h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (6)

junio 12, 2010

En este bonito camino decía que no todo iban a ser aciertos y mejoras, y es verdad, porque es humano que muchas personas no sepamos aceptar que nos equivocamos, que no tenemos siempre la razón, que a lo mejor nuestra visión es equivocada. Yo mismo cometí errores de bulto en la gestión del club cuando puse en marcha un sistema de puntuación basado en la implicación de cada miembro, lo cual lógicamente no dio resultado positivo alguno, en especial porque ya diariamente tenemos bastante presión en nuestras vidas. Me costó encontrar salida a una crisis que atravesó nuestro particular mundillo del MSX, ya que a partir de 2000 empezó una senda de absoluta caida sin frenos en todo lo que merodeaba a esta afición, con proyectos cerrados, grupos con divisiones internas y desaparición de los que habíamos sido la primera quinta de la escena.

Precisamente en octubre de 1999 entraba a trabajar en la empresa en que me encuentro actualmente, eso, unido a la finalización de los estudios y ciertos acontecimientos, supusieron que la MadriSX y el club escorasen fuertemente, todo debido a que como ya adelanté, el español es fuertemente independiente y en general las agrupaciones no funcionan como equipos y son persona-dependientes.

2000 fue el año que marcó la senda del cambio cuando “accidente ” tras “accidente” veía como todo se desmoronaba, y me atribuyo parte de la culpabilidad por la falta de tacto que siempre tuve, ya que muchas veces no era consciente de que no todos son como yo, y que hay gente a la que ni de broma se la puede criticar, y no es de mucha justicia que esos que no aceptan críticas luego sean tus principales críticos, gente que luego con acidez tratan de hacerte daño por tu previa falta de tacto en las relaciones, aunque (como es mi caso) la falta de tacto no implique falta de educación. La falta de franqueza en las relaciones la sigo viviendo a día de hoy, y la vivimos todos a diario cuando en nuestros trabajos nos damos cuenta de que hay demasiada política en el mundo, sumada a una enorme falta de honestidad.

En MadriSX 2000 tuvimos un bajón enorme de visitantes debido a esa precrisis  que he comentado, a añadir mi falta de dedicación a la misma por motivos laborales/estudiantiles. Sin embargo me animé a viajar a Tilburg y con ello me enfrenté a la primera vez que alguien me engañaba y utilizaba. Era abril de 2000 y tal como era habitual preparé el viaje y a última hora se “engancharon” dos miembros del club adicionales. Uno de ellos ya sabía que tenía mesa expositora del club para sus productos, sin embargo él ya había urdido el plan de dar el finiquito allí mismo a sus relaciones conmigo.

Según llegamos a la feria me encontré con la desagradable sorpresa de que él a mis espaldas había solicitado una mesa en otra planta diferente y nos dejó absolutamente “tirados” a los otros dos que íbamos a ayudarle. Se equivocó cuando pensó que como conlusión a semejante “despecho” yo iba a entender que él no quería relacionarse conmigo, tanto es así que al día siguiente yo seguía tan contento, no dándome por enterado del mensaje, por la sencilla razón de que si alguien quiere cortar relaciones, que lo diga y sea franco.

Bueno, pues lo curioso es que todo siguió como si nada. Unos meses después comenté la “jugada” en una revista de MSX y no le sentó nada bien esa crítica pública, así que acto seguido decidió utilizar una lista de correo de MSX para romper sus relaciones de manera oficial y pública, sin mediar privadamente comentario alguno. Yo entiendo ahora con claridad lo ocurrido y me doy cuenta de mi error al no haber sacado las conclusiones a tiempo, pero sorprendentemente hubo una escisión unilateral seguida de insultos bastante dañinos a mi persona. Esto ocurría en noviembre, mi particular “Noviembre Negro”. Pero rebobinemos…

En verano de 2000 comenzaba una senda muy interesante tras Tilburg, y es que a nuevas distribuciones del club, se sumaba la venta de un montón de MSX-2 de Italia, muchas más apariciones en prensa, y finalmente el proyecto de museo de informática, todo porque una persona a través de “Museo8bits” había llegado a mi vida con el interés de crearlo. Poco menos que sentí un entusiasmo sin igual cuando me ofreció la posibilidad de trabajar en mi afición regentando un grupo de interés específico del MSX, naturalmente acepté y puse en marcha de inmediato una sección web.

Esto mejor ilustrado viene en este enlace

A todo esto llega una chica a mi vida en septiembre e inicio una relación con tremenda ilusión.

Bien, algunos se sorprenden de mis canas, pero cuando os cuente la precipitación de acontecimientos que tuvieron lugar entre noviembre de 2000 y marzo de 2001,  seguramente piensen que tengo más bien pocas.

Esa foto coincide en el tiempo con mis 21 años, estoy con el incombustible Gustavo, gran compañero y amigo. ¿Dónde estamos?, pues estamos en el SIMO a punto de iniciar la absoluta debacle vital que sufrí y conmigo sufrieron otros que habían llegado poco antes al club MSX Power Replay.

No sabía ante quienes me enfrentaba, y es que ahora con la perspectiva de 10 años veo todo muy claro, pero por entonces yo estaba enamorado de una chica, veía que iba a trabajar en mi afición y para redondear todo, el club que tanto amaba seguía viento en popa, y sin embargo ya había hecho nacer a mis primeros enemigos.

Dicen que los enemigos te hacen fuerte, pero cuando en noviembre de 2000 preparé con toda la ilusión del mundo una mesa expositora en el SIMO de ese año gracias al MEI (Museo Español de Informática), no pude menos que sentir rabia y cabreo cuando con todo el dinero invertido (cosa que ya me pasó en Tilburg) veía que no podía realizar las actividades previstas, y es que el responsable de eso, bajo mil excusas me vino a decir que no podía hacer nada y que diese media vuelta, y la verdad, tal como mis hormonas me indicaban, me dediqué a poner carteles y bolsas de MSX por toda la feria poniendo en algún aprieto a ese personaje del MEI.

Casi coincidiendo con esa fase de debilidad y justo cuando la chica de la que me había enamorado me decía que no, que no había interpretado bien la situación y que “sólo amigos”,  aparece el mensaje público en la lista de MSX de ese que me acompañó a Tilburg y que me dejó tirado con una mesa ya pagada, tal como antes adelanté. Otro enemigo ya declarado aprovechó para hacer sangre de mi situación y todavía recuerdo los momentos tan críticos que atravesé en una lista cuyo archivo todavía es consultable.

Pese a todo estuve en Barcelona, lo pasé en grande y aparté esa mala situación refugiándome en los grandes amigos que ya tenía, y es que por fortuna ellos son nuestro sostén, no los perdáis, son lo más grande que tenéis.

Bien, a pesar de lo del SIMO, el responsable del MEI logró convencerme de que no era su culpa y que estuviese tranquilo, que la MadriSX se iba a hacer, y que, como no iba a tener el local del museo a tiempo, pues él de su bolsillo iba a pagar por una sala de 400 m2 en un hotel de Madrid. Iluso de mi le creí, y cuando ya había hecho la mayor promoción hasta la fecha de la feria, anunciando a “bombo y platillo” la intercolaboración con el MEI, resulta que dos semanas antes me encuentro en el departamento comercial del hotel Husa Chamartín confirmando si hay local, porque ya empezaba a estar muy mosqueado por la falta de “feedback” por parte del responsable. Ya imagino que habréis deducido lo que ocurrió, y es que no sólo no había sala reservada, sino que el cabronazo que me tuvo engañado casi seis meses había insultado a las del departamento comercial tras una pre-reserva, ya que le estaban insistiendo en que tenía que señalizar el local.

Pocos meses antes había conseguido mi primera tarjeta de crédito, y lo diré alto y claro: ¡olé mis cojones!, que cogí la tarjeta y reservé un local más pequeño en el mismo hotel  tras conseguir un buen descuento, pero desgraciadamente tenía a tres personas deseando mi fracaso y anunciaron públicamente la cancelación de la feria, en primer lugar el desgraciado que me tuvo engañado con el tema del MEI, en segundo lugar el que fue mi primer enemigo declarado y en tercer lugar el que me dejó en la estacada en Tilburg, cada uno atacando desde su flanco.

Para que os hagáis una idea, entre ellos empezaron a realimentar un núcleo de mentiras y difamaciones que todavía guardo en mis archivos, y además de poner en duda la celebración de la feria, también atacaron a nivel laboral, a nivel personal y lo que es peor, consiguieron quitarme colegas y amigos como unos años después volviese a ocurrir. Por si fuera poco el de Tilburg convoca una contra-reunión una semana antes de la mía, e intenta por su cuenta montar otra asociación alternativa, y lo que es aún peor, algunas personas dieron credibilidad a su versión y asistieron, francamente, es increible lo que hace el interés en muchos.

Señores, yo no me rindo, y sino no estaría aquí contando esto. Yo puedo pecar de iluso, entusiasta, emocional y falta de tacto, pero soy hombre de palabra y mi palabra era que iba a haber reunión y la hubo, y que tomaría medidas y las tomé, porque eliminé bastantes actividades del club y derivé todo a un grupo de amigos, a ello sumé por sinergia a un grupo activo de coleccionistas y la “retroinformática” atravesó por primera vez las puertas de MadriSX.

Pese a mis gritos de ayuda, a la feria apenas asistieron 58 personas, me fallaron muchos que tenía por amigos y aprendí una lección vital bastante importante y que me ayudaría a montar y fructificar una asociación, y es a aprender a leer “señales” que te ayudan a desconfiar  y confiar, es particularmente importante en las relaciones laborales e institucionales, y sin esa lección vital no habría logrado cerrar con éxito una feria tan sumamente complicada como la del pasado marzo de 2010. Gracias a Matra y a Arroba conseguí recuperar el dinero que había arriesgado, y afortunadamente apenas hubo pérdidas, aunque me costó lo suyo recuperar lo invertido previamente.

Finalizaré diciendo que 2001 fue el germen de Retroeuskal cuando asistí con VAJ Club y otros amigos a la novena  Euskal Party en Vitoria, donde perpetrados de MSX nos empezamos a sinergiar con Spectrums y otros ordenadores de los maravillosos 80. Ahí estaba yo…

Mucho de lo sucedido en 2001, me fue enseñando lecciones que todavía hasta 2010 han seguido llegando en forma de golpes  y problemas a resolver, incluso cuando en abril de 2001 tuve que cortar totalmente con la chica esa que conocí en septiembre, porque había reaparecido en marzo justo cuando la feria para “apoyarse en mi”. Afortunadamente me he dado cuenta de que esos aparentes “golpes” muchas veces nos ayudan a entender y prepararnos para el futuro, y al final terminas agradeciendo esos momentos de sufrimiento, porque a la larga te hacen fuerte y capaz.

Pronto llegarán en el próximo artículo los años 2002 y 2003, cargados de estabilidad y recuperación de la MadriSX, pero que a su vez serán los hilos conductores del cambio que sufrí cuando renuncié a mi querido MSX para querer “algo más”…

Anuncios

One comment

  1. […] RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (6) […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: