Archive for 5 abril 2010

h1

El culto al pixel, una interesante aproximación

abril 5, 2010

Hace unos meses, Miguel Ángel Pérez-Gómez, de la Universidad de Sevilla,  apareció en mi correo con el propósito de realizar un estudio bastante amplio sobre el fenómeno del “retrogaming”, creo recordar que redirigido por mi compañero Jesús Fabre.

Resulta llamativo para una persona que, como yo, hace tan sólo siete años predicaba en el desierto, ahora, unos años después, y por el simple hecho de haber seguido en la cresta de la ola, se encuentra abrumado por el propio fénómeno, y eso que ni de lejos hemos adquirido un “estatus” maduro en lo que puede ser sin duda un futuro fenómeno de masas.

Nos hemos adelantado a los tiempos, o simple y llanamente por cabezotas hemos terminado por hacer realizables sueños y anhelos de muchos que hace unos años no daban un duro por el futuro de todo esto, porque, ¿quién se iba a interesar por su viejo MSX guardado hace años en un armario polvoriento?, ¿o qué decir de ese Spectrum al que la humedad ha dañado la membrana del teclado?, ¿merece la pena restaurarlo?…

En este decidido camino que emprendí en 2004 por cuestiones de azar, compañeros y amigos míos han jugado un papel fundamental, y dicho artículo refleja tan sólo un 7% de una nueva realidad en la que RetroMadrid por fortuna está siendo un escaparate ideal, aún con tantos obstáculos que se nos abren por el simple hecho de ser aún “algo raros”.

Soy agradecido y creo importante decirlo: RetroMadrid no es más que un lugar de encuentro que carecería de sentido sin contenidos, tal como cualquier feria, porque en si misma RetroMadrid no genera contenido, pero es sin duda un atractivo para que el equipo organizativo y los expositores que conforman su plantel, generen esos contenidos cada año más interesantes.

Y siguiendo con el análisis: ¿hacia donde nos conduce todo esto?. Para algunos no es más que un fútil motivo de entretenimiento, que se evaporará cual agua hirviendo, sin embargo muchos otros pensamos que esto nos conduce inexorablemente a un destino muy claro, que es el de preservar y conservar aquello que tanto amamos, tanto es así que carece de sentido pensar lo contrario cuando siglos y siglos de historia nos han demostrado que tarde o temprano aquellos acontecimientos sociales terminan reflejados en algo que llamamos museos.

El Museo de Informática es un hecho palpable, pero no físico, ya que la tendencia ha sido la de meter en el saco de la tecnología a todo aparato dotado de un automatismo, y sinceramente, me parece realmente injusto que la informática se encasille en el mismo lugar. La relevancia social de la informática va mucho más allá que un simple transistor, la informática es en si misma una ciencia y como tal ha de tener la misma categoría e importancia que cualquier otra ciencia.

Mi alegato es este, contruir el museo físico es de vital importancia, máxime cuando el tiempo juega en nuestra contra, y soy testigo inquieto de este terrible acontecimiento cuando veo a amigos y compañeros luchar contra la química y la física de los elementos, que devoran lenta y pausadamente a nuestros viejos recuerdos, dinamitados por el mercado, dinamitados por la corriente “renovadora” y el consumismo exacerbado de tecnología, tecnología que de algún modo ha sido nuestra liberación y esclavitud.

El otro día me enteraba de la triste noticia de que a los 68 años moría Henry Edward, el popular “Ed” que gestó la revolución del PC (Personal Computer), noticia apenas reflejada en medios generalistas, lo que da una triste imagen del poco reconocimiento que tiene esta materia en la sociedad… ¿Acaso no está usted leyendo este blog desde su PC?, ¿no le inquieta haber llegado hasta aquí y no saber aspectos básicos de la historia de los miles de millones de bits que hacen posible la lectura de este artículo?…

Cuando razonemos estas preguntas entenderemos que estamos tirando un pedacito de la historia a la basura si persistimos en no encumbrar la ciencia de las ciencias, en dar el lugar que se merecen en la historia personajes populares y no tan populares como Alain Sugar, Steve Jobs, Steve Wozniak, Paul Allen, el fallecido Profesor García Santesmases, el recien homenajeado en RetroMadrid profesor José Solé, Alexey Pajitnov, Sir Clive Sinclair, Kazuhiko Nishi, Miyamoto…

¿Por qué ellos no tienen el mismo renombre que personajes de gran calado en otras ciencias?, quizás sea que estar vivos es malo para obtener un merecido reconocimiento, pero es que incluso muertos no vemos sus nombres aparecer más que en revistas de segunda fila (con todo mi respeto para ellas), y es ahora al ver morir a los primeros “padres” de la informática cuando me invade la preocupación de que ellos terminen en una especie de “tercera división” por el simple hecho de haber sido precursores de una ciencia mal entendida, menos valorada y al final denostada por su excesiva popularización, todos creemos ser informáticos, pero queridos lectores, muy pocos lo son.

Enlace al artículo sobre “Retrogaming”

Anuncios