para muchos expositores rentable, porque atrae gente y prensa, porque hace que un centro comercial sin clientela atraiga de repente a centenares de personas pero… seamos claros, RetroMadrid NO nació para eso, y en RetroMadrid Days comenzaron a evidenciarse los primeros síntomas de la “retroburbuja”: especulación desmedida, donaciones de sal a cambio de videojuegos, un uso de una marca/evento para vender productos fuera de contexto así como muy poco respeto a los objetivos fundacionales de AUIC y RetroMadrid: la divulgación y la preservación para perseguir un museo de informática.

No me lo veía venir. El desastre de RetroMadrid 2014 me mantuvo ciego y ocupado demasiado tiempo pensando que eran problemas de aforo, fallos de comunicación, falta de energías y un equipo escaso de gente para ese crecimiento. Sin embargo, estos días al repasar esa enorme línea del tiempo de RetroMadrid desde 2008 hasta 2016, he visto algo muy triste y evidente: muchos han venido a hacer de RetroMadrid SU evento o vía para otros objetivos y metas. Aceptaré todas las críticas que puedan llegarme por escribir esto, pero hay constancia cuando vemos “youtubers” de cierta relevancia citándose entre ellos y a sus “fans” para así venir a hacer de nuestro evento su espacio de “postureo”.

photo_2016-11-07_20-26-49

RetroMadrid es un espacio de divulgación y por tanto nos gusta enseñar lo que hacemos al resto del mundo. La endogamia no es buena y he sido de los primeros en demostrar que merecía la pena abrir nuestro “mundillo” a todos, al igual que asumo ahora que ya lo abrimos lo suficiente y toca dar marcha atrás con urgencia. Este tipo de gente no se preocupa en absoluto de apoyar los fundamentales de RetroMadrid, una sola imagen vale más que mil palabras:

photo_2016-11-07_20-37-53

¿Qué futuro le espera a nuestra escena si poco a poco los visitantes vienen solamente a comprar este tipo de material?, ¿qué será de las nuevas producciones para nuestros sistemas de 8/16 bits?, ¿tendrán sentido los libros y revistas que cubren la historia de la informática o las novedades relativas a nuestro mundillo?, ¿servirá de algo todo el trabajo de estos diez años como asociación?

Lo peor de todo es que además este tipo de visitantes mayormente acude sin intención de conocer nuestro entorno. Muchos de ellos viene apelando a la nostalgia y… ¡qué gran error!. NUNCA se ha tratado de eso, en MadriSX & Retro se favoreció un entorno de creación y preservación, jamás de nostalgia, y la prueba es que en sus paredes hubo un nuevo despertar para todos aquellos que se integraban en nuestra familia. Aprovecho para ejemplificar: Azpiri volvió a dibujar portadas de videojuegos, Gominolas se animó a crear de nuevo músicas, Borrocop volvió a retomar por un tiempo su trabajo de grafista, Fernando Sáenz procuró terminar de editar su inédito “Vega Solaris”, y si, es bueno recalcar que los méritos de traernos a muchos de ellos fueron de otras agrupaciones o personas implicadas, no quiero ni nunca he querido colgarme medallas que no son mías, pero la “casa” la pusimos nosotros los del MSX en Madrid y mi esfuerzo en procurar un local año tras año . Así pasó con muchos otros llegados de la teórica “edad de oro del software español” que ahora pasean con alegría por los pasillos de los “retroeventos” y ven por fin reconocida su labor.

Los que conformábamos esa “escena” estábamos en plena lucha contra el tiempo y el olvido y no vivíamos de la nostalgia pues, tal como la música, un buen ordenador o un buen videojuego son atemporales.

photo_2016-11-07_20-45-04

En la foto Daniel Canales, actual presidente de AUIC con ViejuNet en RetroMadrid 2009

Durante RetroMadrid 2009 nos desbordó el crecimiento y le dimos en 2010 un nuevo enfoque orientado a las familias y al público generalista gracias al enorme apoyo de Jesús Fabre y Fernando Sáenz en lo que respecta a la nueva localización, todo esto lo hicimos sin dejar de mantener íntegras nuestras raíces y objetivos. Conseguida como nueva sede “Matadero de Madrid” tras un breve lapso de tiempo en el que una RetroEncounter no exenta de polémica cubrió nuestra baja , regresamos en RetroMadrid FEST 2011 ya como una especie de fenómeno de masas.

Cuando desembarcamos en este nuevo espacio cultural que costó una lucha constante defendiendo nuestro proyecto allá donde íbamos, me encontré con un “Greco” enorme, es decir, un centro cultural a lo grande y por tanto a la medida de nuestras necesidades. La edición de 2012 fue sencillamente brutal, aunque costó concienciar a los expositores que en una jornada no nos daba tiempo a hacer todo así como concienciar a la organización que ya jugábamos en otra liga y había que tomarse esta tarea en serio.

photo_2016-11-07_20-37-33

Entre bambalinas está el verdadero motor de RetroMadrid

Se intuye de lo anterior que teníamos un problema sin solucionar: éramos prácticamente los mismos en 2009 que en 2010 y que en 2012. Aún así seguíamos creciendo y creciendo sin que nosotros pudiéramos hacer nada por remediarlo. Buena parte de la “culpa” residía en las redes sociales y muy especialmente en “Twitter”. Asumo mi error de no haber estado hasta estas semanas atento a ver qué se cocía debido a mis reticencias del pasado con respecto a esta red. Tras empaparme de contenido he descubierto que hay mucha información y es una vía magnífica para tratar de concienciar y entablar contacto directo con gente abierta al diálogo.

2013 fue la antesala del infierno. La revisión de tantísimos “tweets” me ha traído una situación paradójica, y es que después de todo la cosa no salió tan mal en 2014. Sin embargo aunque sólo se hubiese quedado sin entrar una persona, ya bastante grave era lo sucedido. Cometimos bastantes errores que creo sólo remediamos cuando estábamos a merced del océano con el Titanic ya hundido, y es que la errática política de comunicación tenía un factor clave: la falta de coordinador o persona responsable a la sazón de una divergencia de opiniones insalvable mediante un debate sosegado porque teníamos un enorme reguero de marrones por solucionar apenas tres jornadas antes del festival.

Creo (a toro pasado) que aunque hice lo correcto asumiendo las riendas del evento veinte días antes del festival, si que deberíamos haber comunicado públicamente lo sucedido con Adonías para que la gente comprendiera que si ya éramos pocos, encima perdíamos a la persona clave para sobrellevar la ingente tarea pendiente. Otro error por mi parte fue “encubrir” la desidia organizativa que teníamos. Casi todo el comité organizador se limitaba a contemplar la evolución de un proyecto magnífico que a la hora de la verdad era puro humo porque no lo sostenía un equipo de gente, todo se había basado en la “magia” de un individuo que llegada la hora de la verdad desapareció del mundo cerrando incluso su cuenta de Twitter a la vez que incomunicándose, con la lógica preocupación de todos los que habíamos estado con él en el proceso organizativo por la situación que le había llevado a tomar tal decisión.

Los problemas con el sistema de entradas, con las taquillas, con los proveedores, con la electricidad, con los expositores… casi todos eran el fruto de la desatención en muchos aspectos claves. Tuve que meter algo de presión y traté de hacer entender con el máximo cariño posible que no íbamos por buen camino en marzo, pero la verdad es que tenía terror ante la posibilidad de que por un motivo u otro se nos cayese Adonías tal como al final ocurrió en abril de 2014, pues ya anteriormente había dejado todo un mes colgada la organización de RetroMadrid por problemas en la revista Retrogamer y quería ante todo evitar cualquier situación de tensión que favoreciese algo parecido.

photo_2016-11-07_20-46-21

Diseño de entrada para RetroMadrid 2013 de Sergio Modia

Tras tratar en junio de 2014 con ayuda de Gominolas de hacer un balance de daños a la AUIC y evidenciar que (no pudimos contar con Adonías porque no quiso venir a darnos aliento, motivo de mi enfado por entonces) NO estábamos preparados para levantar de nuevo eventos ambiciosos, resultó que precisamente Adonías poco después de abrir tienda con Emere trajo un proyecto bajo el brazo en abril de 2015 para reflotar una especie de “RetroMadrid” y, lo que luego fue RetroMadrid Days trajo unas tristes consecuencias que ya son irresolubles porque, cuesta entenderlo, pero NO estábamos preparados para sacar adelante un evento por el dolor humano y falta de cohesión que causó el desastre de 2014.

Todo esto ha conducido a destapar un odio irracional a la AUIC y RetroMadrid  alimentado por muchísimas mentiras en el camino. Lo fácil es decir que es un conflicto entre partes, lo difícil es asumir que RetroMadrid ha sido víctima de algo más simple que un conflicto; en realidad RetroMadrid ha sido para lo bueno y para lo malo un lugar de reconocimiento y encuentro donde mucha gente ha reactivado sus mejores virtudes y sus peores defectos. Cuando están en juego pasiones, emociones y egos saltan a la palestra muchas cosas, y lamentablemente en situaciones tensas y negativas es difícil evitar que a veces germine lo peor de nosotros, me incluyo.

Simplificar y explicar las razones o circunstancias es complejo pero a la vez sencillo, desmontar falacias nacidas en 2009 sobre RetroMadrid es complejo pero a la vez sencillo. Lo que es más difícil es hacer entender que vivimos una temible retroburbuja que de no identificarse y tratar a tiempo es probable que nos haga retroceder a años pretéritos, complicando y mucho la labor a los que realmente deberían ser protagonistas de esta historia, pues RetroMadrid nació como lugar de encuentro físico con la sana intención de aglutinar esfuerzos en una fecha del año y así dar visibilidad a nuestra escena. Hoy esa función en parte se ha perdido, pese a que sigue siendo (¿seguía?) el lugar favorito de encuentro para mucha gente.

Respecto a RetroMadrid queda mucho trabajo por hacer y estoy convencido de que ya hemos hecho nuestros deberes a la vez que destapado muchas caretas, evidenciando que entre muchos criterios, hay algunos divergentes por completo a nuestro modelo asociativo y no deberían tener cabida en futuras ediciones de RetroMadrid. Costará tiempo hacer entender que RetroMadrid es de una escena de aficionados, no de “youtubers”, famosillos o nostálgicos del píxel. Estoy convencido de que nos llevaremos muchas críticas por devolver nuestros principios a RetroMadrid y que habrá muchos menos visitantes, costará también evitar que nuestro ego y ambición no empujen a que sigamos por una absurda senda de un crecimiento carente de sentido y objetivo. Yo tengo un referente que está ahí delante de nosotros desde poco después de que naciéramos como asociación: RetroAcción. No me preocupa decir que nos hemos equivocado y mucho entre 2013 y 2014 y que ya hemos pagado con creces nuestro error, ahora es el momento de que cambien las tornas.

Debemos demostrar que hemos aprendido la lección y asumir que vamos a perder apoyos en el camino, pero vaya por delante mi convencimiento de que los tiempos que vendrán serán mucho mejores.

h1

Falacias históricas de RetroMadrid

junio 13, 2016

“Un argumento ad nauseam, o argumentum ad nauseam, es una falacia en la que se argumenta a favor de un enunciado mediante su prolongada reiteración, por una o varias personas. La apelación a este argumento implica que alguna de las partes incita a una discusión superflua para escapar de razonamientos que no se pueden contrarrestar, reiterando aspectos discutidos, explicados y/o refutados con anterioridad.”


Es un buen momento para retomar (tras varias “retroburbujadas”) uno de mis temas favoritos: RetroMadrid.

En tiempos recientes varios foros y canales de “youtube” se han vuelto a reiterar en una falacia nacida en 2009, pero en esta entrada me voy a referir en concreto a este programa:

Por lo pronto sorprende que en un “debate abierto” no participe como invitado alguno de los eventos decanos. Si les incomoda no hace falta que inviten a gente de RetroMadrid, también tienen a RetroEuskal, RetroMañía, RetroMallorca o RetroCoruña que ya tienen recorrido suficiente para opinar con propiedad.

También es llamativo que se aluda al “modelo de negocio RetroMadrid” o un explícito “RetroMadrid: tiendas tiendas tiendas…”. Lo primero porque RetroMadrid NO es un negocio, nunca lo ha sido y salvo que la AUIC decida vender la marca para otros propósitos (tras tentarle, resulta que una persona muy conocida de la “escena” me pidió que le pusiera precio para comprarla, hay evidencia escrita), esta marca seguirá siendo utilizada como un espacio de encuentro de aficionados inclusivo, NO comercial y aglutinador.

Es norma periodística consultar a las partes aludidas, de ese modo se contrasta información y se llega a una conclusión. La gracia es que en esta “retroburbuja” está de moda escuchar a nuestros “amigos” y lo que digan los “enemigos” nos la trae al pairo. En ese caso lo mejor es no poner en marcha debates sesgados como ha sido el caso y buscarle otro nombre, pues no fue más que un programa de opinión, y como tal habría sido totalmente respetable.

No me voy a enrollar dando razones, es que todo es tan simple como que la AUIC ha publicado en 2013 y 2014 las cuentas del evento RetroMadrid detallando las partidas de gastos reales y ha transmitido siempre sus “interioridades”. No todas las asociaciones (o foros) hacen estos ejercicios de transparencia informativa ni dejan varias formas de contacto a mano de todo el mundo para consultar cualquier asunto.

En lo relativo a las tiendas voy a comparar dos eventos: RetroMadrid 2014 y RetroPolis 2016, para evidenciar que lo de “sólo hay tiendas en RetroMadrid” es otra falacia, veamos:

  • RetroMadrid -> 25 tiendas, 37 expositores de la escena (algunos tienen venta).
  • RetroPolis -> 13 tiendas, 10 expositores de la escena (algunos tienen venta).

No hace falta ser muy hábil con las matemáticas para evidenciar que porcentualmente incluso una de las ediciones  de RetroMadrid con más tiendas de la historia sigue teniendo mayoría de expositores de los que consideramos “escena”. ¿Qué rasero se aplica entonces en el debate “abierto”?, pues el de la falacia “ad nauseam”, y es que de tanto repetir una mentira esta se termina convirtiendo en verdad.

Dispararé a alguien en concreto: jojo073 , que como pronto se dará por aludido tendrá la ocasión de exponer su punto de vista en Twitter, en este mismo blog o donde lo desee. Antes de opinar hay que informarse.

Un detalle muy curioso, ¿sabíais que en 2010 no hubo una sola tienda?…

En definitiva, RetroMadrid no es diferente en su concepción de RetroSevilla o RetroFerrol, es simple y llanamente un evento de aficionados que ha crecido demasiado. Este crecimiento ha sido mal gestionado y al final terminó por implosionar causando en ese proceso graves daños colaterales.

Respecto a eso de que “las tiendas no pagan nada porque demandarían un servicio” en RetroPolis o que apenas se les cobra en RetroSevilla “y si ganan 3, 4, 5 o 6.000 € da igual” y quedarse tan agusto, seré franco: es un gravísimo error. Las tiendas deben tener en cuenta que están en eventos sin ánimo de lucro organizados en su mayoría por asociaciones y por tanto DEBEN colaborar de alguna forma porque se benefician monetariamente del esfuerzo desinteresado de mucha gente que voluntariamente les ha dado cabida en un evento. Que paguen 10 o 100 allá cada uno con su conciencia.

Con esto termino, si alguien desea un buen debate basado en argumentos y no falacias, estoy en lo personal completamente abierto a ello. Conozco de primerísima mano todo lo que se ha llevado por delante lo que antaño era un fantástico lugar de encuentro de aficionados (en la web de RetroMadrid hay sobrada información) y me agradaría que la gente no se limitase siempre a creer lo primero que escuchan o leen.

(NOTA: A fecha 10/11/2016 ninguno de los que conforman en la actualidad la organización de RetroMadrid ha podido acudir pese a que se intentó cerrar por correo electrónico una cita con el programa “Amiga Wave” tras un ofrecimiento vía Twitter).

h1

RetroMadrid, el valor del encuentro físico

abril 6, 2016

“Mas tarde, Manuel y yo nos conocimos en persona (que eso no ocurrió hasta marzo de 2013) volvimos a retomar el proyecto… ¡hasta ahora!”
(Extracto de la entrevista a los creadores de La Abadía del Crimen Extensum en ZX Devs).

Vivo una etapa reflexiva tras el desastre de RetroMadrid 2014 en la que he ido observando el fuerte componente histórico que pueden tener nuestros errores y aciertos. Los errores se deben criticar, pero también los aciertos deben ser justamente reconocidos. En 2002 empecé a trabajar el cambio de mentalidad que los tiempos requerían pero que nadie se decidía a impulsar.

Os copio un extracto del webzine Matranet donde me dirigía a S*T*A*R en relación a MadriSX 2002:
para que te hagas una idea, aunque de forma sutil, estoy pretendiendo que poco a poco tengan cabida otros sistemas “retroinformáticos”, sin descartar a nadie, de hecho en muchas revistas MadriSX se ha anunciado como un salón de retroinformática”.

Injustamente esa MadriSX 2002 al final terminó siendo mundialmente conocida por el pateamiento de un Spectrum +2 (fabricado por Amstrad) y me hizo dar marcha atrás temporalmente en todo lo relativo a “MadriSX & Retro”, pues por entonces ya tenía en mente iniciarlo cuanto antes. Los usuarios de MSX causantes de tamaño despropósito se ampararon en el anonimato (ver foto del fanzine SD MeSXes) salvo una persona cuyo gesto le honra y que si habló públicamente del tema dando la cara. En cualquier caso no es mi intención valorar el hecho en si, sino sus consecuencias.

sin-tituloEl número 16 del Club Mesxes aclaraba la autoría del pateamiento.

Tras lo sucedido con el “pateamiento” hubo una crítica feroz procedente de muchos grupos de “Spectrum” hacia la organización específicamente. Pese a que la organización hizo un pequeño comunicado (ver últimos párrafos) al respecto posicionándose claramente en contra. Nada de eso sirvió pues les resultaba muy liviana y no condenaba los hechos (¡ni que hubiera sido un atentado terrorista!). La parte positiva también la conocemos: MadriSX se hizo conocida en el mundillo y eso favoreció que fuera el espacio que se prestó para acoger a todos los aficionados que en grupos de “news” solían vivir su afición sin conocer al resto de colectivos.

Lo increíble es que todavía hoy ¡tras pasar más de 14 años! aún siguen muchos abiertamente contrariados por lo ocurrido, pero lo peor es que me responsabilizan por el desaguisado. Queda claro que en buena parte todo esto viene derivado de no haber prohibido como organización el pateamiento. Además el artículo oficial incluía la descarga de varias fotos de tan triste acontecimiento que como es lógico se prestaban a ser interpretadas.

Es importante aclarar que les dije a los que promovieron la compra y posterior destrozo (pues fueron preguntando a casi todos los asistentes si querían colaborar) que dentro del recinto ni hablar de destrozar un Spectrum y que si al final recaudaban lo necesario se fuesen a la calle, y así se hizo, de ahí las pruebas gráficas.

A día de hoy todavía resuena el famoso pateamiento, hecho cuya gravedad es muy opinable y daría para un buen debate centrándonos en las argumentaciones de los mismísimos puristas de Spectrum y el valor que tiene un +2 para ellos. Hay sin duda mucha hipocresía y un “rasgarse las vestiduras” en torno a este asunto que se utilizó claramente como “arma política”… si, desgraciadamente hay demasiada política en el “mundillo retro”, diría yo que muy por encima de la media de otras aficiones.

Tampoco debo olvidar mi desastroso error de 2007. Pese a todo, estos acontecimientos no impidieron que AUIC y consecuentemente RetroMadrid naciesen, creciesen y finalmente fueran referentes para muchas otras agrupaciones y eventos “retroinformáticos”. Lo realmente importante en la vida es aprender de los errores y afrontarlos, lo contrario supondría no volver a emprender proyectos.

Cuando he leído la entrevista a Daniel Celemín y Manuel Pazos me ha venido de nuevo a la cabeza la “retroburbuja” a la que aludía hace un tiempo. Nuestra afición se sostiene sobre unos pilares cada día más debilitados y fragmentados, que sin embargo no impiden que haya decenas de iniciativas que salen adelante por motivos casi irracionales, pasionales diría yo si nos circunscribimos a los resultados de ventas/descargas que se obtienen. La entrevista lo hace evidente, y es que se deduce que este “remake” de “La Abadía del Crimen” no tiene más explicación que hacer real un sueño realmente loco, maravillosamente loco todo hay que decirlo 🙂

¿Manuel Pazos no ha estado envuelto en polémicas?, ¡pues claro que lo estuvo!, pero lo realmente  importante es que ha seguido en activo y creo que con ello ganamos TODOS. Esta debería ser la motivación para un aficionado, por eso resulta especialmente descorazonador cuando la cancelación de RetroMadrid llega a generar alegría o mofa entre presuntos aficionados que así lo manifiestan en foros con empatía bajo cero. Si fuera por ellos RetroMadrid desaparecería, afortunadamente lo que importa es la mayoría.

La-Abadía-del-Crimen-Extensum

¿Y qué tienen que ver las líneas que inician este artículo con todo esto?, ¿qué ocurría en marzo de 2013?. Los más avispados recordarán que en esas fechas tenía lugar RetroMadrid 2013 y se hacía un justo homenaje al videojuego del cual se ha hecho el “remake” y también a las mujeres pioneras en la programación entre otras muchas exposiciones y actividades.

RetroMadrid, ese espacio todavía moribundo, ha dado como fruto muchos encuentros físicos y personales que han producido el nacimiento de sinergias que en algunos casos se han materializado en proyectos como el que nos ocupa.

Como ideólogo y principal impulsor de RetroMadrid hasta el año 2013 no pienso cejar en el empeño de que este espacio tenga su justo lugar en la historia del fenómeno “retroinformático” que hemos vivido en España.

A RetroMadrid se le debe mucho desde la comunidad de aficionados y, precisamente es por esto muy triste la gran cantidad de comentarios que algunos de esos aficionados lanzan a menudo como si ya fueran un “mantra”. Destaca por ejemplo el “afan lucrativo”, que “RetroMadrid es fácil de organizar”, y “si no lo organizáis quitaros de en medio que lo hagan otros”.

De todo ello puedo dar una respuesta bien hilada: si el afán fuese lucrativo se habría seguido organizando a buen seguro (a más entradas vendidas más pasta entra); si fuera fácil de organizar los miembros de su organización no habrían perdido amistades, tiempo (muchísimo) ni sufrido taquicardias, berrinches o depresiones cuando las cosas han empezado a ir mal; y es importante reseñar que hace tiempo que los pioneros de su organización nos quitamos de en medio esperando ese necesario relevo que nunca parece llegar.

El relevo al final NO llegó en 2014. En 2015 hubo una explosión interna por intentar resucitar a destiempo un monstruo y en 2016 ni ha merecido la pena intentarlo para evitar que este monstruo se llevé a más gente por delante.

¿Profesionalizar?, esa es la famosa palabra que aparece decenas de veces como la panacea, pero no lo es. Profesionalizar un evento de estas características es inviable si lo que se quiere es preservar su espíritu de aficionado y afán divulgativo para no convertirlo en una feria más dedicada a atraer un público masificado. El símil perfecto sería organizar una boda que, si bien es cierto que siempre se deja en manos de profesionales, no es menos cierto que pese a todo consume muchísimo tiempo la toma de decisiones de toda clase, por tanto la profesionalización no quitaría nunca el enorme trabajo que conlleva gestionar los contenidos de un festival de referencia y encima el dinero se lo llevarían empresas con ánimo de lucro.

Desde mi punto de vista RetroMadrid merece la oportunidad de regresar renovada y con nuevas energías, pero los milagros no existen y la comunidad de aficionados debe apoyar sin fisuras el resurgir de RetroMadrid, esto es algo que no se consigue con simple apoyo moral (sin duda importante), hay que dar un paso más y apoyar físicamente su celebración para que de verdad un nuevo equipo de gente poco a poco coja las riendas de este evento y consiga que el tiempo no entierre tantos años de esfuerzo como inevitablemente ocurrirá si seguimos por el camino actual.

A mi personalmente me duele muchísimo más que a nadie lo ocurrido. He depositado más de media vida y miles de horas de mi tiempo libre en impulsar y hacer realidad RetroMadrid para dar visibilidad a nuestra afición y, estoy seguro de que podría haberlo hecho muchísimo mejor y cometer menos errores, pero lo realmente importante en la vida es ser leal, honesto y construir proyectos inclusivos que sobrevivan por encima de las diferencias y la diversidad que en realidad enriquecen nuestro mundillo.

h1

La “Retroburbuja”

marzo 14, 2016

No, ¡no!… no hablo de una burbuja pasada y muy conocida por haber dilapidado una enorme masa monetaria en forma de ladrillo inútil que nos ha provocado una crisis devastadora.

Estoy hablando de una burbuja que reside en el propio colectivo que conforma el mundillo “retro” y que viene gestándose desde hace años. Concretamente en 2009 recuerdo que un buen amigo me habló de la futura “institucionalización” del retro, esto viene ser como una “ley de vida”, y es que con el tiempo cualquier colectivo tiende a organizarse con tal de perpetuar el origen del mismo y aparca sus diferencias mediante asociaciones o agrupaciones.

Sin embargo los años han demostrado que hablamos de un colectivo terriblemente diverso en ideas, concepciones y objetivos que peca de cierta fobia a asociarse y coexistir en colectivo. Desde RetroMadrid 2009 y tras los sucesivos procesos de crecimiento tenemos como resultado que al final la “escena” (el conjunto de personas creativas que normalmente se conocen entre ellas) ha ido disgregándose y, me atrevería a decir que se ha radicalizado en sus posturas.

RetroMadrid era el nexo común para casi todos tal como ya os relaté en su momento a través de la historia de este encuentro de aficionados. Encontramos en la misma que hasta 2010 este evento era un reflejo de la comunidad de aficionados que iba añadiendo de forma natural la grata compañía de muchos personajes de la industria del videojuego e informática en España. El problema del crecimiento parecía solucionado cuando en 2012 RetroMadrid consiguió como sede “Matadero Madrid”, este lugar venía a ser como el centro cultural “El Greco” pero en grande.

En 2012 con 5.000 visitantes y entrada gratuita si lo parecía, sin embargo en 2013 con la introducción forzosa de una entrada de pago, 6.000 visitantes y cada vez más requisitos técnicos y organizativos empezó a mascarse el desastre.

8bitsbubble

La organización de RetroMadrid desde tiempos inmemoriales ha estado conformada por la mismísima “escena”. La han formado personas que además de organizar son a su vez gente conocida del mundillo en sus múltiples vertientes: programadores, músicos, grafistas, coleccionistas, expertos en electrónica, etc. Un ecosistema de gente muy entusiasta, apasionada y que consideraba RetroMadrid un espacio de reunión hasta que el crecimiento desaforado supuso arrinconar la escena y ya en 2012 empezaron a no verse reflejados.

Muchos ya en 2010 mostraron su disconformidad con este crecimiento y el que cada vez fuese un evento más mediático. La “escena” siempre ha tenido mucha endogamia, baste como ejemplo las mismas RUs de MSX de Barcelona que cortaron en seco la pretensión de crecer y prefirieron (con el precio de haber estado a punto de desaparecer) mantener su esencia tras el exitoso Salón del MSX de 2000.

El problema de la “retroburbuja” es muy sencillo: somos los mismos de siempre con cada vez menos apoyo interno y una creciente división causada por los años de divergencias de criterios, objetivos e intereses. Es curioso porque cogiendo a cada persona por separado un observador externo diría que todos tenemos prácticamente los mismos objetivos: ver a nuestros amigos, compartir, crear, divulgar y disfrutar de la afición. Acto seguido empiezan las divergencias: “pues yo programo en BASIC y ese en ensamblador; esto es basura comercial, esto otro es “homebrew” y mola; RetroMadrid es para lucrarse y en cambio esta T-party es la polla; yo no quiero que venga gente de fuera, yo si porque quiero que venga mucha para enseñar lo que he hecho, yo la verdad es que quiero ser famoso y busco “followers” a mi canal de Youtube (nadie lo dice, pero lo piensan); ese es un capullo y no quiero verle ni en pintura, este otro es un cabrón que me insultó hace 15 años y si ese viene a esta reunión yo no voy…”

¿Os suena?, ¡claro que os suena!, especialmente si habéis sido organizadores de eventos y habéis tenido que lidiar con más de un centenar de personas y sus relaciones interpersonales. Conozco de primera mano decenas de casos y esto ha sido causa de disoluciones de grupos de programación, cabreos entre programadores y grafistas (conozco sin exagerar ya 7 casos), enfados entre organizadores, guerras entre expositores, disputas de toda índole y aunque en su día estas peleas se dirimían en foros y grupos de IRC Hispano, hoy día se trasladan o apartan a un “retrolimbo” en el cual damos una cara en las redes sociales de “todo va bien y hay buen rollo”, mientras por detrás todos sabemos que empieza a haber un cisma terrible en el mundillo. Añadamos que desde fuera nos han llegado auténticos parásitos para tratar de inyectar problemas y dividirnos con objetivos lucrativos o simple ambición, sin saber que somos para bien o para mal una gran familia y una familia mal avenida terminará simplemente MAL.

runzx-black-v13

Tiene narices que al final tras haber crecido tanto estemos regresando al formato en el que se gestaron los grandes “retroeventos”. Cuando nos hemos querido dar cuenta hemos inundado de RUs la geografía española siguiendo la estela de la comunidad del MSX cuyo medio de cohesión era este pese a las decenas de peleas internas que teníamos y tenemos. Algunos “retroeventos” son en realidad reuniones de aficionados y coleccionistas, pues por contenido no comercial y la forma de gestionarlo no se pueden considerar en absoluto eventos masivos.

El problema es que los años hacen cada vez más difícil la cohesión y las malas relaciones se enquistan en la escena “hardcore”. La tendencia al individualismo es cada vez mayor y eso pone en peligro incluso las RUs, ya que el sostén básico ha de ser un trabajo en equipo o bien habrá siempre alguien detrás sobrecargado de tareas que tarde o temprano terminará quemado.

¿Y si es esto de las RUs lo que en realidad demandamos?, pues personalmente creo que es así debido a que en una sola RU tienes más tiempo de hablar con los que comparten tus intereses, de este modo se afianzan más relaciones que probablemente en varias ediciones de un gran “retroevento”. ¿Qué futuro tienen los grandes “retroeventos” si el aficionado y miembro de la escena así lo demanda?, pues francamente, no lo tengo claro. Creo que en el equilibrio está la perfección y que los grandes “retroeventos” tienen sentido, pero también son muy necesarias las RUs para que esos aficionados de la “escena” puedan sentirse en su salsa.

El MSX pasó una crisis muy seria hace ya más de una década y costó bastante retomar un ritmo de producción razonable que permitiera mantener la afición en activo. La escena de Spectrum ha crecido de forma notable y a la par tanto Commodore como Amstrad ya tienen sendas RUs todavía pobres en cuanto a novedades para sendos sistemas, aunque cuentan a la vez con un gran potencial para afianzar relaciones creativas entre usuarios que generen sinergias para producciones futuras.

Tengo la sensación de que todavía estamos a tiempo de encauzar nuestros esfuerzos para así tejer de nuevo lazos y con ello evitar disgregar (aún más) la “escena”. RetroMadrid explotó de forma evidente ante los ojos de la comunidad de aficionados y con su explosión muchas relaciones se quebraron. Todo esto era algo que ya venía de lejos y no podemos obviar que el crecimiento es algo que no siempre se sabe gestionar. La autocrítica es algo que conviene aplicar en estos momentos como colectivo. Debemos desgranar nuestros errores y sobre todo tenemos que tratar de funcionar menos por el “amiguismo” y más por los intereses comunes. Cuando pesan más las diferencias personales el colectivo pierde en calidad y capacidad de mejora.

En cualquier caso quede un apunte final: siempre podemos volver a nuestra habitación y encender nuestro viejo ordenador para así jugar y, si acaso, crear algo para nosotros mismos. Acto seguido lo apagaremos y probablemente sintamos que nos falta algo.  ¿No será quizás el gustazo de poder compartirlo con los demás?

 

 

h1

Zonadepruebas y la “retroburbuja”

marzo 5, 2016

Aguantar que un tal “Alan_Turiing” dijese (mintiendo con descaro) que llevaba baneado desde hace años en este foro y que se cargasen un mensaje que escribí en este hilo sobre RetroMadrid Days acerca de la razón por la que apareció Chris Smith para dar una charla sobre el ZX Vega es indignante.

No tenía ganas de tener que relatar los hechos acontecidos en el último año, pero vivimos una “retroburbuja” que está favoreciendo que personas muy veteranas del mundillo estemos algo cansadas de ver a la gente pelearse una y otra vez en torno a una simple afición o que, por simple ambición personal, lleguemos a extremos absolutamente patéticos tales como que una asociación esté a punto de desaparecer porque interesa más la marca “RetroMadrid” que lo que significa en nuestro mundillo su existencia.

RetroMadrid nació en 2008 para aglutinar y hacer visible los esfuerzos de toda una afición, y estaba muriendo por esa misma razón. ¿Qué sentido tiene una marca que auna el esfuerzo de los aficionados y la escena de usuarios si resulta que tiene más valor un “youtuber” que tiene más bien poca idea de videojuegos que una persona que pone su tiempo a disposición de todos creando videojuegos, diseñando hardware u organizando eventos?

En estos últimos tiempos están naciendo con fuerza reuniones de usuarios siguiendo la estela de las RUs decanas de MSX. Creo que es debido a que los aficionados estamos viendo que las tiendas, el postureo y el lucro invaden ya con descaro nuestro espacio. Es legítimo que a un expositor comercial le de igual RetroMadrid que RetroWeekend, pero no es legítimo que los aficionados que hacemos viables los eventos “amateur” caigamos  en las redes de la exigencia comercial, de personas que no tienen en cuenta que mientras ellos ganan varios miles de euros, existen muchos otros que están allí por solidaridad y sentido de comunidad. Pertenecemos a una escena y queremos mostrar orgullosos el fruto de nuestro esfuerzo, la creación frente a la nostalgia, el avance frente al estancamiento, esas eran y son la bases de la escena.

En este último año la asociación en la que milito y RetroMadrid por extensión han estado a punto de perecer por muchos factores. El peor ha sido ver manipulado mi entorno hasta extremos insufribles, la base de esa manipulación era que tengo un “ego” tan enorme que deseaba el fracaso de los que conformaron la organización de “RetroMadrid Days”, y lo peor es que mucha gente se lo ha creido. También podría escribir y mucho acerca de RetroMadrid 2014, pero no lo haré, con el tiempo todos sabremos lo que realmente ocurrió.

Elementos que desmontaban esa teoría de mi deseo de cancelar “RetroMadrid Days” como la visita y charla de Chris Smith, resulta que se ignoraron deliberadamente en ese mismo hilo, o peor aún, Alejandro Valdezate se mostraba sorprendido de que acudiera Chris Smith cuando pocos días antes le había dado la buena nueva por Telegram.

Al principio uno piensa que es simple despiste, pero cuando ha pasado casi un año no me queda más que observar malicia en todo lo ocurrido. Es sumamente triste que cuando apoyas, ayudas, colaboras o intentas aconsejar con tu experiencia a personas que se supone han tomado tu relevo, resulte que se lo tomen a mal. Así pasó en cierto modo con RetroMadrid 2014, y de nuevo se repitió el desastre interno en RetroMadrid Days 2015 con resultados funestos en todo lo relativo al coste humano y anímico de los organizadores pese a que ambas actividades tuvieron buenos resultados. El éxito de un evento no se mide en nuestro caso por el número de visitantes, sino por el sabor de boca que te deja haberlo organizado. Tras RetroMadrid Days quedaron muy malas sensaciones en el fuero interno, se diga lo que se diga de cara a la galería, tanto es así que el centro comercial tenía deseos de repetir experiencia en octubre de 2015 y nadie se animó.

Uno podría decirme: “pues déjales que vayan por su cuenta y se estrellen o tengan el éxito ellos solitos”, ¡pero si eso hice en 2015!, es que ni tan siquiera estaba involucrado en la organización y sin embargo al final me salpicó el asunto con la triste derivada de que a día de hoy por pura fobia personal de un administrador de Zonadepruebas me he quedado sin la cuenta “MadriSX” que tenía casi desde los inicios del foro, a añadir un mensaje borrado relativo al “ZX Vega” que había acordado con ellos mantener. Se  han saltado a la torera un acuerdo y pretenden que me quede quieto contemplando mientras en el foro me ponen a caldo sin defensa posible salvo usar mi blog personal como estoy haciendo ahora.

Los pocos que leais esto espero que seais los interesados en que esto cambie de una vez. Un problema recurrente del mundillo “retro” es que tendemos a mirar más por nuestro interés que por el interés de la comunidad, permitimos comportamientos que a distancia vemos que son vergonzantes y esto está pasando en Zonadepruebas, donde su equipo de administradores y moderadores han respaldado una decisión arbitraria e injusta basada en unas falsas premisas.

Puedo desmontar una a una las razones esgrimidas por Alan_Turiing, pero sólo haré valer la mentira que sustenta el resto de su mensaje: “Corrales es persona non grata , de forma merecida, en este foro desde los tiempos de Colossus”. Si eso es cierto haced una búsqueda de mensajes en las diferentes versiones del foro por mi “nick”. Con una mentira desmontada el resto de argumentos pasan a tener menor peso y credibilidad.

Tenemos que empezar como “retrosociedad” a identificar mejor qué actitudes permitimos o no permitimos. Por el camino actual estamos a punto de caer a un precipicio y quedarnos sin nada que sustente esta afición más allá de la nostalgia.

 

h1

Por alusiones en el foro ZdP

febrero 18, 2016

Hola lectores. Voy a meter una pequeña entrada respecto a este hilo:

http://bit.ly/1ourVZX

No voy a responder a Valdezate, no me parece necesario.

Pero si a JoJo y mi “sonrisa nerviosa”.

Lo primero pedirte disculpas porque no te pongo cara. Me hubiese encantado conocerte en la RetroEncounter, pero todo trato lo tuve con Misato. Ya aclaré en su día que la persona que inició la comunicación conmigo fue precisamente ella. Escribió a mi correo personal con la intención de que hubiese RetroMadrid 2011.
Por entonces aún no sabía que iba a perder mi empleo en apenas unos días y yo personalmente no podía en las condiciones laborales de entonces implicarme en nada, pero comuniqué a la AUIC su ofrecimiento de intermediar en la UPM. Le pedí a Misato actualización sobre el tema y  resulta que nos cerró puertas indicándome que sólo ella podía ir (no la AUIC) a solicitar el espacio.

Después hubo un debate sobre la “propiedad” de RetroMadrid en ZdP.

Cuando me quedé sin trabajo vi que tenía tiempo suficiente y había un “bluf” de patrocinador, que ahora si puedo revelar sin problemas: Microsoft. Con el que queríamos hacer una retrospectiva bastante interesante elaborada entre varios compañeros. Sin embargo como digo todo se quedó en nada y luego de forma bastante reprobable se abrió un hilo en ZdP de un mensaje absolutamente privado que no debería haber trascendido y se me puso de vuelta y media injustamente.

Y sobre mi presunto deseo de que saliera mal, lo siento pero no puedo más que desmontarlo igual que desmontaré ahora mismo todo lo relativo a RetroMadrid Days. Por partes…

La alusión despectiva que hice (de la cual me arrepiento todavía) iba dirigida a una posible retroreunión en Parla y no al “no éxito” de RetroEncounter.
Parla Bytes por entonces ni existía y metí la gamba al enjuiciarla como reunión “cutre-salchichera”. Todavía cuando surge la ocasión pido disculpas a sus organizadores porque me pareció no sólo una feria bien organizada, sino que era una válvula de escape al estrés organizativo que ha supuesto siempre RetroMadrid para todos sus organizadores.

Sobre RetroEncounter no voy a decir que estuviera contento. Paso de ser hipócrita (por eso dudo que tuviese  sonrisa nerviosa, en todo caso sonrisa cortés): lo que hizo Misato no me pareció nada bien y así lo hice saber.
Sin embargo cuando Jaime me animó puse mi coche, llevamos material de Chuchex y colaboré en movilizar a personas como Flavio Escribano que ofrecieron charlas bastante interesantes. Por esas fechas conocí a Paco Suarez creo que en el marco de una presentación del ESNE a la que acudí para hablar del proyecto de Museo de Informática y también le invité a venir, y de hecho vino a la RetroEncounter.

¿Y sobre RetroMadrid Days?, estoy la verdad que bastante quemado con el temita de marras, de hecho tuve que escribir en un hilo de este mismo foro ZdP justo antes de quedarme sin usuario y tener que utilizar una “pataleta” para que mi mensaje no fuera eliminado, afortunadamente creo que ahí sigue. (esos moderadores… 😛

RetroMadrid Days nació tras unas conversaciones con Adonías porque Edu (Emere) había localizado local en Torrejón y le habían vendido una “RetroMadrid”, pero como no podía llamarse RetroMadrid así tal cual pues se llamaría “retroparty powered by RetroMadrid” o algo así. De inicio a la AUIC ni la consultaron, pero trasladé el tema a la AUIC y en concreto Valdezate se hizo cargo de acudir e implicarse.

¿Por qué no estaba metido en el ajo?, pues porque estaba quemadísimo ya de RetroMadrid. El relevo me lo tendrían que haber dado ya en 2012 y funcionaba por pura inercia. En 2014 saltó todo por los aires y el que era director y a la sazón responsable tuvo que irse por razones personales. Esto me dejó en muy mala posición ante mucha gente que me consideraba responsable de aquel desaguisado, pero diré algo más, si seguí adelante fue por no dejar a la gente sin RetroMadrid, puro amor poco correspondido por cierto 😦

El hecho es que debería haberme escaqueado porque yo no tenía ninguna responsabilidad en la RetroMadrid de 2014 salvo ofrecer consejos y pautas organizativas que por cierto fueron en gran medida ignoradas.

A 20 días de RetroMadrid 2014 me quedé en la peor situación imaginable:

  • Sin equipo porque la descoordinación era enorme.
  • Del “backoffice” de la feria no había NADA hecho.
  • Teníamos como 10 frentes abiertos sin responsable asignado.
  • No se habían pedido presupuestos a ningún proveedor.
  • No se había cerrado el patrocinio.
  • Un atasco de noticias tremendo en la web…

No sigo porque me produce auténtico asco lo ocurrido. Llevo tan callado e interiorizado el tema que no puede ser bueno y el único desahogo es contarlo a la gente cercana. Esto es lo más parecido a un comunicado público que haré.

Llega RetroMadrid Days y con toda la buena voluntad eché un cable con temas como invitar y traer a Chris Smith, gestionar una reunión para que se licenciarán videojuegos españoles en el Vega en la que Adonías implicó a Morales y Victor Ruíz. Traté de cambiar sin éxito a petición de Adonías la fecha de la MadriSX que al final me la ensuciaron y todo 😦

En una cena que tuve con Paco Suarez le comenté lo del RMD y surgió la charla que luego ofreció. Estuve aconsejando retrasar RetroMadrid Days porque se estaba organizando con un margen de tiempo muy muy escaso, y eso se interpretó como “Corrales quiere cancelarla”, madre mía lo que he tenido que tragar.

Y ya dirigido a Rober: ¿se puede saber qué normas de ZdP me he saltado para merecer ese título de persona “non grata” y expulsión?

El tema de AUIC ya compete a AUIC y su órgano gestor que será el que deba comunicar algo. Sólo diré que es una absoluta mentira que AUIC haya emprendido acciones legales contra Valdezate.

¡Qué vaya bien a todos!

 

h1

RetroMadrid, una pesadilla hecha realidad

octubre 30, 2014

yonotengonpiÉrase una vez que se era un lugar repleto de ilusión, endorfinas pixeladas cargadas de emociones yuxtapuestas que contravenían el difícil equilibrio de una jungla sin igual. Era un lugar encantado, misterioso, quizás algo endogámico pero a la vez abierto a que cada vez más gente compartiese un espacio de celebración, un espacio de afición y divertimento derramado por todos los poros de las paredes que nos acogían. Ese lugar era venerado y admirado, imitado en lo posible hasta inundar toda la geografía de una península llamada Iberia.

Sin embargo, el monstruo había crecido y su principal responsable empezó a renegar de la obra que, deformada por los acontecimientos , se convertía en un lugar en el que se expresaban con cada vez más intensidad las malas vibraciones que la humanidad soporta en esta histeria colectiva llamada crisis. La catarsis llegó el 26 de abril de 2014 y las más bajas pasiones no respetaron a ninguno de los artífices de ese encantador lugar otrora conocido como RetroMadrid.

La convulsión no entendía de personas ni de emociones, sólo sabía de necesidades y egos. Era la máxima expresión de la primera persona del singular que ganaba en adeptos y videntes cual espuma contaminante, tanto es así que en esa frenética emisión de bajezas morales, todo se soliviantaba hasta hacer perder a RetroMadrid cualquier atisbo de lo que era hasta entonces. En ese momento ellos ganaban por goleada. Homenajes pretéritos perdían posiciones entre la malicia de aquellos que nunca supieron ni quisieron entender.

Con la efervescencia del rápido y fugaz devenir de la apisonadora que impedía a sus artífices ejecutar la magia prevista, todo se reducía a tratar de salvar lo poco quedaba de esa jungla catódica que silenciosa observaba los alrededores. La jungla se había convertido en un caos engendrado al albor de las circunstancias políticas que habían decidido condenar a la cultura madrileña porque una negligente torpeza derivó en unos trágicos acontecimientos que en nada tenían que ver con RetroMadrid y que, cual “efecto mariposa”, terminaron por desatar la tormenta perfecta eslabón por eslabón y sin que la orquesta de RetroMadrid pudiese afinar las cuerdas, pues antes de, siquiera sacar los instrumentos, todo se vino abajo sin dar tiempo de reacción a unos maravillosos personajes que hasta entonces soñaban con hacer de este mundo un lugar mejor… RetroMadrid era su instrumento.

La injusticia corre a borbotones mientras la corrupción inunda los resortes del poder. Nuestra jungla no es ajena a este destrozo social causado por esos mecanismos de avaricia y codicia ante la que muchos ya hemos dicho basta. Mientras tanto nos limitamos a esperar a que este cáncer termine por fulminarnos y así, de la muerte, nazca otra sociedad diferente en la que gracias a su genoma no haya posibilidad de que el mismo cáncer se reproduzca de nuevo.

Los cimientos de RetroMadrid son más profundos de lo que muchos (en la ignorancia que les da el no querer informarse) pensaríais.

Apenas ha habido reconocimiento a tantos años de lucha de un grupo de aficionados hoy presente en casi todas las ediciones. Todos ellos forjaron en 1995 un lugar de encuentro para aficionados del MSX  que posteriormente ha ido dando forma a la RetroMadrid actual. Este lugar nace del aficionado y esa ha sido su gran virtud hasta ahora, por más que en la ignorancia alguno crea que su organización es un conjunto de asalariados con ganas de amasar fortuna… no, si alguien ha ganado dinero no hemos sido precisamente nosotros que desde la primera edición pusimos dinero de nuestro bolsillos para hacer realidad este sueño y así ha sido hasta ahora.

Quizás debería expresarme en primera persona, pero hablo en plural porque desde el minuto uno puse mi conocida vehemencia para así compartirlo todo, desde las primeras risas hasta las últimas decepciones.

El año que viene, la semilla que puso en marcha esta revolución cumple 20 años. Os animo a que preguntéis a vuestros colegas de afición en qué momento volvieron a interesarse y recuperar recuerdos que creían olvidados… quizás, y sólo digo: quizás, todo este esfuerzo haya tenido que ver.

Mucho antes de este “boom retro” ya estábamos dando caña a nuestros sistemas obsoletos en RUs, “parties” o simples quedadas en casas particulares. Sólo nos faltaba visibilidad.

Nunca dimos por muertos nuestros sistemas por más que la industria luchó por enterrarlos. Ahora sorpresivamente cuando esto se convierte en fenómeno de masas resurge la codicia, la especulación y el oportunismo.

No es pecado que alguien quiera vivir de esto con honradez, tampoco pasa nada si alguien busca la notoriedad o una fama que dura tres días… lo que si es pecado es desentenderse del alma de aficionado, porque sin ella estaremos condenados de nuevo al ostracismo, condenados a que pasada esta “retroburbuja” no tengamos ni espacios en los que celebrar nuestra afición o que, manipulados por las circunstancias, acabemos siendo un simple y caro mercadillo despojado de todo disfrute y conocimiento… ¿queremos ver a nuestras joyas de 8 bits convertidas en sucia mercancía?, yo por lo menos reniego de ello. Mi deseo como aficionado es trasladar a las nuevas generaciones el mismo afán de conocer, profundizar y amar las tecnologías que albergan entretenimiento, ciencia y emoción.

He reflexionado durante muchos meses y por una vez no hago como antaño, cuando escribía en caliente terminada una MadriSX en plan bipolar: “o todo bien o todo mal”, no, en esta entrada la literatura ha dejado paso a mis líneas directas y expresivas de que también en nuestro “mundillo” es preciso madurar de una vez y regenerarnos antes de que la vorágine nos queme. Creer inocentemente que “otros” vendrán a mantener viva la llama es  un terrible error.

Sin nosotros:  entusiastas que a la vez son programadores, escritores, periodistas, jugones, músicos, organizadores, productores… repito: sin nosotros  el mal llamado “boom retro” no tiene futuro.  Nuestra misión es conseguir que esa visibilidad ahora tenga continuidad y apoyo de la industria e instituciones públicas; sin ese apoyo y esa visión histórica, es indudable que el fenómeno morirá porque sus artífices terminarán cansados de repetir machaconamente la misma melodía para que luego un vídeo repleto de insultos llegue a tener por momentos más visitas y valor que el sentido homenaje a un grandísimo genio de la programación como Paco Menéndez.

Aquí os dejo mi reflexión…