h1

RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (2)

mayo 14, 2010

Hoy, 15 años después de la celebración de la primera MadriSX, considero que es la fecha ideal para continuar con la que va a ser una larga serie de artículos muy personales sobre esta mítica reunión de usuarios, que poco a poco terminó por convertirse en lo que hoy es RetroMadrid.

http://replay.madrisx.org/historia.htm

La reunión de usuarios de MSX de Madrid siempre fue orientada a  recibir usuarios de toda España, y damos fe que en el primer encuentro cumplimos, ya que vinieron desde el Pais Vasco hasta Andalucia, desde Segovia hasta Barcelona, en definitiva, pese a que asistieron tan sólo 26 visitantes y perdimos dinero organizándola, los objetivos iniciales estaban cumplidos, no en cantidad sino en calidad.

Eso y no otro motivo fueron los que me impulsaron a continuar en la brecha, puesto que como buen adolescente me había hecho demasiadas ilusiones y de ello dan fe las 90 sillas que habíamos situado ordenadamente, de las cuales tan sólo se ocuparon la dos primeras filas. Otro problema surgido en el primer encuentro era el de la hora de comer, ya que teníamos que echar el cierre del local para pasadas casi dos horas regresar a dar caña con nuestros MSX, y otro asunto criticable era sin duda que para un novato no era demasiado entretenido tragar horas y horas secuenciales de charlas de variados grupos presentando una tras otra las novedades, al final aquello parecía más una conferencia aburrida que un encuentro de usuarios activo.

Apuntamos los errores y mi bolsillo sufrió con las 2.000 pelas que me tocó acoquinar, al resto de usuarios se les cobraba una entrada de 500 pesetas si no recuerdo mal.

La primera reunión tuvo bastantes anécdotas, alguna relacionada con una revista porno de carácter “gay” y la pregunta que lanzó al aire un compañero:  “¿De quién es esta mariconada?”,  supongo que pensaba equivocadamente que su propietario no andaba por ahí, pero si, estaba y contestó en un tono muy plano:  “es mía, ¿pasa algo?”… 😀

Yo de aquel primer encuentro me quedo con mis amigos del Pais Vasco presentando el primer “diskmagazine” en el que me mandaban saludos, ya que antaño en las demos era habitual saludar a los “sceners”, y yo gracias a eso empecé a serlo por aquel entonces. También destaco naturalmente el MSX Turbo-R, que pocas horas antes de la reunión había podido tocar y disfrutar por primera vez. No olvidemos otro hecho reseñable, y es que la primera reunión tuvo novedades que ya quisieran para si otras reuniones más asentadas y grandes, de hecho presentamos la Moonsound por primera vez (tarjeta de sonido basada en el Yamaha OPL4) y variadas demos de videojuegos, como el futuro Sonyc de Pazos.

La verdad es que la reunión vino acompañada de muchas incidencias técnicas, como cables que no conectaban, herzios asíncronos, televisiones que no tenían color, etc.  Pero lo pasamos de miedo, oigan.

En verano un acontecimiento cambió mi vida para siempre, y es que aún me sorprendía la pasada semana recorriendo la senda de túneles de la AP-1 camino de Vitoria, de lo que fueron capaces de hacer por mi unos amigos a los que le debo muchísimo… Os pongo en antecedentes: como ya dije en la anterior parte, Iván y yo intercambiábamos un montón de cintas y cartas con la familia Velasco (los que luego harían el club VAJ), ellos y no otros fueron la razón de que yo en su momento hubiese tenido muchísimas ganas de buscar gente hasta debajo de las piedras para decirles: “¡¡ei, el MSX sigue vivo!!”. Poco a poco Iván dejó de animarse a enviar paquetes, pero yo cada mes o menos seguía preparando la cinta con grabaciones de viva voz y cartas, cartas y más cartas, las cuales, por cierto, sigo conservando con mucho cariño. Pues bien, no se que me atraía del Pais Vasco, pero deseaba ir, y no se cómo, ni cuando, ni por qué, pero extrañamente al final terminé viajando al País Vasco en julio de 1995.

Esto no debiera ser muy llamativo, pero veamos: yo era menor de edad, mi familia no conocía casi nada a esta gente de Baracaldo, y aunque yo tenía fe ciega en ellos, lo cierto es que en la situación que vivíamos, ¿quién demonios  iba a dejar marchar a un crío con unos desconocidos?… Pensándolo con detenimiento no logro entender cómo ocurrió, pero ocurrió… Mi amiga Verónica (hija de Valeriano Velasco, con creo 13 años por entonces) fue la artífice del viaje, porque un día en su casa pensó en alto: “¿por qué no vamos a Madrid y recogemos a Rafa?”, y lo que comenzó siendo una idea alocada, se fue convirtiendo en realidad, porque mi madre me había denegado la posibilidad de ir solo hasta Baracaldo, y debieron ver esa posibilidad como la única factible.

El día que me llegó el paquete desde el Pais Vasco con la carta de Verónica que anunciaba la buena nueva,  había coincidido casi con la llamada que Valeriano hizo a mi casa, y con muchísima reticencia mi madre fue aceptando que mi destino era viajar.  ¡Una familia estaba dispuesta a viajar 400 Km para recogerme en Madrid!. Y amen, la familia Velasco en un Ford Escort rojo con Valeriano de conductor terminó llegando a Madrid a mediados de julio de 1995, venían además con Verónica.

No os podéis imaginar lo ilusionado que estaba con ese viaje, era para que lo entendáis como romper por primera vez con mi aislamiento, en realidad ¡me estaba independizando!, y en los ojos de mi madre había preocupación, que apenas pudo ser calmada con la presencia de los tres miembros de mi nueva familia adoptiva en mi casa de toda la vida.

Partimos rumbo a Bilbao, y hora tras hora, kilómetro tras kilómetro, iba viendo como el secarral castellano tornaba en un verde indescriptible tras cruzar el Túnel de Pancorbo. Aquel viaje me marcó mucho, recuerdo con nitidez la entrada a la cochera, el ambiente gris casi lluvioso, la gente paseando con otros andares, los 24º y la humedad del Cantábrico,  y no sólo eso, lo más precioso vino poco después cuando viajamos al “caserio” cercano a Somorrostro, donde la familia Velasco tenía una casita en plena montaña.

Esos días fueron maravillosos y los pasé descubriendo muchas cosas, tantas que podría dedicar un blog entero a la madurez y determinación que me dieron esos 15 días en los que cultivé una amistad que durará para siempre.

¿Por qué me marcaron tanto esos días en lo referente al MSX?, pues puede decirse que compartí experiencias en primera persona, nacieron amistades, descubrí nueva gente, una nueva cultura, y una grandeza de espíritu que te sorprende mucho cuando como madrileño siempre has estado pensando mal de ese lugar cuya desgracia ha sido la de tener un grupo mafioso que dice defender a su patria en una guerra que no existe. Yo sin embargo vi el Pais Vasco con los ojos de la curiosidad, no del prejuicio, escuché, senti, viví y observé, y todo era tan bueno que quedé prendado para siempre de ese ambiente que sólo el Pais Vasco puede transmitirte con sus costas intrincadas, con sus suaves montañas, con su música… Todo aquello inundó mi espíritu de ganas de viajar y de aprender.

Y así, tras tantas vivencias,  el pequeño adolescente de 16 años llamado Rafa Corrales se lanzó a organizar un nuevo encuentro en febrero de 1996,  precisamente el año en que el Atleti de Madrid hizo su doblete, mirad que ha llovido desde entonces 🙂

Debería decir que 1996 fue maravilloso, y en cierto modo resultó un año de crecimiento a todos los niveles, tanto como agrupación, como reunión, pero la de 1996 tampoco resultó para echar cohetes, aunque por fortuna ya se acercó más a lo que yo esperaba, con 67 visitantes y una distribución que sustituyó a la aburrida de 1995, debido a que recogimos la estela  de Tilburg (la que en su día era la feria más grande de MSX, en Holanda) y Barcelona, haciendo un combo entre demostraciones y mesas de libre visita, con lo que la reunión pasaba a ser una “feria”. Pero si algo me gustó de la segunda MadriSX, es que estuvo plagada de novedades una vez más, y encima contó con muchísimos más visitantes de fuera, de hecho desembarcaron casi todas las agrupaciones de España.

A esto sin duda contribuyó que en 1995 se comenzara a lograr hacer mediático el MSX, tuvo que conseguirse a base de paciencia sin límites y mucho empeño, fruto de ello el MSX fue cubierto en un especial de 5 10 páginas en la extinta revista “ULTIMA” que se dedicaba a consolas de 32 y 64 bits (por entonces PS, Sega Saturn, Jaguar y similares), y también en Game 40 el MSX reapareció cuando ni corto ni perezoso cogí el metro cabreadísimo porque no me hacían caso, y me planté en los estudios de Prisa en plena Gran Vía madrileña, la cara de enojo obligó a Manuel (conocido de la “escena” de Amiga), uno de los informáticos, a darme cancha y entrar en directo, y no fue la última vez, desde entonces esta gente se preocupó más de nosotros y gracias a eso cubrieron reuniones de Madrid y Barcelona.

Mi “militancia” me estaba arrastrando a una interminable  serie de viajes a todas partes en busca de usuarios, ya no sólo seguía cruzando las líneas de metro de punta a punta de la gran ciudad, sino que ya a finales de 1996 me decidí a dar el “salto” y recorrer casi 700 km hasta Barcelona, todo para conocer la mítica “RU” (reunión de usuarios) de  MSX. Debo destacar que este viaje que realicé con 17 años (y aquí resulta determinante la confianza que tenían mis padres tras el viaje al Pais Vasco) me vino enormemente bien para seguir abriendo miras y aprender de otros. El viaje en si  la verdad es que fue espantoso, íbamos cinco apretujados en un viejo Seat Fura de Jam, y con él Ñacaman y dos Cabros, vamos, que aquello era sólo apto para jóvenes sin límites, y es que subíamos las colinas a 60 por hora con los camiones acosándonos y las cuestas abajo las recorríamos a unos 160, esperando que el Fura aguantase la siguiente subida.

Mereció la pena el sufrimiento y pude conocer a míticos de la “escena” que no habían podido venir en febrero a Madrid, y además pusimos un stand para dar a conocer lo que se movía en Madrid. Este viaje en el que transnoché por dos jornadas, aparte de cansadísimo, fue reconfortante en lo espiritual (en lo físico desde luego que no). Resultó definitivo el visitar Barcelona para terminar de entregarme a “la causa” y así forjar el que fuera mi famoso sentimiento de pertenencia a algo grande, porque el MSX en lo personal ha sido para mi algo más que un sistema, ha sido un motivo de amistad, de disfrute, de participación y de vivencias, eso es lo que siempre defendí con gran ahinco allá donde iba.

El club MSX Power Replay se acercaba a los 100 inscritos y ya habíamos inaugurado una lista enorme de productos en distribución con hardware y software desarrollado en Madrid, amén de las primera importaciones que vendrían muy pronto cuando hice mi primer viaje al extranjero…

Pero creo que ya es suficiente para esta segunda parte, tan sólo quiero que os quedéis con la importancia que tuvo para mi el comenzar bien temprano a viajar e intercambiar experiencias con otros usuarios, porque en marzo de 1996 precisamente hice el viaje de fin de curso del instituto y viajé a Holanda poco antes de una de las míticas ferias de Tilburg, de modo que aproveché uno de los ratos libres para por primera vez empezar a hablar en inglés, el “afortunado” fue Roderik Muit, del club Gouda, con el que quedé en la estación central de Amsterdam, y es que amigos, yo no tenía remedio, era y sigo siendo una persona muy tímida, pero cuando me veo forzado a ello, procuro ser una persona social y conocer a gente que tenga mis mismos intereses, por eso siempre se me ha dado bien organizar “cotarros” en los que la gente participa.

Muy pronto recorreremos la fracasada reunión de finales de 1996, que a punto estuvo de dar al traste con muchas cosas, pero veremos como una vez más del fracaso aprendo, y es que el arte de la guerra es levantarse siempre cuando hemos perdido una batalla, porque la guerra nunca se pierde sin tu rendición.

Anuncios

One comment

  1. […] RetroMadrid, la historia de un sueño hecho realidad (2) […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: