Archive for 24 julio 2010

h1

La Economía 2.0, ó cómo reinventarse de nuevo (1)

julio 24, 2010

Sufrimos viendo como los que dirigen nuestros destinos tratan de capear un temporal que no saben ni desde dónde les viene, pero su lucha es estéril, porque por una vez la economía va por si sola hacia nuevos caminos, nuevas metas, y nuevos lugares, el cambio está llegando y quiero describir  lo que creo que será el devenir de la nueva economía, una economía 2.0 basada más en la valía y capacidad del ser humano, del equipo, del producto, y no en la vieja economía de mercado basada en la envidia, la falta de ética, el “medallismo” y la individualización de los equipos de trabajo.

Siempre se ha dicho que el sentido común es el menos común de los sentidos, y ciertamente cuando a finales de 2003 inauguré “Burbujona” (una especie de proyecto de blog) me encontré con el rechazo frontal de la sociedad en la que vivía, mi familia y amigos no aceptaban en general mis ideas, todas ellas nacidas fruto de la lectura de variados artículos en revistas como “The Economist” , y me sorprendía como la gente negaba algo que era de sentido común: si todos destinamos la mayor parte de nuestros recursos a comprar ladrillos a precio sobrevalorado, al final nos quedaremos sin dinero y recursos, ¿de lógica aplastante verdad?, pues no lo parecía.

Estamos en 2010, ahora todos creen saber de economía, pero… ¿cuantos de ellos negaban algo tan evidente hace pocos años?, la misma ex ministra de vivienda, Trujillo, afirmaba que ahora no compraría una vivienda “ni loca”, sin embargo la actual ministra no para de animarnos a comprar, y en mi propia familia hay gente que se cree a pies juntillas lo que le dicen desde el gobierno, y francamente, no lo entiendo, ¿no ha habido suficientes incoherencias que nos hagan pensar que algo huele mal en este sistema?

Pero tampoco creo que el sistema sea en si la maldad absoluta, tal como pregonan esos que se encierran en sus ideas radicales de que hay que destruir todo. Yo creo que la base de la nueva economía la tenemos delante de nuestras narices, la estamos utilizando cuando escribimos en nuestro blog, o bien buscamos contenidos para tratar de abrirnos luz entre tantos mensajes e información discrepante, y de repente ante nosotros se abre un panorama aterrador en el que vemos que los “guardianes” del sistema clásico se resisten contra el cambio, tratando de alargar al máximo una era que muere, mientras que los que pregonan el cambio luchamos en nuestros pequeños entornos tratando de dar una imagen de un cambio que sabemos e intuimos está cerca.

¿Qué es la economía 2.0?, afortunadamente la puedo explicar con facilidad porque mi experiencia con RetroMadrid puede ser una clave para que entendamos que la economía basada en la colaboración , en la que no hay dinero de por medio, no al menos en la forma habitual en la que todos hacemos algo a cambio de dinero o bien porque nos lo ha pedido un amigo y familiar como un favor.  RetroMadrid era una mezcla de intereses comunes y por eso la gente se unía a trabajar, porque el “salario” era en realidad el pasar unas horas divertidas.

Hoy en día muchos proyectos nacen de esa colaboración, y a continuación se monetarizan porque inevitablemente todavía rige un anticuado sistema en el que nuestro esfuerzo se compensa en forma de dinero, y ese dinero nos permite pagar el esfuerzo de otros.

dineroardiendoPero el dinero es una unidad que ha perdido su sentido desde el momento en que ese dinero pasó a sistemas informáticos cada día más potentes, y entonces muchos empezaron a utilizarlo para generar dinero con retorcidas fórmulas financieras que lo único que buscan es crear insólitos escenarios en los que el dinero deja de ser un reflejo de la economía real para ser el reflejo de un “videojuego” basado en los mayores defectos de los seres humanos: el egoismo, la avaricia y la codicia.

El cóctel mortal de dinero e informática es curiosamente el cóctel mortal del sistema que poco a poco deja de tener sentido. Hoy en día la gente que no trabaja en la economía productiva supone un porcentaje que debería dar que pensar, ya que basta echar un vistazo a nuestro alrededor y ver que la gente que juega con instrumentos financieros de una forma u otra son ya mayoría en volumen de dinero generado, ¿a qué sino se juega en la banca, aseguradoras, directivos, consejeros, asesores, etc…?, todos ellos juegan a las cifras, y ahora se preguntan alarmados, ¿dónde está el dinero?, y sacan el puto libro de “Quién se ha llevado mi queso” para una vez más ponernos la vitola de roedores que tenemos que llevarnos el queso de nuestros compañeros en vez de compartirlo. ¡Maldito sea ese libro!, por todo el mal que ha hecho en todas esas empresas que lo han utilizado de ejemplo, favoreciendo una competencia basada en la deslealtad y malas prácticas.

Yo no creo en esa economía, por eso no creo que los euros/dolares/yenes, etc  sean un valor real, en tanto hay gente aportando a la sociedad un enorme valor, y apenas perciben euros, mientras otros que no aportan valor alguno se jactan de llevárselos a miles cada mes.

Así que esta es la base de partida de una serie de entradas que publicaré en mi blog con el ánimo de esclarecer el camino que veo de salida a esta crisis, y a esta locura colectiva basada en un sistema monetario defectuoso, una sobreproducción de bienes materiales, un derroche absoluto de los recursos naturales, y lo que es peor, una enorme infelicidad que pulula sobre nuestra existencia, esa es en realidad la crisis: una  enorme crisis social.

h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (Final)

julio 16, 2010

Terminamos este recorrido histórico alrededor de una feria que quiso hacerse mayor, y que al final por el empeño de muchos terminó por ser lo que todos soñábamos.

RetroMadrid 2010 fue por mi parte una mezcla de reto personal, profesional, vital, y de aficionado, quería ante todo dar una lección a toda una sociedad de que trabajando juntos si se puede, y vaya si se pudo. Pero este milagro no habría sido posible sin la aparición de personas muy determinantes a lo largo de las diferentes ediciones, algunos ya han aparecido en las diferentes entradas de esta narración, otros están perfectamente reflejados en este enlace que creo muy importante visitar:

Créditos RetroMadrid 2010

Quizás haya podido dar la impresión de ser el típico personaje con síndrome “centro del universo”, como si la feria girase en torno a mi persona, soy consciente de ello, pero nada más lejos de la realidad, porque esta percepción  deja de tener  sentido si los que habéis ido a las diferentes ediciones juzgais lo que sabíais de mi, y lo que sabéis ahora, probablemente os hayáis llevado una sorpresa porque quizás pensabais que yo ahí no pintaba mucho, y es que literalmente renuncié a mi personalidad con tal de dar forma a este sueño, todo porque me sentía culpable de cualquier problema o error que se producía en la feria, y una forma de “armadura” es precisamente intentando esconderse de la notoriedad.

Es ahora cuando disfruto de lo que he hecho nacer con tanto esfuerzo, y además me recreo en esa feria del 13 de marzo de 2010, y me doy cuenta de que para mi el 13 ha sido un número precioso, porque 13 personas fundaron la AUIC, porque un 13 me llegó la notificación de la inscripción legal de la misma, porque un 13 me hicieron indefinido en mi trabajo actual, porque 13 plantas tenía el edificio donde vivían mis padres, el 13 nos ha acompañado a la AUIC en infinidad de ocasiones y todo lo que parecía malo ha terminado por crear una piña en torno a unas siglas.

Voy a echar la vista atrás, quiero volver a mis 29 años, era viernes 13 de 2009 cuando sin motivación ya veía realizable la feria de 2009, incluso la semana previa seguía sin tener claro si se produciría el “efecto RetroMadrid”, pero se produjo, sabía que la feria era clave para salvarme y salvar la AUIC, todo terminó por adquirir sentido cuando esa noche íbamos a cenar y percibía por primera vez algo de reconocimiento a tanto esfuerzo dedicado a lo largo de tantos años, sobre todo cuando las caras que en tiempo no me miraban con buenos ojos, ahora sonreían, ese día fue un titánico esfuerzo en medio del calor y el agobio de 1.200 personas hacinadas en un centro cultural sin capacidad para una feria que se desmadraba.

Por la noche tras la cena de hermandad una persona me dio un abrazo cuando se marchaba, era un abrazo sentido que me subió el ánimo, un abrazo fruto de la magia que esa persona había vivido a lo largo de todo un día, eso me reportó que algo estaría haciendo bien si la gente era feliz con esa unificación de esfuerzos en una fecha del año, esa persona era Jesús Fabre, un gran compañero al que le debo mucho más que un simple agradecimiento.

RetroMadrid 2010 comenzó tras ese abrazo, tras esos cánticos de que nos íbamos al IFEMA, tras esas sonrisas y alegrías compartidas, veía que por fin había triunfado el sentido de equipo, el sentido de pertenencia a algo grande, un grupo de gente motivada que apagó los problemas que pese a todo surgieron en 2009, y es que el éxito de esta feria produjo un efecto nunca antes visto, ya que a pesar de muchos desagradables incidentes, como la desaparición de “Marcianitos”, agrupación que había dado vida a esta feria casi apagada, o los comentarios desagradables de los mismos de siempre, pues ya no importaba, eramos más y queríamos triunfar.

La fuerza de esta feria fue el principal argumento para rematar un “dossier” de la feria y a través de Fernando Saenz presentarlo en la Facultad de Informática, afortunadamente dio resultado y aceptaron acogernos, así que el primer gran paso estaba dado, que era tener localización para la feria. Pese a todo intenté ir preparando el “terreno” para ubicaciones alternativas, como el “Matadero” o “La Casa Encendida”, sin mucho éxito por cierto.

El secreto de esta feria de 2010 se gestó en DNX el 27 de junio de 2009, el equipo organizativo empezaba a ser un grupo de gente cohesionada y César Astudillo aplicó una metodología casi experimental en España basada en un método de un autor canadiense, era un sistema evolucionado del clásico “brainstorming” en el que yo me situaba como eje central de un problema, que era hacer crecer la feria y hacerla sostenible, conscientes como siempre de que se nos estaba yendo de las manos fruto de su éxito. Durante ocho extenuantes horas pusimos a discurrir nuestra masa gris llenando de pegatinas e ideas varios carteles, y con un “embudo de ideas” salieron las claves del éxito, como era la forma de motivar a mi equipo para rendir al máximo con ilusión y efectividad.

Ese día en DNX me sirvió y mucho, y además me pude demostrar que era capaz de ir mucho más allá de lo que imaginaba, porque allí sobre la mesa surgieron ideas para todos, yo me enamoré de Nintendo, a Jesús se le ocurrió Facebook, y estoy seguro de que aunque no me lo hayan dicho, el resto del equipo empezó a generar en su cerebro un concepto de feria, una feria que todos compartíamos y que queríamos sacar adelante pese a las dificultades humanas y económicas.

Mi labor a partir de esas fechas sería titánica, en septiembre de 2009 se constituyó en una reunión muy productiva un comité de gente con muchas ganas de trabajar, cada uno desde su ámbito, y yo personalmente quería utilizar esta feria de “lanzamiento” a mi carrera profesional.

Este es mi blog, y por tanto es mi punto de vista, pero se que esta feria tuvo un gran componente de fortuna desde el primer momento a través de cada una de las personas que compusieron su realidad. Es indescriptible la sensación que tenía de que “algo” se gestaba, tenía una confianza ciega de que todo el proyecto saldría adelante, y todo porque se me ocurrió redactarlo de forma  clara y concisa, después lo hice llegar a todos mis compañeros, e inicialmente no le di demasiada importancia, pero su guión fue sin duda el camino que todos seguimos.

En septiembre se me ocurrió la idea de reeditar la conferencia “La edad de oro de los 8 bits, la experiencia en España”, recopilando el material de los ponentes, y para mi sorpresa todos los ponentes podían quedar para grabarla en la fecha en que se celebraba el tercer aniversario de la AUIC, de ese modo podríamos publicarla, cosa que no se pudo hacer en RetroMadrid 2009 por la falta de la cinta. En esa reedición se me pasó por la cabeza empezar una operación de “marketing ” en toda regla, empezando por grabar unas entrevistas y despedir “El Greco” de una forma misteriosa, todo el objetivo era levantar polvareda en el buen sentido, y vaya si se levantó, pero en el malo, porque nuevamente la AUIC salió en el “candelero” y prefiero ignorar las vergonzantes palabras que se soltaron.

Estaba claro, para bien o para mal la AUIC tenía mucho éxito como entidad, el hecho de que tanta gente estuviese pendiente de ella demostraba precisamente nuestra importancia, que ya sabemos que España es así  con las iniciativas que tienen éxito 🙂

Bueno, pues resulta que estábamos por el buen camino, de hecho hasta se criticaba la nueva ubicación, por tanto era la acertada. En plan pomposo acuñé la nueva feria como “RetroMadrid 2010, la nueva era”, y esa terminología fue bastante efectiva a tenor de lo visto.

Anteriormente decía que la feria estaba rodeada de afortunados acontecimientos, tanto es así que puedo garantizar que esta feria no habría sido posible tal como la hemos conocido sin lo que sucedió en mi trabajo, y es que temporalmente estuve sin proyecto, lo que me dejó con mucho más tiempo libre del habitual para dedicar a la feria, a añadir otras afortunadas coincidencias, como el hecho de que Jesús Fabre trabajase en ese momento en Educamadrid, portal que fue clave para la proyección y enfoque de la nueva feria 2010, ya que en una reunión que mantuvimos con la agencia de publicidad de Nintendo (Q&A) se nos dijo que Nintendo buscaba un mercado familiar y educativo, Jesús tomó nota y en su portal dio con la gente que posteriormente organizaría la “Retrolimpiada en familia”. Yo por mi parte no hacía más que elaborar dossiers, mi empecinamiento con Nintendo se produjo por unas palabras de César Astudillo, cuando no se si en broma o en serio dijo que molaría tener a Nintendo como patrocinadora.

Sea como sea tenía la firme esperanza de llegar a Nintendo, pero no es tan fácil como parece, las grandes empresas aún formadas por personas, primero tienen que “amoldarse” a las novedades, y me imagino que alguien de Nintendo acabaría “harto” de recibir noticias nuestras por decenas de vías diferentes, tal como estaba haciendo con el tema del concierto que posteriormente llamaría “Bits & Baudios”, y cuya gestación nació desde el momento en que conocí Arsgames y a John Tones en “RetroEuskal 2009”, a la que nuevamente asistí intentando mejorar las relaciones institucionales entre AUIC y RetroAcción.

Además y cumpliendo con la ya casi “tradición” de realizar una actividad de importancia en diciembre, este año nos animamos a participar en Expogamer, y aunque la feria dejó algo que desear, nuestro trabajo fue un preludio perfecto de lo que ocurriría pocos meses más tarde en RetroMadrid, Expogamer nos vino bien para “engrasar” el engranaje que haría posible RetroMadrid 2010.

Resultaría farragoso desglosar todos y cada uno de los detalles de la feria 2010, creo que con indicaros que entre Jesús y yo destinamos cerca de 1.400 horas a la organización de esta feria, ya es suficiente para que podáis haceros una idea de la complejidad humana y técnica que tuvo esta feria, y la cantidad de reuniones y preparativos que tuvimos para que su resultado fuese sobresaliente.

Una de las mejores facetas de mi existencia, es saber mirar al pasado para aprender de lo bueno y de lo malo. Sin hacer caso a la famosa canción de Mecano: “Ay qué pesado”, yo miré a mi pasado para reencontrarme con mensajes de gente como Emilio de Hardcore Gamer, ó la alegre coincidencia de que el gerente de Paladar Eventos era usuario de MSX, no hace falta decir que nos entendimos perfectamente 😀

Mientras Jesús en su parte del pastel ahondaba en el universo de Mario, creando la charla que estoy seguro pronto será solicitada en decenas de sitios, su afición a las consolas era el complemento perfecto a mi pasión por los ordenadores clásicos. También fue clave para RetroMadrid la conciencia que tuvimos ambos de que esta feria tenía que ser “algo más”, y no una simple reunión de aficionados, de ahí que Facebook fuera un factor clave, la AUIC ya era una entidad que con RetroCoruña 2009 demostraba que salía de su agujero para crear lazos de amistad y trabajo.

La alineación astral era tremenda, digna de estudio, porque esa portada que podéis ver ahí arriba no habría sido posible sin la aparición de Fernando Sangregorio, al que pude conocer en una feria del juguete antiguo, donde Rulas lleva ya años montando una mesa con su colección de ordenadores y cintas, le prometí pasarme por ahí y mientras ojeaba unos “iron man” Rulas me comentó que por ahí andaba el ilustrador de un videojuego que estaba expuesto en su mesa, yo como digo no creía en las casualidades, de hecho se me ocurrió proponerle realizar la portada para el videojuego “Space Invaders edición RetroMadrid 2010” que una pareja de coleccionistas  con gran empeño editaron en un precioso cartucho que sorteamos entre los asistentes.

Y claro, con tanto empeño y gracias a contactos surgidos en RetroCoruña con Marca Player  se produjo el milagro, y es que llegamos hasta Manuel Curdi, jefe  de prensa de Nintendo, que ya había oído hablar de nosotros decenas de veces, supongo que pensaría que algo debíamos tener bajo el brazo si oía tanto acerca de esa “desconocida” feria de obsoletos. Y si señores, ¡conseguimos llegar a Nintendo!

Alguien dirá con razón: “estos debían estar nerviosísimos”, pero seguramente Jesús estaba triplemente excitado, en cambio a mi simplemente me producía ilusión poder por fin exponer cara a cara mis planteamientos sobre la feria, y comprobar que curiosamente “Q&A” no tenía mucha idea de los objetivos de Nintendo, ya que querían “treintañeros frikis”, y yo me miré a mi mismo y dije, “¡los tenéis, a mogollón!” 😉

Ya estaba todo hecho, y he de reconocer que las grandes ideas de una pareja de decoradores que conocimos habían hecho efecto en la reunión, sin embargo y pese a que Nintendo pagaba la propuesta, no pudieron facturar y finalmente Nintendo puso toda su carne en el asador para que RetroMadrid se vistiese de gala con el aniversario del Super Mario Bros, que por cierto, he de contar la historia de la tarta de cumpleaños que ofrecimos a Mario: ¡me acordé de ella la tarde anterior!, y como la cafetería de la Facultad de Informática no podía hacerse cargo, acabé llamando a mi compañero Jaime “Alt” para pedirle que buscase por donde fuera una tarta, y cosas de la vida que apareció una tarta de “gominolas” mientras estaba en los prolegómenos del concierto “Bits & Baudios”, donde “Gominolas” era precisamente  el creador del eje narrativo de la memorable inauguración oficial de RetroMadrid en su nuevo enfoque de festival cultural.

Por cierto queridos amigos del Spectrum (va sin segundas lo de “queridos amigos”, lo aclaro por si acaso), ahora si que me voy a permitir decir alto y claro algo que deseaba fervorosamente decir, y es que yo me encargué de traer a Jesús Alonso a la feria, tras el primer contacto que ZXevious hizo en nombre de la AUIC. Javier “Utopian” es testigo de ello, porque ya estaba harto de cargar esa cruz de “odiador de Spectrums”, gracias a esa labor titánica desarrollada en RetroMadrid ahora es realidad Relevo o Retroworks, y es factible que se produzcan juegos versionados para ambas plataformas, todo ello fruto de las sinergias entre usuarios de MSX y Spectrum, ¡otro sueño realizado!

Pero lo mejor de todo, y algo que me permitió afrontar las inevitables tensiones que llegarían previas a la feria, fue el conocer a una chica llamada Cathy, una francesa que me hizo fuerte en unos momentos en los que la AUIC volvía a tener tensiones procedentes desde las mismas personas que seguían “minando” a su manera la línea de flotación de esta entidad. Cathy me hizo darme cuenta de que yo era capaz de estar muy por encima de todo eso, y existe un hilo que en las news de Spectrum registró el poder que me dio saberme valedor de la razón, porque decidí intervenir públicamente para ejercer mi autoridad como máximo responsable de la entidad, acudiendo además a una amiga abogada que terminó por zanjar el asunto requiriendo por escrito una reunión a quien creía que esto era un juego y que se podía impunemente dañar a los demás con retorcidas realidades.

Una vez recuperado el respeto de una comunidad tan particular como la de aficionados a eso que se dio por llamar “retroinformática”, regresé a un foro del que había sido expulsado sin haber faltado a una sola de sus normas, y una vez conseguí ese gran objetivo personal de ser respetado, pude organizar RetroMadrid con una tranquilidad y certeza pasmosas. Ni el hecho de ver que no teníamos mesas para los expositores, ni los problemas con el espacio para la gente de AUMAP me hicieron perder el temple, y aprendí a manejar las negociaciones con mano izquierda, tanto es así que los pequeños conflictos surgidos fueron resueltos sin grescas de ninguna clase.

Y tras más de 800 horas dedicadas a este empeño, tras centenares de mensajes, tras docenas de reuniones, tras sonrisas, discusiones, disgustos, caras nuevas, caras viejas, acontecimientos síncronos, pues la fortuna que busqué había llegado, de hecho sabía que cumpliría mis 31 años y otro montón de canas acompañado de todos los que creyeron en mi desde aquel lejano septiembre de 1994, cuando todo comenzó.

¿Quién me iba a decir a mi que sería artífice de un pedacito de historia?, conseguimos, y conseguí reunir en dos inolvidables jornadas a casi toda la familia de José Solé, una persona que merecía su reconocimiento y homenaje tras tantos años de dedicación, creo que a todo el “staff” de Topo Soft, desde mi querido “Gominolas” hasta Alejandro André, autor del mágico “Spirits”, también aparecieron personajes de gran importancia de otras muchas compañías de software, desde Opera, hasta Zigurat, desde MCM hasta Erbe, ¡mi empeño en que RetroMadrid haya nacido y crecido había reunido a todos aquellos que conformaron una industria en la España de  los años 80!.

El aparcamiento de la Facultad estaba a rebosar, la EMT hizo caso y reforzó la línea de autobús, la gente venía por docenas, mi hermano estuvo ahí echándome un enorme cable en el acceso principal, y mis viejos colegas y amigos ahi estaban, dándome la necesaria palmadita en la espalda, y todo cobró sentido cuando de repente ¡apareció José María Pacheco!, ya no era sólo Manuel Varela, de Majara Soft, sino el que fuera mi mano derecha en las primeras ediciones, aquello para mi fue el cierre de todo un ciclo, la realización de un sueño, mi sueño era volver a ver a mis amigos reunidos, y por fortuna creo que no sólo yo cumplí ese sueño.

Desde el viernes 12 un milagro fue haciéndose realidad, y mi excitado compañero Jesús Fabre vivía en primera persona la experiencia que yo viví unos años antes cuando sentía que perdía el control de las cosas, pero su simpatía sin límites ayudaba a crear amigos, mientras que yo nunca supe dar mi mejor cara, pero el 12 de marzo cumplía mi otro sueño, que era ser capaz de no perder los nervios y disfrutar de “mi” feria, tantos años en los que había repetido machaconamente el mensaje de “en este barco vamos todos”, permitió que el barco zarpase con fuerza, nuevos compañeros, gente venida de fuera a ayudar, Nintendo presente, y un concierto “Bits & Baudios” que marcaba los primeros compases de esta orquesta que para deleite de todos fue sincronizada hasta el último detalle, hasta los errores organizativos parecían encajar perfectamente. Las notas y acordes de una versión de la música del “Titanic” de Topo Soft marcaron una electrizante composición que hizo erizar mis cabellos, mientras “Gominolas” se agachaba en un alarde de sentimientos, y de repente tras eso vino una canción dedicada a “RetroMadrid”, no podía llorar en esos momentos (pero lo hago ahora, y muy agusto) en los que el cansancio me anulaba, pero por dentro sentía que había dado comienzo la sinfonía humana más perfecta que podía existir, una sinfonía que se hacía realidad con ilusión y motivación y sin un sólo euro de por medio.

Mi alma se sentía liberada de un peso vital tremendo, la noche previa a la RetroMadrid dormí como un auténtico bebé y por primera vez en tantas ediciones de la feria, me desperté gracias a ese aparatito que tiene una alarmita y que muy rara vez se encarga de hacerme abrir los ojos, pero ese día lo hizo. Llegué a RetroMadrid escuchando la música de un album muy especial llamado “We All Love Ennio Morricone”, donde hay una canción de la que al final de esta entrada  veréis en un vídeo que espero podáis disfrutar tanto como yo hice en su momento.  Comprobaréis como se os eriza la piel si sois capaces de entender la letra hasta sus últimos detalles, es la canción de Françoise Hardy, que en 1966 escribió “Je Cangerais D’avis”, es apasionante porque este album me ha acompañado a lo largo de todo 2009 y 2010, también mientras escribía estas entradas del blog, y es que para mi Morricone ha sido la inspiración del ambiente que rodeó a la feria, y la sutileza de la canción reseña perfectamente lo que significa RetroMadrid en su esencia.

Qué pasteloso me queda todo esto, pero yo soy así, siempre he sido un romántico que quiere cambiar la vida, la sociedad, revolucionar desde mi pequeña parcela mi entorno para hacer realidad la felicidad de otros, mi gran motivación es revivir pasiones, reencuentros, hacer que la gente se conozca, que surjan lazos y encuentros nada casuales que fructifiquen proyectos de futuro. RetroMadrid 2010 ha sido una lección de todo un equipo compuesto por más de 100 personas y que me siento orgulloso de haber liderado hasta el final, no es que haya sido todo perfecto, pero César Astudillo coincidía conmigo en la impresión de que aquello que vivimos el 13 de marzo fue pura magia, y todavía recuerdo con los ojos vidriosos el abrazo que no pude evitar darle cuando terminamos de compartir la RetroMadrid cantando la canción de la feria, el lema “creando mundos en ensamblador”, que nos unió y que nos hizo recordar algo muy importante, y es que nuestra afición por encima de todo es cultural, social y se basa en un ejercicio de imaginación que debemos conservar para generaciones futuras, nosotros hemos imaginado un mundo mejor, nosotros lo estamos transformando y la nueva sociedad está partiendo de iniciativas como RetroMadrid, una feria que he acuñado como “la feria 2.0”, porque ha nacido de la esencia de las redes sociales, de la esencia de la nueva economía basada en el individuo y su trabajo colectivo, de la revolución que se acerca inevitablemente y que desde estas líneas de un blog que apenas nadie lee intento explicar con mucho empeño y poco resultado, pero que  tarde o temprano saldrá del armario y mucha gente leerá curioseado por esas impresiones que un tipo “raro” que imaginó una feria donde todo fuese posible, escribió para todo el mundo con la intención de cambiarlo .

Mi afán es compartir mi experiencia y hacer creer a la sociedad que si RetroMadrid 2010 fue posible, no hay nada imposible, es cuestión de creer en vosotros mismos y emprender lo que soñáis. El modelo económico y laboral va a cambiar, y ese va a ser mi próximo trabajo, porque creo que ya he visto con suma claridad respuestas a muchas incógnitas que rodean a esta inexplicable crisis.

Gracias nuevamente a todos los que me habéis acompañado en estos años, amigos y “enemigos”, conocidos y desconocidos, desde el más cercano al más lejano. Cuando veáis con la misma claridad que yo que todo está conectado, empezaréis a entender que estamos condenados a entendernos y que el futuro de la sociedad es la antítesis del modelo actual que muere día tras día, RetroMadrid ha sido una gesta y el tiempo la pondrá en su sitio como un lugar que ejemplificó el comienzo del cambio.

Y ahora si, la canción que me inspiró:

Quedaros con esto:

“Il faut de tout pour faire un coeur Et bien peu, pour le défaire”

No soy muy experto en francés, pero viene a decir que hace falta muchísimo esfuerzo para hacer un corazón, y bien poco para deshacerlo, y viene a añadir algo que ahora tengo muy claro:

“Si tu m’aimais aussi Je sais que je pourrais tout laisser Et tout recommencer”

Para mi RetroMadrid es el amor de mi vida, y ahora se que sería capaz de dejarlo todo con tal de comenzar de nuevo, partiendo de cero para seguir haciendo realidad el sueño que nunca, nunca,  dejaré morir, y espero que quieras compartirlo conmigo.

h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (10)

julio 9, 2010

Resumir 15 años en tan pocas líneas está siendo todo un logro, pero por fortuna ya  queda sólo la última fase que condujo al milagro de RetroMadrid 2010, y esa fase como ya dije fue una de las más complicadas y difíciles en lo que a la situación de la AUIC y a mi personalmente respecta.

El cambio que se produjo en septiembre de 2007, donde aprobamos la nueva denominación de feria y asociación, resultó ser un pequeño ciclo de paz asociativa y un tiempo muy positivo que curiosamente vino a coincidir con la “baja temporal” voluntaria de un socio que en vez de  calmar, encrespaba el ambiente.

Y así las cosas pude organizar con suma tranquilidad la nueva edición de 2008, ya RetroMadrid, y pronto pudimos además estrenar el nuevo portal web tan pronto dispusimos de nuevos logotipos para feria y asociación, que fueron votados en asamblea de socios.  Este portal web dedicado a RetroMadrid  inicialmente fue estático y ya de cara a la feria 2010 lo convertiríamos en un sistema dinámico, todo ello gracias a la dedicación de muchos socios que poco a poco hacían piña en torno a una entidad, y que curiosamente cuando menos presionabas, más querían ellos formar parte de este proyecto común nacido de un espíritu abierto y aglutinador.

Mi reto en 2008 era cambiar el proceso organizativo, porque había errado en el intento muchísimas veces a la hora de intentar involucrar a los expositores en la organización de la feria, lamentablemente teníamos como feria una mentalidad dividida entre expositores/organizadores, y yo veía con claridad que esto tenía que cambiar, era lógico porque en mi equipo organizativo de 2008 ya había más expositores que organizadores 100%, y no era lógico que en una feria “amateur” cada uno vaya por su lado.

Parece una tontería, pero un gesto tan simple como que cada expositor bajase su mesa al salón del Greco era suficiente para ahorrar cerca de 10 minutos a un organizador, que así tenía tiempo para otras cosas más importantes. Hubo años en que ese trabajo lo realizábamos unos pocos organizadores (época MadriSX) y en el Greco vi que era imposible bajar las mesas el día anterior, así que incidentalmente tuve que “obligar” a los expositores a realizar este trabajo, y al principio lo hacían de mala gana, pero con el tiempo era increible ver como ellos mismos empezaban a darse cuenta del valor de su trabajo, y la implicación aumentó año tras año, llegando en 2008 a cotas inimaginables cuando desembarcamos en el Greco en 2002.

En esto también ha tenido mucho que ver mi gran amigo “Gominolas”. César Astudillo apareció en nuestro correo electrónico el día anterior a la feria de 2008, y sin tiempo de reacción tuve que habilitar una conferencia deprisa y corriendo, además de anunciar la buena nueva a los visitantes. Gracias a César y su carisma pude empezar a dar otro sabor a la feria, y es cierto, en 2008 se notó muchísimo el cambio, pese a que eran detalles pequeños y que en apariencia todo seguía siendo lo mismo.

http://old.retromadrid.es/reportaje_retromadrid2008/

Con casi 700 visitantes en 2008, yo mismo metí la pata cuando afirmaba convencido que esta feria no iba a más, y que se estabilizaría en el entorno de los 500 visitantes, pero no, habíamos dado con un “producto” nuevo que la gente demandaba, y es que MadriSX & Retro había sembrado, al igual que hiciese MadriSX, un reguero de amistades y buenos momentos que todo el mundo quería repetir, y cuando un sentimiento se comparte, cada vez más gente quiere ser partícipe, es en definitiva el secreto de las “parties” y lugares de encuentro para los que como yo nos vanagloriamos del sentimiento de pertenencia a algo diferente y alternativo.

En esta feria además apliqué una organización departamentada en la que cada cual daba lo que podía, cualquier aporte era importante y aunque al final me comía más horas que nadie trabajando para esto, lo hacía muy agusto, porque ya no me correspondía todo el peso de la feria, de hecho mucha gente empezó a percibir mi cambio cuando en algún sitio afirmaban: “a Rafa se le veía más relajado”. Los que han estado metidos a fondo en un proceso de organización, saben perfectamente lo que es estar agobiadísimos cuando ven que no llegan a cubrir todo con sus dos manos.

La feria tuvo un final memorable en el que nuevamente “Gominolas” tuvo algo que ver, porque me inspiró indirectamente la idea de hacer un final diferente para la feria, y sin cortarme un pelo salí al escenario a llamar a todos los que habían participado conmigo en la organización del “milagro” de 2008. Fue increible estar junto a uno de mis ídolos de los años 80 compartiendo escenario, bien lo saben los que me conocen, en su día era un enamorado de “Titanic”, y naturalmente tenía el videojuego de MSX con la memorable música de “Gominolas”. Ni en mis mejores sueños estaba previsto que un día mi querida feria y mi querido mundillo iban a traer de nuevo a esos que nos hicieron experimentar un mundo de píxeles y colores. Desde aquí reitero mi agradecimiento a Josetxu por ser el “plasta” que invitó a Gominolas, él es uno de los grandes de esta escena y sin él RetroMadrid no sería lo que es.

La visitante número 600 fue la demostración de que esta feria se había abierto a todos.

Pero me empiezo a echar a temblar, y es que está a punto de comenzar mi calvario, y no os podéis imaginar la manera en que dará comienzo la peor etapa de mi vida, y lo escribo sin comillas.

Pues resulta que tras la feria de 2008 habíamos tenido un éxito mediático sin precedentes, y un periodista de TVE quiso hacer un reportaje aprovechando el lanzamiento del nuevo “Army Moves”, y junto con Victor Ruiz aparecimos varios socios en un conocido sótano hablando de nuestro “rollo”. Pues bien, se abrió un hilo en el foro de Zonadepruebas ante la sorpresa de ver aparecer todo esto en la tele, y encima en “prime time”. No se si fue porque yo aparecía en el pequeño reportaje, o porque la AUIC causaba sarpullidos, pero el hilo empezó a alcanzar cotas de vergüenza cuando se deformó de lo que era inicialmente una buena noticia (lo nuestro sale en la tele) para acabar siendo un hilo de “salsa rosa”.

Pero ya no era casualidad, para nada, porque poco antes, en junio de 2008 había organizado con éxito un pequeño “revival” de la MadriSX con motivo del 25º aniversario del MSX, y no quiero contaros con detalle lo mal que me sentí cuando utilizaron un encuentro de MSX para hacer política chusquera, y es que de nuevo se abrió la caja de los truenos cuando en el hilo de dicha reunión (en Zonadepruebas.com) se empezó a hablar de todo menos de la reunión que con tanta ilusión había organizado, con una exposición de un montón de ordenadores MSX, a cada cual más curioso, no, en su lugar a todos les dio por discutir sobre vergüenzas personales, mierda por todos lados e insultos que obligaron a cerrar el hilo, ni tan siquiera pude leer el hilo porque estaba de viaje, pero cuando regresé me sentí utilizado al ver que dicho hilo no traía nada bueno a la AUIC.

Y así una tras otra, porque ese mismo verano de 2008 empezaron a atacarme dos socios  por todos lados pidiendo mi “dimisión” como presidente, todo por un enfermizo deseo de destruir un trabajo bien hecho, una feria preciosa y un ideal de sociedad que para mi es la RetroMadrid, donde se busca la colaboración por encima de los personalismos. Ese verano de 2008 tuve que aguantar de todo, desde acusaciones de querer “aferrarme al poder”, hasta voces que me acusaban de aprovecharme de los demás para colgarme medallas, y la peor de todas fue leer que yo no aportaba nada en la organización de las ferias, hay hilos que de verdad os pondrían los pelos de punta, y lo peor es que terminé por generar un sentimiento enorme de culpabilidad en todo esto, cuando yo no era culpable de nada.

Por fortuna mi vida no sólo giraba en torno al mundillo “retro”, de hecho en aquellos momentos esperaba el nacimiento de mi primera sobrina y además en agosto de 2008 marché de peregrinación a Santo Toribio de Liébana, fue trascendental este acontecimiento porque pude sacar renovadas fuerzas de mi interior y así regresar con capacidad para salvar la AUIC, ya que la situación era crítica cuando dos socios tenían literalmente secuestrados al resto (casi 50), nadie se atrevía a hablar y opinar, los foros de la AUIC estaban literalmente “enmierdados” y sólo servían para quemar a los socios que si trabajábamos.

Por resumir y no dar demasiados detalles, os diré con claridad que actué con fuerza para que la AUIC no cayese en manos de gente incompetente, la teoría era que yo iba a dejar la presidencia, y pensaba que había alguien en quien podía confiar, pero ese “alguien” me dejó con el culo al aire bastantes veces y al final nunca cumplió su palabra, así que en la asamblea de elecciones de 2008 (celebrada en un bar porque me negué en redondo a ceder un local privado para su celebración) fue de un pelo que la asociación no cayese en un agujero negro.

Aquellos meses subsiguientes hasta noviembre de 2008 fueron terribles, entre otras cosas porque el nuevo presidente no consiguió autoridad, también se nos faltaba el respeto en blogs e hilos de varios foros, la gente hablaba mal de la AUIC porque se vertía “basura” a raudales en los mentideros privados, y de vez en cuando aparecíamos para ser puestos a parir en blogs y foros públicos, donde cada hilo de la AUIC era para avergonzarse.

Me di cuenta de que el problema era de “fachada”, es decir, nuestra debil “fachada” había muerto por la acción desaprensiva de dos personas, y aunque internamente intentaba convencer que esto no era para tanto y que eran muy poquitos los que nos querían hacer daño, los socios desconfiaban y no le “echaban  huevos”, así que me tocó remangarme y empezar a elaborar un plan para salvar la AUIC, el plan consistía en tres ejes básicos: confianza, responsabilidad y legalidad. Esos tres ejes eran básicos, porque era por donde nos atacaban los “energúmenos” que no tenían otra cosa que hacer que tratar de destruirnos.

La legalidad fue el primer punto, nuestra AUIC cumplía escrupulosamente con todo, pero nuestros Estatutos no estaban preparados para defendernos de estos enfermizos ataques, en definitiva, no daban armas a la junta directiva para imponer autoridad, pues bien, con apoyo masivo de la Asamblea se reformaron y dejaron redactados para evitar en el futuro seguir sufriendo sin posibilidad de defensa. Posteriormente llegaba la confianza, y esa me tocó recuperarla a mi solito…

RetroMadrid 2009 era el secreto que daría al traste con los malos deseos de un socio que se había marchado de la AUIC con ganas de destruirla, él no era consciente de lo fuerte que se estaba haciendo la entidad, y no sabía sobre todo con quién se enfrentaba, porque yo ya he superado mil y una batallas y sabía que esta la iba a ganar. Lo peor es que dentro de la propia AUIC teníamos a otro enemigo en la propia junta directiva.

La situación llegó a niveles de casi esperpento, porque en septiembre de 2008 no se cerró una directiva completa y desoyeron mis indicaciones de que había de cerrarse, al final empezaron a dimitir por motivos diversos varios miembros y el presidente electo se quedó literalmente sólo, así que terminamos por trabajar en funciones los que habíamos fundado la AUIC, salvo aquellos que habían marchado voluntariamente.

Es un poco difícil explicar todo esto con detalle sin que surjan sospechas, pero yo que soy transpariencia total os doy la mayor garantía, porque llevo en esto desde 1994 y cualquiera que tenga dos dedos de frente entenderá que jamás en mi vida mi motivación ha tenido nada que ver con el poder, el dinero o cualquier otra tontería de las que se hayan soltado en los foros, mi única motivación ha sido la de sentirme útil, ni más ni menos, mi deseo siempre ha sido ayudar a que todos nosotros estemos donde ahora estamos, disfrutando de nuestra afición como nunca antes la hemos disfrutado, y mi granito de arena ha sido la MadriSX/RetroMadrid.

Mi “poder” son mis amigos, y mi “dinero” la amistad, así que con un gran escepticismo en el ambiente de la AUIC,  y con una enorme desmotivación saqué adelante RetroMadrid 2009, todo ello desde la peor situación que jamás había vivido a nivel personal, porque nunca jamás pensé que en un entorno como este podrían llegar algunas personas a ser capaces de hacer tanto daño, y no me he cansado de contar y explicar que aquello que sufrí todavía a día de hoy me lastra en ocasiones, porque lo peor del maltrato psicológico es que te hace muy desconfiado (para colmo yo ya lo era) y que además sueles sufrir la incomprensión de muchos que relativizan  el daño que alguien puede hacerte con sus palabras, yo mismo se que las palabras tienen más poder que la violencia física, porque eso terminé ganando con ellas, y no sólo con palabras…

…Porque otro golpe de efecto fue sin duda aparecer en Juvenalia 2008 con un expositor de 40 m2 dedicado a consolas clásicas. Esto de alguna forma confirmaba que ya habíamos traspasado las puertas del IFEMA (¿recordáis lo del SIMO y el MSX en 2000?), y no sabéis los malos rollos que me supuso en el trabajo atender este tema, pero era necesario mostrar que estábamos ahí para acallar muchas voces. Obviamente en los foros esto pasó sin pena ni gloria, podían más otras cosas que el hecho de que una asociación llevase al IFEMA nuestra afición.

Y llegamos al 14 de marzo de 2009, cumplo 30 años de edad precisamente el día de mi queridísima feria, apenas he dormido y ZXevious aparece puntual dispuesto a ayudarme tanto físicamente como moralmente, Gominolas va a venir también y cumplirá también años el mismo día, curioso. Mi cansancio se tapa mediante unos cuantos cafés bien cargados y en la cafetería puedo charlar un ratejo con Andoni (del viejo club VAJ de Baracaldo), al rato la feria dará comienzo y con ello un desfile de casi 1.200 almas, decenas de cosas saldrán mal, se intentará atacar una exposición en la que yo ni tan siquiera tuve que ver (buscad “QL  no debió pasar”), tendremos una sala para el rastrillo llena de gente, el aire acondicionado no funcionará, todavía algunos del mundillo “Spectrum” intentarán hacerse las “víctimas” de la malvada organización de RetroMadrid, habrá un montón de gente apelotonada en una conferencia que he organizado hasta el último detalle, se nos olvidará una cinta para grabarla, habrá que subir y bajar decenas de sillas, mi primo estará preparando hasta última hora el vídeo de los créditos, no funcionará el canal derecho del audio en el salón, tendremos que limitar el aforo en ciertos momentos, aparecerá Azpiri gracias a Matra/Karoshi, la feria vivirá momentos grandes, pero yo estoy muy cansando, cansadísimo, quemado, quemadísimo, y sin embargo sigo ahí luchando, no he podido comer, y las horas pasan, la taza de Gominolas está lista para darle un regalo de recuerdo por su cumpleaños, retransmitimos “online” por primera vez, tenemos 3G gracias a Mohai, los stands se han recolocado y aprovechamos el escenario gracias  a Chui, hay recreativas debido a que Marcianitos revolucionó la feria cuando esta era puro humo y estaba en el aire su celebración, por fortuna la gente lo pasa pipa, son las 20:30, comenzamos a desmontar, viene mi familia y la AAVV de Batán a ayudar, mi hermano me ha acompañado casi todo el día, muchos no saben ni quien soy.

Cuando la feria terminaba empecé a darme cuenta que lo peor ya había pasado, ese día cumpliendo años había reiniciado mi reloj, en realidad no cumplía 30, empezaba de nuevo a vivir y cuando la feria estaba desmontada me despedí silenciosamente del “Greco”, del director que tantos dolores de cabeza me había dado, y de ese entorno en el que de alguna manera había nacido un sueño, pero tocaba evolucionar, era el momento de pensar en una “nueva era”, de crear la psicología adecuada para hacer realidad un sueño que todos compartíamos sin saberlo.

De aquella noche tras la RetroMadrid 2009 recuerdo especialmente dos cosas: la canción que surgió espontaneamente mientras cenábamos en una pizzería cercana, era esta: “Nos vamos al IFEMA, laralarala”, y un abrazo muy especial de alguien muy especial que será determinante en la nueva etapa.

No sabía que yo había creado algo tan especial, no sabía que tantos años de esfuerzo y determinación, tanto dolor psicológico y malos momentos, tantas alegrías y experiencias compartidas, tantas personas y ordenadores, tantos foros y tantas palabras, tantos años y tantas vidas, tantos viajes y tantas amistades creadas, tanto trabajo en definitiva, había hecho nacer RetroMadrid 2010…


h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (9)

julio 2, 2010

Poco a poco 2010 se acerca, y con él, el final de esta historia , y es que mi sueño antes de cumplirse tuvo que pasar por una fase en la que más bien todo parecía una pesadilla.

Si sois observadores y visitáis el sitio http://replay.madrisx.org/ , veréis como de 2006  ya no existe reportaje oficial y la web queda muerta con el anuncio de la “MadriSX & Retro” de ese año , organizada nuevamente por MSX Power Replay.

En aquellos años la “fachada” era buena, pero el club que hice nacer en 1994 ya no tenía sentido alguno, por lo pronto ya casi nadie podía acompañarme en las aventuras y desventuras de organizar la feria, y me sentía bastante sólo sin poder compartir mano a mano los problemas del día a día en la organización de algo que poco a poco se me escapaba de mi capacidad de control. Mi mayor defecto en el devenir de esta vida ha sido el no saber pedir ayuda, quizás mi exceso de independencia marcó mucho mis relaciones, o bien la desconfianza de que algo saliese mal si lo dejaba en manos de otras personas, y la verdad, eran sentimientos muy racionales, bien lo saben los que como yo organizan actividades que pueden depender de terceros.

Este año 2006 resultó algo desalentador a la hora de organizarlo, en primer lugar porque reapareció la figura de “director” en el centro cultural, lo cual me obligaba (una vez más) a conocer a un nuevo interlocutor y ganarme su confianza. Muy poca gente es consciente de lo difícil que es conseguir locales o espacios públicos/privados en Madrid, ya sea por precio o disponibilidad, y si no hubiese tenido cierto “enchufe” en 1995, nunca jamás habrían accedido a ceder en sábado los espacios solicitados para la MadriSX, puesto que los centros culturales en general no abren los sábados  y han de destinar recursos económicos para pagar las horas extras de los ordenanzas. Tal como habéis podido comprobar, a lo largo de estos años de MadriSX ya había tropezado varias veces con los problemas intrínsecos a la localización de la feria.

Bien, una vez con el director como figura decisiva, resultó que este era un poco desconfiado y no nos dio ni este año, ni en los años sucesivos, las facilidades que requería una actividad en continuo crecimiento, es más, en 2006 no pudimos disponer del espacio que en 2005 destinamos a MadriDC , todo debido a una exposición  que podrían perfectamente haber pospuesto dada la antelación con que tramité los permisos. La verdad, ójala ese fuera mi único problema, porque otro gran problema era el de la comunicación, y no me refiero al mero hecho de intercambiar información, sino a que con tantos nuevos grupos en la feria todo era un poco caótico, ya no les conocía a todos, y mi escasez de tiempo no me permitía tratar de tú a tú a cada uno de ellos, mención aparte tiene el que ya me hubiesen “clasificado” por las primeras impresiones que daba cuando seguramente alguno con buenas intenciones me daba la mano y yo no tenía ni tiempo de quedarme con su cara.

Esto me lastró muchísimo, a añadir las pocas ganas que ponían algunos en comunicarse conmigo, puesto que mi teléfono y correo electrónico siempre estuvo atendido, pero yo seguramente fruto de una mezcla de cansancio, quemazón y falta de tiempo me dedicaba a usar terminología directa, así que muchos expositores no hicieron de mi precisamente la persona a la que tener cariño, o mejor dicho, yo no me gané el cariño de los que venían a la feria por mis formas, que curiosamente la gente que me conoce bien, sabe que son las que son, y que no encierran “segundas” jamás. No soy de marear la perdiz, y en estos difíciles años tendría que haber aprendido a manejar mejor las relaciones con los expositores.

Imagen procedente de “elblogdemanu.com”

La MadriSX & Retro iba mejorando con ayuda de mucha gente, tal como Radastan y sus excelentes diseños, también el aspecto de contenidos fue creciendo con la aportación de RetroEuskal,  y contactos que a posteriori serían básicos vendrían de mano de Josetxu, un incansable que se dedicaba a invitar a diestro y siniestro a mucha gente para que vinieran y viesen ese “monstruito” que entre todos íbamos construyendo. Muchas cosas sin embargo las desconocía, como el trabajo de Josetxu, por eso en marzo de 2006 adelanté en una pequeña charla la idea que tenía de asociación ante apenas 15 personas, lo cual denotaba poco interes por la asociación  en una feria que nuevamente batía registro de asistentes, con 374 estimados.

En verano de 2006 y aún con muy poco apoyo, me lancé a redactar los estatutos de la futura asociación “MadriSX.org”, con un refrito de un museo de Almería, también  intercambiamos algunos correos con variadas personas y en septiembre de 2006 nacimos en sociedad…

El 30 de septiembre de 2006 comenzó todo, fecha que coincidía (ironías del destino) con el aniversario de la desaparecida MSX Power Replay. Con 13 “retromaniacos” las cartas quedaban echadas, y en esa foto (ahora histórica) quedaba sellada la suerte de una nueva asociación que nacía para organizar y hacer realidad una “MadriSX & Retro” mejor, aparte de poner los pilares de un nuevo movimiento hasta ahora no organizado bajo ninguna entidad. Aunque en la foto aparece la persona que en el futuro daría forma a la asociación “RetroAcción”.

Los problemas fueron enormes, porque sin haber echado a rodar y sin estar aún inscritos legalmente, empezó a haber problemas tan pronto como me puse en marcha para organizar “MadriSX & Retro 2007”, adapté la normativa a las sugerencias de varios socios y se mandó como borrador a los expositores de años anteriores, y acto seguido comenzaron las protestas porque no estaban de acuerdo en sus términos. Este hecho en si mismo no es grave, y no habria sido grave si luego no hubiese tenido que aguantar reproches y malas formas hasta la propia feria, pese a que rectifiqué de inmediato los puntos más polémicos.

A finales de enero de 2007 llegaron los Estatutos de “MadriSX.org” registrados y pude por fin convocar una asamblea de socios a la que asistimos 9, ya por entonces los roles de la asociación empezaban a quedar claros, y como en toda asociación estaban los que hablaban mucho sin hacer nada, los que hacían mucho hablando mucho, y los que hacían mucho sin decir nada. Esto era asumible y entendible, pero en “MadriSX & Retro 2007” sufrí mi calvario particular cuando dos socios comenzaron a “comerme el coco” con conspiraciones, guerras que no existían, problemas que no eran tales, etc. En la propia feria hubo roces por situaciones desagradables, y no creo que este “blog” sea el sitio para cruzar acusaciones de ninguna clase, ya digo que todo el ambiente se enrareció por causas que se escapaban por completo de mis competencias, y de alguna manera estaba comiéndome mi receta de “aperturismo” al tener en la asociación gente con visiones muy diferentes y poca cultura del entendimiento.

416866416_3b9624bd27

Imagen procedente de “elblogdemanu.com”

Por suerte la feria nos unía y nos hacía partícipes de una ilusión, pero los 434 visitantes de 2007 no mitigaron mi “quemazón” y la sensación que tenía de fracaso por no haber conseguido tener contentos a todos. En mi idílica versión de la vida siempre creo que todos tenemos “empatía” y que sabemos comprender a los demás, y sobre todo, disculparles. Pero tras esta feria no hacía más que leer críticas, ataques directos, insultos, desprecios, reproches, e incluso odio a mi figura porque según algunos mi intención sólo era la de “salir en el centro de la foto” sin aportar nada a la feria, y esto me dolió especialmente. No se si sería la envidia o que yo tenía en mis manos el futuro de algo grande, y otros querían este “caramelito” que yo había descubierto y puesto en marcha en 2004.

En mi calentón se me ocurrió escribir unas “memorables” palabras basadas en lo que había percibido durante la feria de 2007, y por primera vez falté el respeto a un grupo de personas en toda mi carrera pública:

“En el área más ultra venía XXX, y decimos bien, porque este año han venido con ganas de dar caña y han decidido intentar reventar la feria por viejas rencillas con el MSX (vease el pateamiento), generando mal ambiente, sin embargo los contenidos eran muy interesantes, entre otras cosas porque celebraban el 25 aniversario del famoso “gomas” y decidieron darle el honor de protagonizar su expositor.”

El artículo partió de un cobarde anonimato en el que intenté ampararme para así desahogarme de tantos sentimientos contradictorios que merodeaban en esos momentos mi existencia. Sin embargo me terminaron por delatar y no tardé en dar la cara y pedir disculpas.

Como es normal, esas palabras no les sentaron nada bien, tan “nada bien” como a mi me habían sentado los reproches y malas palabras de algunos usuarios de Spectrum en sus news, al fin y al cabo yo no les conocía personalmente, ni ellos a mi, pero en las “news” de Spectrum se venía atacando de continuo a la feria sin mediar razonamientos justificados, y ya estaba harto y cansado de que la misma “cantinela” se repitiese año tras año, no estaba dispuesto a tolerarlo y mi mayor error fue sin duda generalizar sobre un grupo concreto que utilicé de chivo expiatorio del colectivo Spectrum en general.

Aquello evidentemente me valió una enemistad que a día de hoy y pese a muchas disculpas, y peticiones de perdón, aún no ha cesado y sigue siendo causa de un desentendimiento que evidentemente a quien peor viene es a los colectivos que han decidido ausentarse de la feria, ausencia que a mi me duele especialmente. Tras este error hice año tras año intentos de arreglar la situación. Esta situación, por cierto,  se destapó poco después de RetroEuskal 2007, donde asistí a presentar la nueva asociación con Miguel Durán. La aparición en agosto de ese año del artículo que contenía mis “afamadas” palabras,  me hizo poner mi puesto de presidente a disposición de la Asamblea de socios.

Me ratificaron en el puesto por mayoría abrumadora, quizás por miedo a que esto se viniese abajo, quizás por amistad, pero al final seguí al pie del cañón organizando lo que ya era por encima de todo una pasión y un reto personal. Me prometí a mi mismo cambiar muchas cosas, tanto es así que en la misma asamblea de septiembre de 2007, donde puse mi cargo a disposición, se cambió la denominación de la asociación a la actual AUIC ó “Asociación de Usuarios de Informática Clásica”, e incluso voté positivamente al cambio de denominación de la feria, luchando denodadamente contra mis sentimientos de que mi “MadriSX” no desapareciese. Pero desapareció, y con ello afronté un profundo cambio en mi vida primero, y en la asociación, después…

Y es que la suerte estaba echada, porque yo creo de cobardes abandonar los proyectos a medio hacer, y siempre he resistido contra viento y marea que mi destino fuese abandonar algo en lo que creo, y yo creía en RetroMadrid, creía en mi gente, creía en vosotros, en los que año tras año veníais cada vez en mayor número, haciendo que esta ya realmente fuese una feria, o mejor dicho, una celebración, porque poco a poco  salíamos del “armario” y ya no éramos unos extraños personajes con aparatos obsoletos que se juntaban en pequeños grupos para, de una forma puramente endogámica, compartir experiencias.

Dije que no daría nombres concretos, y seguiré sin hacerlo, porque esta es mi “verdad”, y como toda “verdad”, podrá ser discutida, sin embargo yo creo que los hechos me han dado la razón y para ejemplificar os diré que aquellos que desde dentro intentaron tumbar a la AUIC no lo consiguieron, pero no lo consiguieron porque mis armas fueron el trabajo y la determinación. RetroMadrid 2008 será un año de cambio, en esa feria demostraré a mi equipo de gente que un trabajo de grupo da muy buenos resultados, de hecho será la primera feria organizada con el sistema que empleamos en la actualidad. A su vez surgirán cada vez más y más disputas internas generadas por dos socios, la asociación sucumbirá a estas disputas y me tocará poner orden hasta en la cocina, lo haré porque sin mi particular “batalla” no habría sido posible RetroMadrid 2010…