Archive for 6 abril 2016

h1

RetroMadrid, el valor del encuentro físico

abril 6, 2016

“Mas tarde, Manuel y yo nos conocimos en persona (que eso no ocurrió hasta marzo de 2013) volvimos a retomar el proyecto… ¡hasta ahora!”
(Extracto de la entrevista a los creadores de La Abadía del Crimen Extensum en ZX Devs).

Vivo una etapa reflexiva tras el desastre de RetroMadrid 2014 en la que he ido observando el fuerte componente histórico que pueden tener nuestros errores y aciertos. Los errores se deben criticar, pero también los aciertos deben ser justamente reconocidos. En 2002 empecé a trabajar el cambio de mentalidad que los tiempos requerían pero que nadie se decidía a impulsar.

Os copio un extracto del webzine Matranet donde me dirigía a S*T*A*R en relación a MadriSX 2002:
para que te hagas una idea, aunque de forma sutil, estoy pretendiendo que poco a poco tengan cabida otros sistemas “retroinformáticos”, sin descartar a nadie, de hecho en muchas revistas MadriSX se ha anunciado como un salón de retroinformática”.

Injustamente esa MadriSX 2002 al final terminó siendo mundialmente conocida por el pateamiento de un Spectrum +2 (fabricado por Amstrad) y me hizo dar marcha atrás temporalmente en todo lo relativo a “MadriSX & Retro”, pues por entonces ya tenía en mente iniciarlo cuanto antes. Los usuarios de MSX causantes de tamaño despropósito se ampararon en el anonimato (ver foto del fanzine SD MeSXes) salvo una persona cuyo gesto le honra y que si habló públicamente del tema dando la cara. En cualquier caso no es mi intención valorar el hecho en si, sino sus consecuencias.

sin-tituloEl número 16 del Club Mesxes aclaraba la autoría del pateamiento.

Tras lo sucedido con el “pateamiento” hubo una crítica feroz procedente de muchos grupos de “Spectrum” hacia la organización específicamente. Pese a que la organización hizo un pequeño comunicado (ver últimos párrafos) al respecto posicionándose claramente en contra. Nada de eso sirvió pues les resultaba muy liviana y no condenaba los hechos (¡ni que hubiera sido un atentado terrorista!). La parte positiva también la conocemos: MadriSX se hizo conocida en el mundillo y eso favoreció que fuera el espacio que se prestó para acoger a todos los aficionados que en grupos de “news” solían vivir su afición sin conocer al resto de colectivos.

Lo increíble es que todavía hoy ¡tras pasar más de 14 años! aún siguen muchos abiertamente contrariados por lo ocurrido, pero lo peor es que me responsabilizan por el desaguisado. Queda claro que en buena parte todo esto viene derivado de no haber prohibido como organización el pateamiento. Además el artículo oficial incluía la descarga de varias fotos de tan triste acontecimiento que como es lógico se prestaban a ser interpretadas.

Es importante aclarar que les dije a los que promovieron la compra y posterior destrozo (pues fueron preguntando a casi todos los asistentes si querían colaborar) que dentro del recinto ni hablar de destrozar un Spectrum y que si al final recaudaban lo necesario se fuesen a la calle, y así se hizo, de ahí las pruebas gráficas.

A día de hoy todavía resuena el famoso pateamiento, hecho cuya gravedad es muy opinable y daría para un buen debate centrándonos en las argumentaciones de los mismísimos puristas de Spectrum y el valor que tiene un +2 para ellos. Hay sin duda mucha hipocresía y un “rasgarse las vestiduras” en torno a este asunto que se utilizó claramente como “arma política”… si, desgraciadamente hay demasiada política en el “mundillo retro”, diría yo que muy por encima de la media de otras aficiones.

Tampoco debo olvidar mi desastroso error de 2007. Pese a todo, estos acontecimientos no impidieron que AUIC y consecuentemente RetroMadrid naciesen, creciesen y finalmente fueran referentes para muchas otras agrupaciones y eventos “retroinformáticos”. Lo realmente importante en la vida es aprender de los errores y afrontarlos, lo contrario supondría no volver a emprender proyectos.

Cuando he leído la entrevista a Daniel Celemín y Manuel Pazos me ha venido de nuevo a la cabeza la “retroburbuja” a la que aludía hace un tiempo. Nuestra afición se sostiene sobre unos pilares cada día más debilitados y fragmentados, que sin embargo no impiden que haya decenas de iniciativas que salen adelante por motivos casi irracionales, pasionales diría yo si nos circunscribimos a los resultados de ventas/descargas que se obtienen. La entrevista lo hace evidente, y es que se deduce que este “remake” de “La Abadía del Crimen” no tiene más explicación que hacer real un sueño realmente loco, maravillosamente loco todo hay que decirlo 🙂

¿Manuel Pazos no ha estado envuelto en polémicas?, ¡pues claro que lo estuvo!, pero lo realmente  importante es que ha seguido en activo y creo que con ello ganamos TODOS. Esta debería ser la motivación para un aficionado, por eso resulta especialmente descorazonador cuando la cancelación de RetroMadrid llega a generar alegría o mofa entre presuntos aficionados que así lo manifiestan en foros con empatía bajo cero. Si fuera por ellos RetroMadrid desaparecería, afortunadamente lo que importa es la mayoría.

La-Abadía-del-Crimen-Extensum

¿Y qué tienen que ver las líneas que inician este artículo con todo esto?, ¿qué ocurría en marzo de 2013?. Los más avispados recordarán que en esas fechas tenía lugar RetroMadrid 2013 y se hacía un justo homenaje al videojuego del cual se ha hecho el “remake” y también a las mujeres pioneras en la programación entre otras muchas exposiciones y actividades.

RetroMadrid, ese espacio todavía moribundo, ha dado como fruto muchos encuentros físicos y personales que han producido el nacimiento de sinergias que en algunos casos se han materializado en proyectos como el que nos ocupa.

Como ideólogo y principal impulsor de RetroMadrid hasta el año 2013 no pienso cejar en el empeño de que este espacio tenga su justo lugar en la historia del fenómeno “retroinformático” que hemos vivido en España.

A RetroMadrid se le debe mucho desde la comunidad de aficionados y, precisamente es por esto muy triste la gran cantidad de comentarios que algunos de esos aficionados lanzan a menudo como si ya fueran un “mantra”. Destaca por ejemplo el “afan lucrativo”, que “RetroMadrid es fácil de organizar”, y “si no lo organizáis quitaros de en medio que lo hagan otros”.

De todo ello puedo dar una respuesta bien hilada: si el afán fuese lucrativo se habría seguido organizando a buen seguro (a más entradas vendidas más pasta entra); si fuera fácil de organizar los miembros de su organización no habrían perdido amistades, tiempo (muchísimo) ni sufrido taquicardias, berrinches o depresiones cuando las cosas han empezado a ir mal; y es importante reseñar que hace tiempo que los pioneros de su organización nos quitamos de en medio esperando ese necesario relevo que nunca parece llegar.

El relevo al final NO llegó en 2014. En 2015 hubo una explosión interna por intentar resucitar a destiempo un monstruo y en 2016 ni ha merecido la pena intentarlo para evitar que este monstruo se llevé a más gente por delante.

¿Profesionalizar?, esa es la famosa palabra que aparece decenas de veces como la panacea, pero no lo es. Profesionalizar un evento de estas características es inviable si lo que se quiere es preservar su espíritu de aficionado y afán divulgativo para no convertirlo en una feria más dedicada a atraer un público masificado. El símil perfecto sería organizar una boda que, si bien es cierto que siempre se deja en manos de profesionales, no es menos cierto que pese a todo consume muchísimo tiempo la toma de decisiones de toda clase, por tanto la profesionalización no quitaría nunca el enorme trabajo que conlleva gestionar los contenidos de un festival de referencia y encima el dinero se lo llevarían empresas con ánimo de lucro.

Desde mi punto de vista RetroMadrid merece la oportunidad de regresar renovada y con nuevas energías, pero los milagros no existen y la comunidad de aficionados debe apoyar sin fisuras el resurgir de RetroMadrid, esto es algo que no se consigue con simple apoyo moral (sin duda importante), hay que dar un paso más y apoyar físicamente su celebración para que de verdad un nuevo equipo de gente poco a poco coja las riendas de este evento y consiga que el tiempo no entierre tantos años de esfuerzo como inevitablemente ocurrirá si seguimos por el camino actual.

A mi personalmente me duele muchísimo más que a nadie lo ocurrido. He depositado más de media vida y miles de horas de mi tiempo libre en impulsar y hacer realidad RetroMadrid para dar visibilidad a nuestra afición y, estoy seguro de que podría haberlo hecho muchísimo mejor y cometer menos errores, pero lo realmente importante en la vida es ser leal, honesto y construir proyectos inclusivos que sobrevivan por encima de las diferencias y la diversidad que en realidad enriquecen nuestro mundillo.