Archive for 25 junio 2010

h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (8)

junio 25, 2010

2004 era el año “elegido” para el cambio,  y además el mejor ejemplo para demostrar la teoría de los puntos interconectados que Steve Jobs avanzó  en su memorable charla de Standford.

Para mi era un año importante, iba a cumplir 25 años y me daba cuenta de que en mi entorno las cosas se transformaban de forma irremediable, no ya sólo a nivel de MSX/retro, puesto que este año comencé a ser una persona “activista” y me lancé de forma decidida a atacar el problema de la especulación  inmobiliaria en la Plataforma por una Vivienda Digna, donde José Luis Carretero había de algún modo sintonizado conmigo dando con las claves del problema, claves que naturalmente no fueron tenidas en cuenta y que nos han conducido a la actual crisis.

Pero sin desviarnos en exceso, regreso a MadriSX y su apertura como feria:

A finales de  2003 conocí a Juanjo, una nueva figura que centralizaba la gestión de actividades culturales en Latina, y que fue muy importante mientras tuvo la responsabilidad de “puentear” la figura de director del centro cultural, ya os explicaré porqué. En 2004 MadriSX & Retro sin duda empezó a perfilar de algún modo su situación actual, y es que pese a sólo recibir 144 visitantes, la “previa” de la feria fue para nosotros sin duda espectacular, porque de repente muchos medios comenzaron a hacerse eco de este acontecimiento, y periódicos como “La Vanguardia” y grandes portales como Barrapunto, Computer Emuzone y Meristation contribuyeron a su crecimiento más a post feria, que a pre feria.

Otro hecho importante a resaltar fue la creación en 2003 de un grupo de “inversores” en MadriSX, personalmente no quería más sustos económicos como el de 2001 y varios miembros del club decidieron “arriesgar” un montante de entre 20 y 50 € a cambio de futuros beneficios si la feria era rentable, y efectivamente, fue muy rentable y la inversión inicial se multiplicó varias veces, de hecho las ganancias fueron reinvertidas en la futura AUIC.

Es cierto lo que comentaron los compañeros del sistema Spectrum en sus “news”, porque aquella feria de 2004 parecía un “erial”, era nuestro “erial”  particular y con el que habíamos estado felices muchísimos años, no queríamos crecer, y realmente los usuarios de MSX se ausentaron esta edición, salvo los muy habituales, pero por fortuna otra mucha gente  de Amstrad, Spectrum, y sistemas varios “cubrieron” esa triste baja y maquillaron de algún modo lo que podría haber sido un fracaso.

Y en medio de todo eso estaba yo, para bien y para mal, porque precisamente  en 2004 se gestaron muchas cosas que marcaron el futuro de esta feria. En primer lugar la feria para casi todos  fue un éxito, ya que cubría todo el espectro de sistemas que en los 80 marcaron el panorama informático a nivel comercial, con ciertas ausencias que por fortuna irían cubriéndose años después. En segundo lugar la feria tuvo un éxito mediático sin precedentes, de lo que deduje que esta feria tenía un potencial, ¿pero cuanto?, ni hoy 25 de junio de 2010 lo tengo claro. Y finalmente, los que estuvimos en esa primera “MadriSX & Retro” lo pasamos muy bien, pero hubo un problema…

No habíamos madurado aún como colectivo. Ese y no otro era el problema, porque nunca antes de haberme lanzado a esta aventura de organizar encuentros me había encontrado con un panorama tan desalentador. Los de MSX criticando la “apertura” de la feria y que los del “Spectrum” invadiesen su territorio. Los del Spectrum hicieron literalmente un “gueto” dedicado a su sistema y apenas salían de su espacio, los que se mezclaban lo pasaban sin duda mejor, pero muchos iban a ver a sus amigos y apenas curioseaban lo de los demás. A post feria esto se revelaba en ciertos comentarios que criticaban ya en su primera edición aspectos como el nombre de la feria, a añadir una falta de humildad tremenda de ciertas personas que literalmente decían que lo suyo era lo mejor y el resto “ni merecía la pena”. Yo recibí presiones por todos lados, tened en cuenta que en mi “escena” particular de MSX yo me desenvolvía muy bien, conocía a casi todos y no se cortaron muchos en decirme que vaya mierda eso de que entrasen los Spectrum. Yo era sin duda mucho más “radical” del MSX que todos ellos juntos cuando en 1998 defendía a capa y espada el MSX, pero en 6 años había cambiado mucho recorriendo mundo y conociendo a coleccionistas como Museo8bits ó Chuchex, ambos me abrieron los ojos y comprendí que los de MSX íbamos de sobrados por la vida, y que había muchos más sistemas igualmente atractivos, cada cual a su nivel.

http://www.webgrupos.es/thread-85-0-4904-57/retromadrid-2009.htm

Cuando digo que recibí presiones, es que realmente me estaban manipulando por todos lados, y cada cual “barría a su casa”, y sin embargo en ese tira y afloja tuve que pecar de “prepotente” antes que de maleable, para evitar que eso se convirtiese en una feria de unos pocos, luché denodadamente por evitarlo y obviamente me corrieron a gorrazos desde uno y otro lado. La corriente bipolar me afectó especialmente en 2005, pero no quiero adelantar acontecimientos.

Regreso a 2004, 11 de marzo, una fatalidad nos sorprende a primera hora de la mañana, 192 personas mueren en un cruel atentado múltiple contra la red de cercanías madrileña, entre los afectados la hermana de un visitante de la pasada MadriSX & Retro y la mujer de un amigo. El 14 de marzo de 2004 cumplía mis 25 años y esa tragedia me hizo sentir que el mundo se precipitaba al vacio, el 11-S, que de algún modo pudo marcar aquel noviembre negro que sufrí en 2001, ahora se transformaba en 11-M y nuevamente la negatividad se apoderaba del mundo a través de los televisores.

En verano de 2004 asistí a RetroEuskal, la recien nacida hermana de “RetroMadrid” por aquel entonces, que también era participativa y en la que fuimos desde Madrid unos cuantos a apoyar su nacimiento, fruto de ello se hizo la conferencia “¡VIVEN!, panorama actual de los 8 bits”.  La conferencia tuvo una asistencia más que digna y S.T.A.R. puso al público en vilo durante 40 minutos de agitación “obsoleta”, Josetxu e Iñaki también compartían mesa y me siento muy contento de haber estado allí presente viendo nacer tan loable iniciativa.

Poco después y en orden sucesivo asistí a Desenzano di Garda (Italia), invitado por Marco Casali, allí se celebraba otro encuentro de informática clásica como me dio por llamarla tras leer la definición del “vintage” que tanto se usaba en muchos artículos de Arroba. No dejaba de sorprenderme con tanta variedad de aparatos, y en mi cabeza empezó a gestarse el proyecto de intentar retomar el asunto del  museo español de informática que el “payaso” aquel que se cruzó en mi vida terminó por hundir.

Por si fuera poco, presenté una propuesta de ponencia en “Mundo Internet 2005” y en noviembre de 2004 me enteré de que la habían aceptado, así que con ayuda de Antonio “Grijan”, Nestor “konamiman” y Daniel Berdugo dimos forma a un artículo muy interesante relacionado con las telecomunicaciones en sistemas clásicos.

Y así las cosas llega 2005, con los deberes bien hechos se presentaba la edición más completa de cuantas celebramos. El salto cualitativo y cuantitativo fue brutal y me vi obligado a cerrar las actividades de “MSX Power Replay” cuando vi que ya no podía seguir prácticamente sólo organizando todo esto, ¿pero qué podía hacer para sacar adelante una feria en crecimiento y poder sobrellevar tantas actividades relacionadas con la informática clásica?… ¿Una asociación?. Mi madre me dijo que me lloverían “marrones” por todos lados y que luego nadie me lo agradecería, no se porqué no le hice caso 😉

Y así fue, porque empezaba a conocer muchos grupos fuera del ámbito de MSX,  y no me importa decirlo; había dejado al MSX de lado, en aquellos momentos seguía asistiendo a Barcelona viendo como reunión tras reunión la cosa flojeaba más y más, mientras en MadriSX veía con claridad que algo “nuevo” se  avecinaba a nuestro panorama particular.

307 visitantes, un nuevo área dedicada a Dreamcast de la mano de otro grupo al que acogimos con los brazos abiertos otorgándoles un espacio exclusivo, y encima celebrábamos 10 años de MadriSX, un broche de oro para tantos años de esfuerzo.

Creo importante copiar literalmente algo que escribí en 2005:

El pasado 5 de marzo de 2005 asistían a la feria MadriSX & Retro unos 307 visitantes y 21 expositores, dejando repleto todo el espacio disponible, (que este año habíamos ampliado) alcanzando el límite en el que ya no podemos plantearnos crecer de algún modo en la ubicación actual. Nunca está de más afirmar con rotundidad que el éxito de estas ferias solo puede atribuirse al visitante y expositor, cuando una feria genera movimiento e inercia, la organización se limita a poner un espacio y organizarlo, nada más, el resto depende de las ganas y ambición de los que conforman esta feria. Es por ello que agradecemos vuestras felicitaciones, pero os aseguramos que hemos sido casi los mismos organizadores durante todos estos años, fracasos y éxitos quizás ayuden a conseguir la fórmula idonea.”

Quizás esto por si mismo no signifique mucho, pero cuando decía estas palabras, lo hacía sabiendo la que se avecinaba, porque desde 2005 comencé a intentar crear el mismo “sentimiento” de grupo o sociedad que ya se había logrado crear en el sistema MSX, donde la gente se sentía integrada y salía de su círculo habitual. Madrid es por situación geográfica el lugar que logra esos milagros, y yo de algún modo era el que estaba “liderando” con una “miniferia” ese cambio.

En 2005 empecé a gestar la actual “Asociación de Usuarios de Informática Clásica” que creo por fin  va a empezar a rodar por si sola sin depender de mi. En 2005 vi muchas cosas claras, y el hecho de haber estado al pie del cañón tantos años me había dado una visión global de nuestra problemática, ello me animó a sentar las bases de una nueva feria abierta y participativa, así como una asociación con igual espíritu. En una sociedad como la española estos retos son muy difíciles por nuestro carácter individualista, donde la “asertividad” brilla por su ausencia y donde las iniciativas suelen ser muy “persona-dependientes”, si no hubiese logrado crear un EQUIPO de gente, la edición de 2010 no habría sido posible.

Mi “criatura” crecía, y 2006 fue el comienzo del “desastre”, un “desastre” que me haría sufrir y madurar mucho (si amigos, todavía más). Siento decir que estos años han sido muy difíciles y que sin RetroMadrid 2010 tendría que haber abandonado para siempre este ilusionante proyecto en el que me embarqué cuando ni tan siquiera sabía quién era yo, y qué hacía metido en este mundo. Ahora 15 años después me doy cuenta de que he sido un “catalizador” de ilusiones, en definitiva,  no he sido más que una miserable pieza de todo un engranaje que admiro profundamente, y sin gustarme la programación, sin ser buen diseñador, sin tener ni pajolera idea de música, sin ni tan siquiera ser un jugón, he logrado ver crecer año tras año una feria que me ha costado sudores mantenerla viva.

Pronto llegará la fase más complicada de “MadriSX & Retro”, donde los viejos componentes de MSX Power Replay terminaremos por desesperarnos al ver que no llegamos a abarcar el crecimiento de la feria, para colmo regresará la figura del director del centro cultural y en 2006 veremos como eso fue un “lastre” para las relaciones con algunas personas que nunca comprendieron que hacíamos esto para pasarlo bien, no para sufrir leyendo críticas ácidas con poca visión constructiva, yo para sobrellevar todo eso empecé a generar una “armadura” que me permitió empezar poco a poco separar lo que merece la pena de lo que no, y el resultado será muy claro, no os lo perdáis.

Anuncios
h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (7)

junio 19, 2010

2002 era junto a 1991 el segundo año capicua que me tocaba vivir, y muchos seguro que ni lo habréis valorado, pues yo si, lo vi como una señal de cambio.

Antes de comenzar ese año, había repetido, como era habitual, la visita a Barcelona, pero tal como me temía, también Barcelona se había visto afectada por muchos cambios internos en la estructura de la AAMSX, pese a que el Salón del MSX de Barcelona de 2000 se podía haber considerado todo un éxito. Esto demostraba una vez más que las personas y su cohesión como equipo son básicos.

En 2002 la verdad es que no tenía equipo ni nada, de hecho estaba más sólo que la una y sin rumbo que seguir, fue junto a 2001 el año en que vi que esto empezaba a dejar de tener sentido, pero de no haber sido por ese cambio estratégico que di a todas las actividades, centrándolos más en la afición y menos en lo “profesional”, quizás habría terminado la bonita historia de estas reuniones. Habíamos generado un grado de exigencia excesivo sobre nosotros mismos, porque muchos de los que terminaban por irse (Matra incluida) se iban machacados por una u otra razón, ya fueran divisiones internas, choques de ideas, falta de reconocimiento ó exceso de críticas a un trabajo, que casi siempre se realiza por y para aficionados.

En esas estaba, cuando me dio por intentar organizar la MadriSX 2002, esperando algo más de suerte tras lidiar con uno y mil problemas en 2001. Sin embargo la suerte no iba a mi favor, porque pese a que en 2000 habíamos regalado un cuadro a la directora en reconocimiento a los 5 años de MadriSX en el “Fernando de los Rios”, cuando a finales de 2001 fui a preparar el papeleo, me enfrenté al problema que desde 1998 se venía generando por un encontronazo entre la directora del centro y Manolo, el antaño ordenanza.

Dicen que no hay mal que por bien no venga, y cuando en enero me rechazaron la solicitud, la directora adujo que tenían una reunión de “encaje de bolillos”. ¡Si queridos lectores!, la señora directora decidió que era más importante que diez personas se reuniesen precisamente en el sábado de la MadriSX a hacer calceta (con perdón para los aficionados a tan afamada tradición). Así que me tocó hacer a mi encaje de bolillos y buscarme la vida en la propia Junta Municipal de Latina, donde fui sin ser consciente de que me iba a cruzar precisamente con… ¡Manolo!, allí estaba, trabajando como responsable de los ordenanzas a nivel de distrito, y encima tenía amistad con Arturo, el nuevo director de un centro cultural que antaño intenté utilizar sin éxito (el centro, claro) para la feria, se trataba del que para muchos ya es un lugar mítico: “El Greco”, abierto a finales de los 90 y con unas instalaciones mucho mejores.

Cuando fuimos a reunirnos con Arturo todo fueron “sies”, y a base de afirmaciones cerramos el acuerdo organizativo, y para redondear en mi empresa tenían decenas de materiales invendibles. Llegué al acuerdo de vender a margen cero toda esa mercadería para cubrir costes y generar algo de beneficios, y tomé una decisión que sin duda fue la mejor que pude haber tomado en muchos años, y es que por fin MadriSX fue completamente gratuita.

Y asi las cosas, el 9 de marzo de 2002 abrimos las puertas a la más exitosa MadriSX de todos los tiempos, con 116 visitantes y una espectacular sonorización que nos permitía disfrutar en pantalla gigante de vídeos, demos y música, todo ello costeado por la propia Junta de Latina.

También y tras la mala suerte de no haber conocido en persona a Kazuhiko Nishi (el “padre” del MSX) en Tilburg 2001 (donde por falta de pasta tuve que cancelar el viaje), en 2002 si que viajé, y además pude ver a Takamichi Suzukawa, ¡cuantas ganas tenía de verle!

Otro acontecimiento que me asombró fue que la persona esa que me dejó tirada en Tilburg 2000, dedicada a la producción de hardware, al final terminase por escucharme, y sobre todo, por escucharnos, ya que por fin atendió las críticas y este año empezó a producir material que demandaban los usuarios. Me alegré bastante por él, y por otro lado me apenó, porque le admiraba profundamente y sabía que era un genio con el que había perdido la amistad para siempre.

Este mismo año 2002 entraba en mi vida otra persona importante, ya que en una KDD internacional de mecaneros en Madrid conocí a mi gran amigo Antonio/Grijan, una de esas personas en las que me he apoyado para muchas cosas, especialmente a la hora de escuchar sus sabios consejos que conformaron la entrada de la “retroinformática” en 2004 a la nueva “MadriSX & Retro”.

2003 no tardó mucho en seguir por el mismo camino, y es que estos años fueron muy prolíficos en lo que se refiere a relaciones interpersonales, ya que toda esa gente que anteriormente había conocido ya fuera mediante los “bits” de un correo electrónico, o la presencia física en alguna feria/reunión, iban a pululando en mi universo particular, es el caso de Marco Casali, con el que compartí incluso unas vacaciones.

Y así cumplimos 9 años (foto de la paella), nueve, dedicados al MSX, un grupo de gente que no habíamos fallado y que todavía a día de hoy seguimos viéndonos, y celebro ser el nexo de todos ellos, siempre fue mi intención crear sociedad, amistades y agrupaciones, aunque sólo fuera por el hecho de unirlos en torno a algo.

Es importante indicar que en MadriSX 2002 se produjo un lamentable acontecimiento que increiblemente aceleró y mucho el proceso de transformación de MadriSX en la nueva “MadriSX & Retro”, y es que varios usuarios de MSX patearon un Spectrum (fabricado por Amstrad). Esto es un poco difícil de explicar a una persona que venga a este blog curioseando y no sepa de qué va la historia , pero para que os hagáis una idea: en los años mozos de todos nosotros, nos aferrábamos a nuestros sistemas como si fueran “oro”, yo mismo consideré al Spectrum como una especie de “anticristo” que nos obligaba a tragar bodrios que intentaban hacer pasar por videojuegos las casas comerciales, y es que en España la producción de videojuegos fue orientada para Spectrum mayormente, y sistemas como el MSX no eran para nada aprovechados salvo honrosas excepciones como el maravilloso “Temptations” de Topo o el “Goody” de Opera Soft.

Yo maduré antes que mis colegas de afición, de hecho lo más duro que tuve que soportar fue ver como en los primeros años de transformación la gente recelaba muchísimo de la entrada de otros sistemas a una feria exclusiva de MSX, y los que venían tampoco lo hacían precisamente con ganas de unirse, tanto es así que ya contaré como algunos hicieron de la MadriSX una especie de “gueto” particular.

Mi ánimo es narrar las cosas como ocurrieron, sin más, y a partir de ahora la historia hasta 2009 va a ser algo más peliaguda y probablemente polémica. Quizás sea pronto para sacar ciertos temas, pero lo haré sin nombrar a nadie o nada en particular, los que conocen la historia sabrán perfectamente a quién o quienes me refiero, y los que no, pues simple y llanamente comprenderán que todos esos acontecimientos sirvieron para que mi sueño se hiciese realidad, porque a veces en la vida hay que tomar decisiones, difíciles y duras, pero cuando se toman, siempre detrás viene algo mejor, y para mi algo fundamental ha sido y será el respeto y el no faltar a la palabra.

Este año 2003 también era un año de cambio para el aspecto mediático, poco a poco veíamos como revistas generales como “20 Minutos” empezaban aunque fuera sólo en su edición digital, a cubrir nuestra feria. Se estaba gestando algo, y lo mejor es que cuando se gesta algo y ya estás ahí, vas a salir beneficiado si sabes adaptarte a la demanda de los tiempos.

En 2003 nacieron revistas exclusivas para lo “retro”, S.T.A.R. estuvo detrás de ello, y yo seguí de paseo por mil sitios, como la BCN party, que combinaron con la reunión de MSX, la peor sin duda a la que asistí jamás.

Centrándome en la MadriSX 2003, sólo queda por comentar que para mi personalmente fue un éxito, incluso vinieron del “MSX Resource Center”, que para haceros una idea es el mayor portal del MSX mundial. Tuvimos que cobrar una pequeña entrada porque no pudieron costearnos la sonorización, pero pese a eso, y pese al “pateo” del Spectrum en 2002, vinieron casi 100 personas y lo pasamos genial, habíamos ya por fin generado un espíritu que conservaríamos edición tras edición contra viento y marea.

Eran años de cambio, años de maduración de un fenómeno nuevo, no sabíamos qué se estaba acercando, pero poco a poco veíamos que desde el MSX habíamos gestado un nuevo fenómeno, y para fortuna de todos, otros usuarios de muchos sistemas empezaban a desempolvar sus aparatos, empezaban a recuperar el ensamblador, a activar los bits de sus aparatos, ajustaban los azimuts, todo estaba listo para el cambio…

h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (6)

junio 12, 2010

En este bonito camino decía que no todo iban a ser aciertos y mejoras, y es verdad, porque es humano que muchas personas no sepamos aceptar que nos equivocamos, que no tenemos siempre la razón, que a lo mejor nuestra visión es equivocada. Yo mismo cometí errores de bulto en la gestión del club cuando puse en marcha un sistema de puntuación basado en la implicación de cada miembro, lo cual lógicamente no dio resultado positivo alguno, en especial porque ya diariamente tenemos bastante presión en nuestras vidas. Me costó encontrar salida a una crisis que atravesó nuestro particular mundillo del MSX, ya que a partir de 2000 empezó una senda de absoluta caida sin frenos en todo lo que merodeaba a esta afición, con proyectos cerrados, grupos con divisiones internas y desaparición de los que habíamos sido la primera quinta de la escena.

Precisamente en octubre de 1999 entraba a trabajar en la empresa en que me encuentro actualmente, eso, unido a la finalización de los estudios y ciertos acontecimientos, supusieron que la MadriSX y el club escorasen fuertemente, todo debido a que como ya adelanté, el español es fuertemente independiente y en general las agrupaciones no funcionan como equipos y son persona-dependientes.

2000 fue el año que marcó la senda del cambio cuando “accidente ” tras “accidente” veía como todo se desmoronaba, y me atribuyo parte de la culpabilidad por la falta de tacto que siempre tuve, ya que muchas veces no era consciente de que no todos son como yo, y que hay gente a la que ni de broma se la puede criticar, y no es de mucha justicia que esos que no aceptan críticas luego sean tus principales críticos, gente que luego con acidez tratan de hacerte daño por tu previa falta de tacto en las relaciones, aunque (como es mi caso) la falta de tacto no implique falta de educación. La falta de franqueza en las relaciones la sigo viviendo a día de hoy, y la vivimos todos a diario cuando en nuestros trabajos nos damos cuenta de que hay demasiada política en el mundo, sumada a una enorme falta de honestidad.

En MadriSX 2000 tuvimos un bajón enorme de visitantes debido a esa precrisis  que he comentado, a añadir mi falta de dedicación a la misma por motivos laborales/estudiantiles. Sin embargo me animé a viajar a Tilburg y con ello me enfrenté a la primera vez que alguien me engañaba y utilizaba. Era abril de 2000 y tal como era habitual preparé el viaje y a última hora se “engancharon” dos miembros del club adicionales. Uno de ellos ya sabía que tenía mesa expositora del club para sus productos, sin embargo él ya había urdido el plan de dar el finiquito allí mismo a sus relaciones conmigo.

Según llegamos a la feria me encontré con la desagradable sorpresa de que él a mis espaldas había solicitado una mesa en otra planta diferente y nos dejó absolutamente “tirados” a los otros dos que íbamos a ayudarle. Se equivocó cuando pensó que como conlusión a semejante “despecho” yo iba a entender que él no quería relacionarse conmigo, tanto es así que al día siguiente yo seguía tan contento, no dándome por enterado del mensaje, por la sencilla razón de que si alguien quiere cortar relaciones, que lo diga y sea franco.

Bueno, pues lo curioso es que todo siguió como si nada. Unos meses después comenté la “jugada” en una revista de MSX y no le sentó nada bien esa crítica pública, así que acto seguido decidió utilizar una lista de correo de MSX para romper sus relaciones de manera oficial y pública, sin mediar privadamente comentario alguno. Yo entiendo ahora con claridad lo ocurrido y me doy cuenta de mi error al no haber sacado las conclusiones a tiempo, pero sorprendentemente hubo una escisión unilateral seguida de insultos bastante dañinos a mi persona. Esto ocurría en noviembre, mi particular “Noviembre Negro”. Pero rebobinemos…

En verano de 2000 comenzaba una senda muy interesante tras Tilburg, y es que a nuevas distribuciones del club, se sumaba la venta de un montón de MSX-2 de Italia, muchas más apariciones en prensa, y finalmente el proyecto de museo de informática, todo porque una persona a través de “Museo8bits” había llegado a mi vida con el interés de crearlo. Poco menos que sentí un entusiasmo sin igual cuando me ofreció la posibilidad de trabajar en mi afición regentando un grupo de interés específico del MSX, naturalmente acepté y puse en marcha de inmediato una sección web.

Esto mejor ilustrado viene en este enlace

A todo esto llega una chica a mi vida en septiembre e inicio una relación con tremenda ilusión.

Bien, algunos se sorprenden de mis canas, pero cuando os cuente la precipitación de acontecimientos que tuvieron lugar entre noviembre de 2000 y marzo de 2001,  seguramente piensen que tengo más bien pocas.

Esa foto coincide en el tiempo con mis 21 años, estoy con el incombustible Gustavo, gran compañero y amigo. ¿Dónde estamos?, pues estamos en el SIMO a punto de iniciar la absoluta debacle vital que sufrí y conmigo sufrieron otros que habían llegado poco antes al club MSX Power Replay.

No sabía ante quienes me enfrentaba, y es que ahora con la perspectiva de 10 años veo todo muy claro, pero por entonces yo estaba enamorado de una chica, veía que iba a trabajar en mi afición y para redondear todo, el club que tanto amaba seguía viento en popa, y sin embargo ya había hecho nacer a mis primeros enemigos.

Dicen que los enemigos te hacen fuerte, pero cuando en noviembre de 2000 preparé con toda la ilusión del mundo una mesa expositora en el SIMO de ese año gracias al MEI (Museo Español de Informática), no pude menos que sentir rabia y cabreo cuando con todo el dinero invertido (cosa que ya me pasó en Tilburg) veía que no podía realizar las actividades previstas, y es que el responsable de eso, bajo mil excusas me vino a decir que no podía hacer nada y que diese media vuelta, y la verdad, tal como mis hormonas me indicaban, me dediqué a poner carteles y bolsas de MSX por toda la feria poniendo en algún aprieto a ese personaje del MEI.

Casi coincidiendo con esa fase de debilidad y justo cuando la chica de la que me había enamorado me decía que no, que no había interpretado bien la situación y que “sólo amigos”,  aparece el mensaje público en la lista de MSX de ese que me acompañó a Tilburg y que me dejó tirado con una mesa ya pagada, tal como antes adelanté. Otro enemigo ya declarado aprovechó para hacer sangre de mi situación y todavía recuerdo los momentos tan críticos que atravesé en una lista cuyo archivo todavía es consultable.

Pese a todo estuve en Barcelona, lo pasé en grande y aparté esa mala situación refugiándome en los grandes amigos que ya tenía, y es que por fortuna ellos son nuestro sostén, no los perdáis, son lo más grande que tenéis.

Bien, a pesar de lo del SIMO, el responsable del MEI logró convencerme de que no era su culpa y que estuviese tranquilo, que la MadriSX se iba a hacer, y que, como no iba a tener el local del museo a tiempo, pues él de su bolsillo iba a pagar por una sala de 400 m2 en un hotel de Madrid. Iluso de mi le creí, y cuando ya había hecho la mayor promoción hasta la fecha de la feria, anunciando a “bombo y platillo” la intercolaboración con el MEI, resulta que dos semanas antes me encuentro en el departamento comercial del hotel Husa Chamartín confirmando si hay local, porque ya empezaba a estar muy mosqueado por la falta de “feedback” por parte del responsable. Ya imagino que habréis deducido lo que ocurrió, y es que no sólo no había sala reservada, sino que el cabronazo que me tuvo engañado casi seis meses había insultado a las del departamento comercial tras una pre-reserva, ya que le estaban insistiendo en que tenía que señalizar el local.

Pocos meses antes había conseguido mi primera tarjeta de crédito, y lo diré alto y claro: ¡olé mis cojones!, que cogí la tarjeta y reservé un local más pequeño en el mismo hotel  tras conseguir un buen descuento, pero desgraciadamente tenía a tres personas deseando mi fracaso y anunciaron públicamente la cancelación de la feria, en primer lugar el desgraciado que me tuvo engañado con el tema del MEI, en segundo lugar el que fue mi primer enemigo declarado y en tercer lugar el que me dejó en la estacada en Tilburg, cada uno atacando desde su flanco.

Para que os hagáis una idea, entre ellos empezaron a realimentar un núcleo de mentiras y difamaciones que todavía guardo en mis archivos, y además de poner en duda la celebración de la feria, también atacaron a nivel laboral, a nivel personal y lo que es peor, consiguieron quitarme colegas y amigos como unos años después volviese a ocurrir. Por si fuera poco el de Tilburg convoca una contra-reunión una semana antes de la mía, e intenta por su cuenta montar otra asociación alternativa, y lo que es aún peor, algunas personas dieron credibilidad a su versión y asistieron, francamente, es increible lo que hace el interés en muchos.

Señores, yo no me rindo, y sino no estaría aquí contando esto. Yo puedo pecar de iluso, entusiasta, emocional y falta de tacto, pero soy hombre de palabra y mi palabra era que iba a haber reunión y la hubo, y que tomaría medidas y las tomé, porque eliminé bastantes actividades del club y derivé todo a un grupo de amigos, a ello sumé por sinergia a un grupo activo de coleccionistas y la “retroinformática” atravesó por primera vez las puertas de MadriSX.

Pese a mis gritos de ayuda, a la feria apenas asistieron 58 personas, me fallaron muchos que tenía por amigos y aprendí una lección vital bastante importante y que me ayudaría a montar y fructificar una asociación, y es a aprender a leer “señales” que te ayudan a desconfiar  y confiar, es particularmente importante en las relaciones laborales e institucionales, y sin esa lección vital no habría logrado cerrar con éxito una feria tan sumamente complicada como la del pasado marzo de 2010. Gracias a Matra y a Arroba conseguí recuperar el dinero que había arriesgado, y afortunadamente apenas hubo pérdidas, aunque me costó lo suyo recuperar lo invertido previamente.

Finalizaré diciendo que 2001 fue el germen de Retroeuskal cuando asistí con VAJ Club y otros amigos a la novena  Euskal Party en Vitoria, donde perpetrados de MSX nos empezamos a sinergiar con Spectrums y otros ordenadores de los maravillosos 80. Ahí estaba yo…

Mucho de lo sucedido en 2001, me fue enseñando lecciones que todavía hasta 2010 han seguido llegando en forma de golpes  y problemas a resolver, incluso cuando en abril de 2001 tuve que cortar totalmente con la chica esa que conocí en septiembre, porque había reaparecido en marzo justo cuando la feria para “apoyarse en mi”. Afortunadamente me he dado cuenta de que esos aparentes “golpes” muchas veces nos ayudan a entender y prepararnos para el futuro, y al final terminas agradeciendo esos momentos de sufrimiento, porque a la larga te hacen fuerte y capaz.

Pronto llegarán en el próximo artículo los años 2002 y 2003, cargados de estabilidad y recuperación de la MadriSX, pero que a su vez serán los hilos conductores del cambio que sufrí cuando renuncié a mi querido MSX para querer “algo más”…

h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (5)

junio 4, 2010

En los albores del siglo XX el MSX renacía gracias a que comenzó a gestarse el “MSX Revival”, un proyecto japonés que consistía en integrar el MSX en un procesador VHDL, dicho proyecto estaba firmado por el propio Kazuhiko Nishi y quería que el MSX fuera un sistema emulado vía hardware.

onechipmsx

Que os voy a contar, a mi precisamente no me hacía mucha gracia eso de convertir a nuestro querido sistema en una especie de emulador con caja, y así lo transmití a mis amigos y conocidos, de hecho al final se reveló que el “One Chip MSX” del “MSX Revival” no era más que una forma de hacer “caja” con nuestras ilusiones.

Y en ese marco de la gestación del  “MSX Revival” se celebraba la primera feria del MSX madrileña que contó con asistencia de más de 100 visitantes, por primera vez en toda su pequeña historia, costó, pero al final los 114 visitantes certificaron que nosotros también podíamos, y no sólo eso, nos acompañaron visitantes del extranjero, certificando que MadriSX ya era algo más que una reunión local.

En marzo de 1999 ocurrió también algo que nos sorprendió: se nos quedó pequeña la sala de reuniones que habíamos venido utilizando en ocasiones anteriores, pero poco a poco se iba torciendo el interés del centro cultural por nuestra actividad, especialmente por lo acontecido el año anterior cuando sin permiso expreso de la dirección, nuestro amigo Manolo nos ubicó en un espacio mucho mejor.

Nuestro club mientras tanto había hecho sus deberes a finales del año anterior, por ejemplo: LP había terminado de hacer realidad un proyecto basado en Z380 para MSX, entramos en contacto directo y personal con usuarios de Argentina, Perú, Chile… los compañeros de 2ndF asistieron a Zandvoort, yo cubrí en Planeta C: una entrevista dedicada al estado del MSX, vendimos hasta 150 MSX-2, etc.

Esto quedó reflejado claramente en marzo de 1999 cuando la feria tuvo tantos visitantes, y no sólo eso, innovamos y por sugerencia de Hnostar tuvimos un “catering” costeado por los expositores, además de sorteos y actividades nuevas para lo que ya era una cita obligada de todo obsoleto. Tanto es así que en  esta feria me consta que pasaron por primera vez usuarios de otras plataformas como Commodore o Spectrum para ojear y ver con envidia que nosotros estábamos en primera línea, innovando con nuestros MSX, mientras que en otras “escenas” como la del Amiga, el PC iba haciendo estragos poco a poco.

Tras esta feria asistí en un plazo muy breve a Barcelona y sufrí por primera vez un robo, pero por fortuna el “simpático” que robó varias cosillas debió arrepentirse, porque me conocía y devolvió íntegramente lo robado, remitiéndome un paquete anónimo al buzón de mi casa. Fijo que fue alguien cercano, porque por entonces ya era un personaje controvertido en esta escena debido a mi continua mediación entre usuarios para tratar de dar una salida constructiva a tantos y tantos roces que se producen entre grupos de diferentes ideas.

Este año precisamente entré en contacto con Matra, que nos ofreció la posibilidad de distribuir sus productos, y es que MSX Power Replay siempre respondía con seriedad a los compradores más exigentes.

1999 era para mi el año de las ilusiones: Matra, el proyecto Phoenix para mantener la estandarización y la visita de NBNO fueron los detonantes del éxito de la MadriSX 1999 “Especial Aniversario” que se celebró en octubre cuando nuestro club cumplía 5 años. Sin grandes esfuerzos conseguí sacar adelante una reunión que disfruté enormemente.

Acababa de cumplir 20 años y no era muy normal con estas edades (tampoco lo era a los 15) estar importando productos, viajando a muchos países, conociendo a gente de todos los idiomas y organizando encuentros a los que asistían usuarios de todos lados, como en esta ocasión el grupo Matra, de Tarragona, que asistió al completo con su estética rompedora y la polémica que les acompañaba. Su gran atrevimiento fue afirmar que “Konami era pésima programando” en un entorno de jovenzuelos enamorados de la estética del videojuego de Konami. También vino NBNO,  representado por sus autores: Raymond & Mari. Con los que lo pasamos en grande, porque como era habitual la MadriSX no se limitaba a un recinto cerrado, la MadriSX en su origen era un encuentro de amigos que salíamos a darnos un paseo por la ciudad, compartir momentos y generar amistades.

En octubre de 1999 recuerdo que hice un “alegato” al sentimiento “MSXero”, tenía más vivo que nunca el sentimiento de que éramos gente muy especial, incomprendida por otro lado dadas las grandes capacidades de los que en su momento utilizamos el MSX como plataforma de expansión de nuestras habilidades, y si, digo bien: “habilidades”, el MSX como buen sistema japones estaba extrañamente organizado, bien o mal, pero muy organizado, con paginación, indexación, registros, no en vano habían elegido al procesador Z80 como motor, y eso se reflejaba en una arquitectura muy atípica y asequible, que permitía a un usuario de MSX hacer lo mismo con la mitad de esfuerzo, pero si te esforzabas, el sistema te daba posibilidades que iban mucho más alla del BASIC.

1999 terminó con mi visita a Barcelona, nuevamente acompañado de grandes amigos que aún siguen conmigo, 11 años después. Pero 2000 se acercaba, el éxito hace nacer las envidias, rencores y la “mala baba” que muchos seres humanos no saben controlar, no todo iba a ser un camino de rosas en este camino a mi sueño, un sueño personal que siempre ha estado acompañado de grandes personas, por eso 2000 será determinante como año que tuerce poco a poco las cosas hacia la futura RetroMadrid, golpe tras golpe, problema tras problema mis canas irán creciendo de forma notable, y sufriré lo indecible para unificar a toda una escena “obsoleta” para la que ningún sociólogo habría sido capaz de establecer una forma de “unidad”.