h1

La Economía 2.0, ó cómo reinventarse de nuevo (2)

agosto 2, 2010

Llevamos un siglo de filosofía económica y social cada vez más avanzada, libros como “Un Mundo Feliz” de Aldous Houxley ó “Fahrenheit 451” de Bradbury han servido de inspiración a muchos sociólogos y economistas, que gracias a la extraordinaria imaginación de estos autores pudieron desentrañar realidades de nuestra propia existencia. Aunque parezca un poco sorprendente, la globalización está poco a poco llevándonos de algún modo a una era de “sobreinformación” que mucha gente no quiere/puede asimilar, con lo cual las castas se están generando por si solas sin necesidad de un “condicionamiento” previo que nos haga ser una cosa u otra. La principal característica de muchos seres humanos es su tendencia a ser “simples”, pero hoy en día cada vez más gente despliega sus recursos para querer entender y analizar su realidad, lo cual no es ni bueno ni malo, todo depende de lo que hagamos luego con la información que hemos ido procesando.

La nueva economía parte de una base social, y esta es una de las principales ventajas, ya que la nueva economía va a venir marcada por unos tejidos productivos muy diferentes a los actuales, de hecho es probable que cada vez tenga menos sentido desplazarse salvo para cuestiones muy puntuales o un “turismo social”, donde la gente viaja para conocer y aprender, con ello intercambiaremos en primera persona nuestras experiencias comunes.

Voy a comenzar a estructurar lo que serán los principales factores de la nueva realidad económica.

1. El dinero deja de tener sentido

El dinero nació de la necesidad de unificar criterios a la hora de los intercambios comerciales, e inicialmente la idea era buena, pero como toda nueva idea esta sufrió sus errores de concepto, entre otros su pésima utilidad a la hora de utilizarlo en grandes desplazamientos y su difícil conversión con otros sistemas monetarios diferentes.

No hubo demasiada diferencia entre los sistemas monetarios pioneros, que generalizaron el uso de diferentes unidades acuñadas en metales de diferente valor para intercambio comercial  siglos antes de Cristo (se habla incluso de que en China se acuñaron monedas 5000 años antes de Cristo) , y los sistemas monetarios que se emplearían hasta la generalización de su uso en el siglo XVIII, tan pronto llegó la revolución industrial, la economía necesitó un dinamismo que la moneda por si sola no podía soportar y comenzaron a generarse instrumentos adicionales que habían pasado desapercibidos, tal como la bolsa (nacida en Amberes en el siglo XV) ó los cheques bancarios, cuya popularización llegó en el siglo XX con nefastas consecuencias.

Desde el “crack” del 29 la economía ha sufrido enormes fracturas, y muchas guerras han venido a aliviar dichas fracturas generando la primera economía del planeta, ya que se destinaban casi todos los recursos monetarios a la industria armamentística y bélica, sin ir más lejos el I+D ha nacido en esta industria, y grandes descubrimientos del siglo XX han partido de algo tan triste como la “guerra”.

Una vez se consiguió una primera fase bastante revolucionaria en los años 60,  con la paz cada día más estable en los paises con alto grado de bienestar, descubrimos que la sociedad era más feliz consumiendo, y además ese consumo generaba más empleo y desarrollo que la guerra, así que el sistema giró poco a poco a esa sociedad de consumo, pero nuevamente teníamos un problema, ciertas personas siempre han querido aprovechar el sistema para enriquecerse y manejar los hilos, algunos de forma pública, pero otras se esconden en el anonimato para desde allí intentar poner sobre la mesa nuestro futuro, creyendo que la sociedad no terminará algún día por “emanciparse” tan pronto como haya una gran mayoría de gente informada.

Pues bien, el problema de todo sistema es que por muy bien “hilado” que esté, si no se regula y organiza, al final termina cediendo a los que más poder tienen, y el poder que habían conseguido los pueblos a través de sus parlamentos democráticos lo hemos perdido en muy pocos años por culpa del nuevo poder económico que lamentablemente no es democrático ni quiere saber nada de reparto o igualdad de oportunidades.

Ante esto ha venido lo que yo considero la salvación, y afortunadamente esa salvación (ironías del destino)  ha sido creada por la industria bélica para evitar que el enemigo pudiese destruir algo centralizado, para ello los ingenieros crearon un sistema descentralizado de comunicaciones basada en unos protocolos sencillos, entendibles, efectivos y sobre todo universales, este sistema llamado Arpanet derivó en Internet y esta red de redes al final empezó a tejer mallas por todos los lugares imaginables, hasta llegar a un punto de “no retorno”. Internet ha dado “armas” al conocimiento, y la divulgación ha encontrado caminos antes no explotados, las nuevas y buenas ideas recorren en minutos el planeta y cada vez más mentes se conectan a un lugar realmente democrático que permite hacernos entender por qué, mientras muchos siguen ensimismados viendo el televisor con la basura que habitualmente se programa para mantener a las mentes “felices”, sin pensar, ya que es cierto: pensar nos hace infelices.

dineroninos
El dinero reaparece entre nosotros. Anteriormente había dicho que la informática es una herramienta potente, liberadora, pero los que quieren dominar el sistema también la conocen y antes de que nadie pudiese hacer nada ya habían comenzado a jugar a “videojuegos” basados en el dinero. Desde hace ya casi tres décadas las redes informáticas implementadas para bolsa y banca han empezado a “virtualizar” nuestros ahorros, a llenar nuestras existencias de números binarios  que se convierten en billetes reales cuando vamos al cajero automático. Poco a poco nos han metido en la cabeza que ese dinero es una unidad importante, básica, pero después nos damos cuenta de que al antojo de unos pocos se generan las crisis para dinamitar nuestra capacidad ahorradora, y es sencillo saber la causa: no hay para todos, así de simple, si nuestro tiempo se valorase por igual y todos tuviésemos la misma capacidad económica, al final se acabarían los recursos naturales y llegaríamos a la autodestrucción.

Ante este panorama el sistema económico limita nuestra capacidad adquisitiva e inventa periodos de crisis para que el dinero nuevamente fluya a la banca y nuestros ahorros sirvan para generar dinero, ya que estos se prestan a otros multiplicados por diez y esos que reciben nuestros ahorros los devuelven con intereses.

¿Qué va a pasar con el sistema monetario?, seguramente con el tiempo tengamos que reformarlo profundamente haciendo desaparecer poco a poco nuestros ahorros, para ello la sociedad paulatinamente dejará de creer en el dinero como unidad de intercambio de bienes, porque tarde o temprano seremos conscientes de que el dinero infinito es imposible en un sistema finito, y sin embargo daremos más valor al conocimiento y a la cultura, con lo que probablemente las nuevas formas de valorar nuestro tiempo estarán más basadas en el beneficio social que nuestras actividades generan.

Con el tiempo la banca tradicional desaparecerá y poco a poco las unidades de productividad sustituirán a los euros, el valor que generaremos se basará en el intercambio de tiempo y producto, seguramente se tienda a un sistema económico basado en una unidad mundial que tendrá un valor basado en el tiempo/productividad, es decir, la capacidad que tenga una persona será pagada en función de su rendimiento en el tiempo, y si una persona es capaz de hacer con calidad un encargo (el que sea) en poco tiempo, cobrará exactamente lo mismo que otro que necesite el triple de tiempo para generar el mismo resultado, por tanto existirá más justicia y no cobraremos en base a las horas que invertimos en una jornada laboral, sino en base a lo que producimos a la sociedad.

El valor de nuestro trabajo seguirá dependiendo de la demanda, pero los nuevos sistemas sociales tenderán a valorar el tiempo voluntario, y la sociedad pagará a los voluntarios, desapareciendo esa figura desfasada que es dar el tiempo a cambio de nada, ya que por ejemplo si una persona construye una casa para un proyecto social en un país aquejado por un desastre natural, esta persona percibirá por su trabajo exactamente lo mismo que otra que construya esa casa en nuestro país, si acaso en función del número de personas dispuestas a desplazarse, puede que  incluso esas funciones tengan más valor al haber escasez de mano de obra. La actual conceptualización de la figura de “voluntario” es claramente injusta, ya que esas funciones deberían ser socialmente retribuidas…

…¿Cómo se puede financiar la solidaridad?, pues haciéndonos solidarios a la fuerza, es decir, el sistema social financiará con efectividad y basándose en criterios objetivos el desempeño de aquellos que ejerzan funciones sociales, desde el que participa “voluntariamente” en una campaña de la Cruz Roja en Honduras hasta el que cede su tiempo para impartir conferencias en diversos lugares, la picaresca lógicamente aparecería si no fuera porque también creo que el cambio económico tiene que venir necesariamente acompañado de un profundo cambio social, es necesario si queremos un sistema sostenible y justo, y para ejemplo los paises nórdicos, donde ni de lejos buscan evadirse de los impuestos, la economía sumergida está simplemente mal vista.

En un futuro todos haremos lo que nos gusta hacer, ya que desaparecerá el concepto clásico de “curriculum vitae” ó empresa, las redes sociales generarán “mallas de confianza” donde la gente capacitada unirá sus esfuerzos para trabajar en lo que quieren y desean, generando modelos de negocio nuevos, innovadores, sin jerarquías y basadas en el progreso vital de una persona, si alguien es poco demandado tendrá que ampliar sus facetas laborales y buscar más alternativas para ser demandado, y si es buen trabajador probablemente podrá desarrollar sus funciones tranquilamente para varias empresas  con más estabilidad si cabe que con el sistema actual.

Sobra decir que en el nuevo sistema no tendrán sentido las oficinas fijas, las grandes firmas ó los contratos laborales, y si el sistema se gestiona bien habrá trabajo de sobra para todo el mundo, de hecho habrá una tendencia a la especialización y desaparecerán muchos intermediarios que absorben recursos económicos, con lo cual la ganancia a menor número de horas será mayor en el nuevo sistema de saldo tiempo/producto.

En definitiva, el nuevo sistema monetario se basará en la persona/individuo y las relaciones comerciales surgirán de las sinergias generadas entre los actores de ese encuentro basado en las redes sociales, su poder será grande y habrá muchas firmas o entidades que agruparán a los mejores en cada campo de forma natural, y los ingresos se repartirán de una forma mucho más justa porque los sistemas informáticos serán capaces de detectar la producción real, desde aquel que recoge judias hasta el que está ideando una nueva vacuna, podremos hacer lo que nos de la gana con nuestro tiempo, porque siempre nos basaremos en los objetivos y no en la forma y el cómo, ya que el director cobrará igual que el resto de componentes del equipo, y cada cual tendrá en su desempeño una recompensa equivalente al valor de su producto y la demanda que este tiene, esto por ejemplo implica que un buen diseñador gráfico tendrá una tarifa/hora mayor que un mal diseñador, estos “rating” serán públicos y se basarán en los datos proporcionados por los clientes ó usuarios de determinado servicio que presta un individuo.

Creo que los tiros más o menos ya se van entendiendo con este primer desarrollo de un punto fundamental. Hoy he aclarado el nuevo sistema monetario, otro día proseguiré con otro aspecto primordial de la nueva economía, esto es el sistema laboral, donde me centraré con detalle en el nuevo sistema urbano, el tejido de las nuevas ciudades y el repoblamiento de zonas rurales que con las nuevas infraestructuras de telecomunicaciones harán de las grandes ciudades lugares más agradables y que generarán un tejido mallado de ciudades más equilibradas y sanas para vivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: