Archive for 20 agosto 2011

h1

La eterna relatividad del ser humano

agosto 20, 2011

He creído necesario ilustrar esta entrada con el discurso del Papa a un grupo de profesores universitarios en El Escorial, no en vano, contiene varias de las claves por las que he decidido publicar una nueva entrada en mi blog.

Han pasado muchos días, varios meses, desde que el 15M naciese y tornase finalmente en un caos informe y peligroso. No voy a negar que la ilusión necesaria sigue ahí, pero tampoco negaré que muchísimos de los simpatizantes estamos al margen cuando unas minorías complican la visión de una mayoría que demanda un consenso de mínimos para empezar a cambiar el mundo. Nadie duda que en el difícil y relativo juego de la humanidad, estamos  siempre al borde de un precipicio de ideas e ideales. Durante meses se ha manipulado con saña un movimiento que era inicialmente sano, encasillando a una minoría como mayoría, tildando de 15M a un campamento que reflejaba muy poco de lo que inicialmente ha sido el germen de este movimiento, en Sol había 150 personas y sin embargo los medios las hicieron representantes de millones de jóvenes que seguimos creyendo en un 15M sin representantes, un 15M que ataque la raíz del problema: la codicia humana.

Yo sigo siendo un “indignado”, lo he sido buena parte de mi vida porque creo que en esencia el mundo es injusto, y que por tanto debemos tener una permanente autocrítica hacia nuestra condición como sociedad, tratando por todas las vías de ir acabando con la hipocresía y la injusticia que alberga esta. Pero el ser humano es muy relativo, dependemos de la sociedad y por ello aceptamos en un grado mayor o menor las injusticias o las diferencias sociales, intentando relativizar el daño que nuestra forma de vida provoca en otros. Sin embargo no puedo aceptar que una sociedad entera tenga que pagar los “platos rotos” de una crisis en la que apenas fuimos partícipes.

Ha llegado el Papa a Madrid y nuevamente la controversia ha aterrizado en las calles, y es que difícilmente podemos vivir en una paz social cuando las injusticias son tan obvias y visibles. Los creyentes y cristianos librepensadores, como es mi caso, tenemos una visión del cosmos algo diferente a la fácil y dogmática visión que una iglesia, un partido político o una empresa quieren darte. Podemos compartir muchas ideas, pero cuando una entidad decide ser “la verdad”, automáticamente las alarmas se encienden y te da por pensar mal.

La palabra “verdad” está últimamente en el candelero por muchas razones: desde marzo de 2004 no he dejado de oir la cantinela de “queremos saber la verdad”, que se repetía machaconamente, unos para saber la verdad que ocultaba el PP, otros porque según su versión había una conspiración para poner a Zapatero en el poder. Zapatero por su parte estos años ha tenido un papel difícil y ha intentado quedar bien con tanta gente que al final ha terminado cayendo mal a todo el mundo.

En medio de esto, el Papa ha traido otra “verdad”, una verdad que en ocasiones parece estar anclada siglos atrás, cuando una visión moral  de la vida era oficialmente el discurso, básicamente consistía en un reduccionismo casi antihumano, en el que la mujer no tenía un papel equivalente en la evangelización, en el que el matrimonio era indisoluble a cualquier precio, o en que el aborto (nuevamente a cualquier precio) era un delito.  Mientras el discurso de la Iglesia Católica ha sido este, millones de personas han muerto por el SIDA en África, decenas de corporaciones en ocasiones amparadas por el Vaticano han sido causantes de hambrunas, y al final la base de la Iglesia Católica: gente cercana y comprometida pagaba las consecuencias viendo como cada día las parroquias quedan más vacías de gente.

Centrándonos en la “Jornada Mundial de la Juventud” 2011, en Madrid, muchos católicos hemos sufrido la controversia en la piel propia, y algunos han pagado las consecuencias siendo insultados por una minoría (a la cual condeno) de otra mayoría que exige con justicia que de una vez se cumpla nuestra Constitución, que de una vez las leyes y normas sean iguales para todos. Ha habido una lamentable falta de respeto entre unos y otros, siendo lamentablemente divididos una vez más por los que parece que quieran que nos mantengamos divididos. Es una ceguera colectiva que nos impide ver que nuestras disputas y divisiones son la causa de que no encontremos una solución global que, adelanto, no van a encontrar ni los gobiernos, ni los mercados, ni por supuesto la Iglesia Católica. La solución a un problema global no se limita a “palabras”, pasa por acciones y hechos, sin embargo cuando pude acceder a este documento de junio de 2011, por parte del Foro de “Curas de Madrid” se me cayó el alma al suelo como cristiano y católico, tanto es así que hoy he decidido desvincularme de forma indefinida de la Iglesia Católica, mis razones tengo.

Por ejemplificar, si accedemos al listado del patronato de la Fundación “Madrid Vivo” empezaremos a tener las cosas más claras. Inicialmente en medio de la controversia pensé que todos tenían su parte de razón, y no le di mayor importancia. Sin embargo a medida que profundizaba empezaba a sentirme más cabreado cuando comprobé que buena parte de las empresas que financian el JMJ 2011 (o deberíamos decir, adelantan a cuenta al Estado) son cuando menos “neoliberales” y conservadoras (de lo malo, como me gusta decir), aparte de que en medio del patronato aparecen clarísimos responsables de la crisis que vivimos, tal como Rodrigo Rato, que estuvo al frente del FMI en los peores años de esta entidad, que literalmente ha arruinado economías en sudamérica a base de una espiral de un (carísimo) endeudamiento casi forzoso.

Lo peor es que Rouco Varela, arzobispo de Madrid, es presidente de honor de esta Fundación, y de una forma un tanto cínica la Fundación habla de su “independencia”.

Lo peor para mi es la hipocresía, al fin y al cabo el Papa tampoco es completamente culpable de que el JMJ 2011 en Madrid se haya financiado de empresas y personas de muy dudosa moral, pero si es culpable de que una vez aterrizado haya sacado un discurso hipócrita donde los haya, denunciando el “oscuro futuro” de los jóvenes, la precariedad laboral y “los pecados” que se cometen en las grandes corporaciones que sirven al dinero en vez de servir a Dios. ¡¡¡Será hipócrita!!!, con la inteligencia que tiene Ratzinger (profesor de la Universidad de Bonn en su día) creo que no tendrá dificultades en ver que la Fundación que “paga” su viaje tuvo en su patronato a un impresentable llamado Díaz Ferrán, ex presidente de la CEOE y que llevó a la ruina una empresa con su nefasta gestión. En esa Fundación están los mismos que amparan la precariedad laboral y el empeoramiento de las condiciones de vida de todos los españoles, llamándolo “flexibilidad laboral” y “moderación salarial”. No sólo eso, César Alierta, que pretende liquidar 8.500 empleos (el 25% de la plantilla de Telefónica) sigue ahí en el listado, añadamos a ello los constructores y promotores, gente que sin escrúpulos ha especulado con la connivencia de los bancos (también representados en la Fundación por el Popular, BBVA, Santander, Bankia…) con suelos y vivienda, encareciendo un bien básico para la dignidad  del ser humano. Podemos cerrar finalmente la lista con Intereconomía y Vocento, ejemplos claros de grupos de presión que no dudan con su tono beligerante en manipular, tergiversar y dañar la cohesión social en España, radicalizando con su discurso la opinión de la gente. Para finalizar varios cargos o ex cargos del PP rematan la faena, con lo que la pluralidad política del JMJ queda muy en entredicho.

Con todos estos ingredientes no es de extrañar la indignación de tantos y tantos católicos que, como yo, probablemente abandonen la Iglesia Católica para vivir nuestra fe cristiana y (ahora si) verdadera en más o menos soledad. Siempre he sido creyente, al fin y al cabo la inteligencia es imposible sin un orden inteligente, no creo en la casualidad y si en la ciencia, que en si misma nunca ha atacado la figura de Dios, sino la interpretación radical y mancillada de Dios que hacen los fundamentalistas de las muchas religiones que pueblan la Tierra, estas suponen a través de las declaraciones de ciertos líderes verdaderas agresiones a la naturaleza humana, naturaleza que de por si es mucha más ética y moral de lo que muchas religiones desean, no sea que se les termine la “exclusiva”.

Como cristiano hay decenas de acontecimientos en la vida de Cristo que me impactan:  su rebeldía, su tenacidad, su desprendimiento, sus palabras radicales, en esencia Cristo fue una revolución que luego los siglos y la eterna relatividad del ser humano terminaron por tergiversar, uniendo infumables definiciones de Dios con la visión que Cristo intentó transmitir de un Dios individual y cercano, enemigo de la violencia, defensor de una dignidad que en el siglo XXI estamos perdiendo incluso en las sociedades que habían conquistado su bienestar.

Por eso este JMJ 2011 ha sido para mi la razón definitiva para ver que la Iglesia Católica no es justa, no es digna, y que además necesita renovarse de raíz para ser merecedora de su apelativo de cristiana. No ha sido cristiano el no aplazarla hasta resolver la hambruna en Somalia, destinando los recursos de la misma a este buen fin, aparte de que la Iglesia Católica debería denunciar que Somalia es una dictadura de las armas (que nosotros vendemos y que bancos españoles financian) y de las corporaciones alimentarias, todos ellos han conseguido junto a una sequía endémica, poner a una población al borde de la muerte. El mundo son gestos también, y mientras algunos “jóvenes del Papa” se saltaban la normativa del Ayuntamiento de madrid e iban de botellón, yo he preferido donar lo que cuesta participar en el JMJ 2011 a Somalia, creo que es más cristiano que participar de una farsa.

Anuncios