h1

Atasco, la palabra maldita (7)

marzo 24, 2010

He tenido muy poco tiempo últimamente y el blog se ha quedado algo paralizado, pero para los poquitos que lo leen espero que me sepan disculpar…

Y ahora si, terminamos la serie “El Atasco, la palabra maldita” con el compendio de recomendaciones que si se llevan a rajatabla por parte de todos los conductores, estoy convencido que maximizarían los flujos de tráfico y aliviarían enormemente los atascos…

Sigo con el tema de las R… El respeto es una actitud básica en la vía que todos compartimos, respeto quiere decir no sólo lo que todos entendemos por “educación”, no, lo básico al volante es un conjunto de acciones muy sencillas y entendibles pero que apenas aplicamos:

  1. No acosar al de delante, pero tampoco ir en plan tortuga desesperando a los de detrás…
  2. Jamás cambiar de carriles de forma arbitraria y continuada, pero tampoco dejar para última hora el situarnos en el carril adecuado para el destino al que vamos.
  3. Usa el intermitente, el uso del mismo no te da permiso para irrumpir en el carril al que deseas incorporarte, pero si ha de avisar para que en el momento que tengas un hueco puedas incorporarte, si alguien nos lo indica y eso no implica detenerse, facilitemos el hueco al que te está pidiendo paso. La regla es no frenar ni hacer frenar.
  4. Estudiar un poco los mapas o usar GPS para no andar despistados generando inseguridad en el tráfico.
  5. La doble fila en lugares de tráfico denso o baja visibilidad es un enorme mal para la fluidez del tráfico, se ha demostrado que nuestros “dos minutos” se convierten en horas reales de tiempo perdido para otros conductores, aparte del peligro que generamos.
  6. Aprender a utilizar alternativas: con un poco de esfuerzo podemos llegar a nuestro trabajo por otros lugares, viene bien aprenderlos y variar cada día el recorrido para evitar ir como “borregos”, esto evita los tapones habituales.
  7. No tener miedo de los rádares, para ello hemos de fijarnos en nuestra velocidad, ¿qué sentido tiene frenar de 120 a 80 Km/h en una autopista de 100 cuando pasamos debajo de uno?, es mejor ir a 100 Km/h de continuo y no excederse con la frenada (efecto acordeón, muy peligroso).
  8. Si tenemos programador de velocidad crucero, ¡utilízalo!, muy poca gente es capaz de mantener una velocidad constante, si aprendemos a mantenerla manualmente o automáticamente, comprobaremos un efecto increíble en la fluidez del tráfico.
  9. ¿Vas a salir de la autopista?, te recordamos que casi siempre hay carriles y zonas de deceleración, no circules previamente con velocidad anormalmente reducida, evitarás aglomeraciones de vehículos y la salida no se taponará en cuanto venga el típico listillo que pretende colarse.
  10. Sobra decir que si tu salida está saturada lo mejor es que busques otra, casi siempre las hay, es más, a veces conviene hacer un par de kilómetros de más, cambiar de sentido y salir por la misma salida en sentido contrario, ¡compruébalo y no te unas al resto!
  11. Si vas a cambiar de dirección, aparte de señalarlo con el intermitente, conviene que te ciñas al lado que vas a girar y no estés estorbando innecesariamente en los carriles aledaños.
  12. Con un semáforo en verde conviene tener la marcha engranada y lista para arrancar casi de inmediato según arranquen los de delante, no vayas dormido, pero tampoco te excedas con la arrancada para evitar frenazos bruscos. Consigue cuanto antes la velocidad adecuada a la vía porque así se consiguen aprovechar las fases de semáforos, pero si la vía está saturada intenta adecuar la velocidad a la fase de semáforos para no tener que detenerte de nuevo detrás del último del siguiente semáforo, ahorraremos en frenos y combustible.
  13. ¡Reacciona!, ya ha pasado el estrechamiento y delante de ti hay un camino expedito, ¿por qué sigues al ritmo de atasco?, estira el chicle y regresará la fluidez con más facilidad. ¿Viene un estrechamiento?, acelera si tienes el hueco o facilita la incorporación si a alguien se le estrecha el carril, es un juego difícil de prioridades, pero hay que estar atentos y no dejar para última hora lo que sabíamos iba a ocurrir, una vez se forme el tapón ya será demasiado tarde y todos pagaremos las consecuencias.
  14. La izquierditis es mala, y no digamos la centritis a velocidades anormalmente reducidas. Se circula por la derecha, si la densidad es elevada utilizaremos el carril central según sea necesario y elevaremos la velocidad para adecuarla a la de la vía, y si aún así hay mucha densidad, utilizaremos la izquierda o reduciremos la velocidad, la izquierda la abandonaremos tan pronto se reduzca la densidad y ya podamos circular más a la derecha manteniendo la distancia de seguridad. La situación ideal es aquella en la que los tres carriles se emplean racionalmente, si sabes que vas a salir en apenas 1000 metros no tiene sentido que estés en la izquierda y luego torpemente regreses a la derecha impidiendo la fluidez.
  15. Tu coche tiene un acelerador, úsalo cuando te incorpores a la autopista o adelantes, no esperes a que los demás reduzcan para que tú te incorpores, así que se racional y mantén una velocidad que sea un 70-80% la de la vía y en cuanto tengas el hueco sumérgete en el tráfico acelerando definitivamente para ir a la velocidad media de la vía. No proporciona seguridad llegar a un carril de aceleración a 40 Km/h porque si nuestro coche no es especialmente potente acabaremos por tener que detenernos si la vía viene muy densa, ya que nunca habrá huecos suficientes, o bien generaremos mucho peligro si alguien frena o tiene que frenar para que nosotros nos incorporemos.
  16. Las glorietas… este es otro cantar, no discutiremos sobre su diseño porque algunas son calamitosas, pero si que hemos de ser conscientes que de que no siempre vamos solos, y es en esos momentos cuando hemos de señalar, anticipar y circular adecuadamente, esto quiere decir que si hemos de salir en la primera salida (giro a derecha) lo indicaremos con el intermitente e iremos por el carril derecho, da igual si está muy lleno, o eso o bien damos la vuelta completa a la glorieta sin saturar los cruces. Si vamos a ir de frente y circulamos con varios coches en paralelo, nos integraremos por el carril correspondiente a nuestra posición, es cierto que se debe circular por la derecha, pero seamos racionales, si vas a hacer un giro a la izquierda procura además de señalizarlo, no utilizar el carril derecho salvo cuando vayas a salir por la siguiente salida. Si cambias de sentido o haces un giro mayor de 90º utiliza el carril izquierdo e incorpórate a la derecha con precaución, siempre puede haberse incorporado alguien mientras hacíamos la rotonda. Ante todo observar, señalizar y anticipar.

Y finalmente algo básico: la anticipación, ya con esto terminamos porque es la palabra mágica, la anticipación se adquiere con la experiencia y sobre todo la concentración. Si somos personas normales hemos de entender que conducir requiere atención y que no estamos andando por la calle, no, manejamos un vehículo de cerca de una tonelada que supone un estorbo y un peligro si no lo manejamos adecuadamente. Miremos al frente y a los lados, preveamos las situaciones complicadas y anticipémonos a ellas, por ejemplo, si vemos que nuestro carril está bloqueado por coches que van a girar en una salida, centrémonos en esquivarlo señalando con anticipación nuestra intención, si a su vez otro conductor ve que tiene despejado su carril derecho, que facilite la incorporación cediendo su carril. A veces mantenernos en un carril a toda costa entorpece enormemente la circulación…

En la vida lo peor que podemos hacer es ser borregos, sigamos nuestro ritmo y analicemos nuestra forma de conducir, un buen conductor pocas veces le verás pegado al culo de una fila de coches o bien con una fila de vehículos aglomerada detrás. He observado que mucha gente tiende a ir ensimismada en sus asuntos cuando conduce, y por eso prefiere seguir a otro de delante, pero esto es además de inadecuado, peligroso, acostumbrémonos a llevar un ritmo de conducción constante y descubriremos lo bien que se circula cuando somos independientes del resto, el tráfico es un flujo, pero somos elementos independientes y como tal hemos de comportarnos.

Y un par detalles finales, a mi raramente me pitan, ten por seguro que la gente en situaciones de tráfico fluido no se pone a pitar alegremente, si percibes detrás tuya que el índice de pitidos es excesivo, empieza a mirarte a ti mismo y no pienses que “son los demás que siempre tienen prisa o que no te dejan maniobrar”. Yo en mis 13 años de conductor ya he realizado más de 300.000 km sin tan siquiera un percance serio, siempre he aplicado la máxima de que más vale perderse que perder la vida, más vale llegar tarde que no llegar nunca, más vale disfrutar del viaje que sufrir viajando, más sirve conocer que recorrer, y sobre todo, es mejor ayudar que ser ayudado.

Gracias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: