Archive for 29 enero 2010

h1

Atasco, la palabra maldita (6)

enero 29, 2010

Continuamos…

Otro problema bastante común en la red viaria española es la poca adecuación de las velocidades a las circunstancias reales, con velocidades anormalmente reducidas en autopistas que podrían tener una velocidad mayor, o velocidades excesivas en tramos que por peligrosos provocan inseguridad y frenadas en los conductores menos expertos. La orografía tampoco ayuda, los numerosos cambios de rasante y curvas terminan por hacer más caótica la circulación, con cambios de fluidez constantes. Un caso sumamente ilustrativo es la A-4, en el tramo inicial la velocidad está limitada a 70 km/h siguiendo con la estela de la M-30 que tiene una limitación genérica de 70 en todos sus túneles. Sin embargo en iguales circunstancias hay otras salidas del túnel en las que la velocidad es una más normal y adecuada: 90 km/h, ¿bajo que razonamiento se ha puesto esa velocidad?, basta con que alguien escrupuloso o con miedo a la multa tenga la feliz idea de hacer caso a la señal para que automáticamente docenas de coches se aglomeren detrás, ya que la velocidad natural en ese tramo recto con una visibilidad perfecta podría ser de 90. Sin embargo en circunstancias peores a la altura de Villaverde se permite ir a 120 km/h en un claro ejemplo de incoherencia. Posteriormente en tramos de tres carriles se fija la velocidad a 120 para acto seguido sin una razón clara limitarlos a 100 y de nuevo 120, en definitiva, si pusiéramos una máquina perfecta que regulase el tráfico de mil vehículos simultáneos, ni la propia máquina podría mantener el flujo sin tener que reducir la cola de vehículos a 100, la consecuencia es clara, en momentos densos se producen enseguida retenciones.
 

Hemos nombrado a la M-30, donde a una velocidad ya anormalmente reducida se le suma una gran cantidad de rádares y métodos coercitivos, ¿qué consiguen?, que a la deseada fluidez se le sume el elemento “miedo” y en muchas ocasiones se formen atascos como a la salida hacia el Puente de los Franceses, donde la gente sigue a 70 km/h pese a poder ir a 90, dejando vendido el tramo desde el estadio Vicente Calderón, que con cinco carriles pasa a tres y la capacidad de absorción resulta insuficiente para tanto tráfico, ejemplo claro de como una infraestructura adecuada al flujo, al final termina saturada pese a las millonarias inversiones.

No sólo eso, en muchas ocasiones los vehículos circulan a tan sólo 50 km/h en una vía categorizada como autopista, lo cual incumple la normativa que dice claramente que la velocidad mínima ha de ser 60 km/h. Si nos fijamos en otros ejemplos, tenemos los 80 km/h de los túneles en la Ronda del Dalt y Litoral de Barcelona, mucho más razonable para ir en quinta velocidad con un vehículo medio, ya que los 70 km/h obligan en muchas ocasiones a utilizar la cuarta e incluso tercera velocidad en descensos, ello consecuentemente produce más emisiones y ruidos. Precisamente en este sentido hay varios túneles en los que la fuerte pendiente embala los coches y posteriormente la fuerte subida los retiene, hay dos casos: incorporación desde M-30 a la A-3 Valencia y la inversa, incorporación desde la A-3 sentido Madrid-Bypass sur. La Avenida de Portugal también sufre parecido efecto.

La pregunta que nos hacemos en este análisis es: ¿realmente es segura y adecuada la velocidad de 70 Km/h?, pues a base de rádares y medidas coercitivas se ha conseguido efectivamente reducir los siniestros, pero esto no quita que haya que buscar el equilibrio seguridad-velocidad. Me parece clarísimo que con esa limitación se busca facilitar la recaudación de multas, recordando nuevamente que Barcelona aplicó con éxito la velocidad de 80 Km/h, demostrada como velocidad ideal para ir en quinta velocidad sin demasiadas vueltas de motor y un consumo mínimo.

También conviene que los ciudadanos empiecen a plantearse muchas cosas, entre otras la necesidad del uso del transporte privado, hay muchos casos en los que la gente utiliza el coche por comodidad, no por tiempo o economía, lo que obviamente es antiético debido a que muchas personas precisan de su vehículo con fines laborales y la comodidad de unos pocos supone miles de horas perdidas para un porcentaje muy elevado de profesionales, no discutiremos en cambio la opción del vehículo privado para aquellos que de no utilizarlo habrían de invertir > 50% que lo que puedan invertir en transporte público, hablando de diferencias de 1 hora diaria entre vehículo privado y transporte público.

Está demostrado que el punto crítico que diferencia una jornada de tráfico caótico y una jornada de tráfico con apenas hora punta es sorprendentemente pequeña, tanto es así que eliminando 15 de cada 100 coches obtendríamos una fluidez absoluta en el tráfico. ¿15 de cada 100 personas realmente no podrían prescindir de su coche?, es efectivamente la insolidaridad de unos pocos la que genera el perverso atasco.

Pero quitando el lado ético, si a pesar de todo un vial está saturado, hay cientos de pequeñas acciones que evitarán el mal uso de los viales, y estas están determinadas por las tres R: respeto, rapidez y racionalidad.

En breve publicaré el listado de recomendaciones a aplicar en nuestra conducción diaria y con ello finalizaré el tratado sobre la “psicología del atasco”, si todos lo aplicásemos ganaríamos mucha efectividad y reduciríamos drásticamente la cantidad y “calidad” de los atascos.

Anuncios
h1

Vivienda Digna, aparecemos en Onda 6

enero 21, 2010

Llegó el momento de hablar de mi labor en apoyo de los derechos que amparan a los españoles.

En España el artículo 47 de la Constitución Española propugna que “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos”

¿En dónde quedó este artículo entre 1998 y 2008?, ¿qué político se acuerda del significado de este significativo punto no vinculante?…

Mi lucha fue constante desde que en 2004 mi sueño de independiencia fue truncado por la avaricia de unos pocos. El coste de la vivienda me encerró en casa de mis padres justo cuando mi anhelo era vivir mi vida a mi manera, como siempre he deseado, y desde que empecé a trabajar en 1999 ahorré con mucho esfuerzo el dinero que serviría para empezar mi futuro independiente.

Pues bien, no fue así y los precios subían a un ritmo precipitado, cuando por fin mi estabilidad laboral llegó en forma de contrato indefinido y seguridad en el puesto de trabajo, resulta que me encontré con una pirámide desmedida de corrupción y especulación que reflejé en http://burbujona.tk , donde lideré un proyecto tipo “blog” que terminó por ser bastante popular, es más, fui el primero en atacar públicamente al famoso “Pocero de Seseña” cuando levantó una residencial en medio de la nada.

Hoy los acontecimientos me han dado la razón y tanta discusión con amigos y familiares ha sido zanjada con la mayor crisis económica de la historia. Hoy soy independiente porque en 2006 fui coherente con mis palabras y me busqué la vida localizando de alquiler un estupendo apartamento en el que pasé sin la menor de las dudas los tres años y medio más bonitos de mi vida.

Sin embargo que solucionase mi problema no significaba nada, en 2004 me enrolé con la Plataforma por una Vivienda Digna con ganas de cambiar las cosas, y si no podía independizarme,  al menos si poder denunciar desde algún sitio la locura que nos estaba afectando a la sociedad española. Creo que a grandes rasgos hicimos una gran labor de concienciación y es indignante el poco reconocimiento que ha recibido esta Plataforma pese al meritorio esfuerzo que un grupo de apenas diez personas llevó a cabo y lleva a cabo con unos medios escasos e insuficientes.

En el programa que podréis ver a continuación empieza a verse interés mediático en el tema, ya que a raiz de las grandes manifestaciones espontaneas del 14 de mayo de 2006 la sociedad comenzó a cambiar su visión “ladrillista” por otra diferente, el cambio se produjo y sólo dos años después llegó el afamado “turning point” que tanto anunciamos los burbujistas y que definitivamente terminó por conducir al ladrillo al sitio que se merece.

Hay otro debate (que publicaré en breve) que no tiene desperdicio dentro de este programa que Urdaci dirigió unos cuantos años, antes de irse como asesor de prensa del “Pocero de Seseña”, que curioso, el mundo es muy pequeño. De momento disfrutar de este anticipo y recordad, sólo un necio confunde valor y precio.

Locos X Madrid, especial vivienda

h1

Atasco, la palabra maldita (5)

enero 12, 2010

El comienzo del atasco

Pero claro, quizás convendría llegados a este punto plantearnos la razón de que estos atascos se formen, al fin y al cabo, cuando vemos una enorme autopista de tres carriles completamente vacía se nos antoja casi imposible la aparición de estas retenciones, y es que de diseccionar adecuadamente cada atasco obtendríamos una conclusión abrumadora: todo atasco es evitable. El primer paso es evidente, esto es favorecer opciones alternativas, como es llegar en metro, bicicleta, a pie, etc… Sin embargo en la periferia el transporte público falla estrepitosamente y ciertos desplazamientos entre poblaciones cercanas como Boadilla y Majadahonda (caso de Madrid) pueden ser inviables comparando con el vehículo privado, porque frente a los 15 minutos que se emplea con el vehículo particular, una hora de autobús es casi inevitable.

En segundo lugar la conducción: en muchos países densos más educados en la conducción eficiente y responsable se producen menos atascos y la duración de estos es mucho menor, ¿por qué?, bien sencillo, mantienen la velocidad constante, con ello los huecos entre vehículos se mantienen constantes y se favorece la incorporación de nuevos vehículos, incluso en los estrechamientos la constancia es un factor favorable, ya que la conducción española tiende a ser irregular y frente a algunos que conducen excesivamente rápidos tenemos a otros que conducen torpemente lentos. Es muy importante en las ciudades procurar que todos los vehículos puedan mantener una velocidad similar, acelerando de ser necesario para los cambios de carril. Si la regulación del tráfico produce un exceso de vehículos en todos los carriles de forma simultanea, cualquier estrechamiento, incorporación de vehículos o salida de importancia provocará una retención.

Sería interesante visitar esta página http://www.youtube.com/watch?v=Suugn-p5C1M en la que un vídeo nos muestra como se originan las famosas retenciones cuando hay un número de vehículos crítico que impide mantener las distancias de seguridad adecuadas.

De forma natural el aumento de la densidad de vehículos suele reducir la velocidad de la vía, sin embargo también se produce el indeseable efecto tapón porque vehículos que vienen detrás a la velocidad correcta se chocan literalmente contra ese grupo de vehículos que en un tramo denso ralentizan la marcha, con lo cual volvemos al problema ya mencionado de que el reajuste suele ser problemático y cualquier incidencia (que de repente muchos vehículos de forma simultanea tengan que incorporarse) podrá dar al traste con la deseada fluidez del tráfico.

Podríamos evitarlos si existiera un sistema de señalización en tiempo real que se respetase, de modo que la velocidad fuese reduciéndose en tramos anteriores al embotellamiento y así se evitaría la afluencia de un exceso de vehículos en poco tiempo y poco a poco el tráfico recuperaría su densidad. En cuanto a la incorporación a los viales está claro que tenemos un problema muy español, porque a veces no somos conscientes de que los carriles de aceleración son para eso precisamente, pero en ocasiones salimos con una velocidad excesivamente baja (50 Km/h para incorporarse a un vial de 100 Km/h) al vial principal o no cedemos el paso, lo contrario es también contraproducente, se debe facilitar la incorporación, pero eso no implica detenerse, si el vehículo que se va a incorporar no tiene la velocidad adecuada deberá esperar cediendo el paso, y si ha de detenerse pues se detiene, en otros países lo hacen de forma sumamente natural y los problemas de tráfico se reducen muchísimo, porque la vía principal absorbe más vehículos y frente a cinco minutos a lo sumo hasta incorporarnos a la autopista tendríamos probablemente un atasco previo de 15-20 minutos que naturalmente pagan no los que se incorporan, sino los que vienen desde destinos bastante alejados de la incorporación causante del embotellamiento, y esto repercute en todo el vial, ya que un tramo de autopista saturado es una bola de nieve que puede llegar a provocar en la cola del atasco paradas realmente insufribles.

En ciudades como Los Ángeles buscaron solucionar este problema añadiendo un sistema de semáforos inteligente que detecta los huecos entre vehículos y mide la densidad, sólo deja incorporarse a los vehículos si hay suficiente espacio que permita incorporarse con seguridad y sin ralentizar el tráfico, en el caso de Madrid los hay en fase de pruebas en Arroyomolinos y San Sebastian de los Reyes (salidas de grandes centros comerciales), además la gran capacidad de aceleración de los vehículos americanos facilita mucho más esta tarea, porque en Europa muchos coches realmente resultan peligrosos cuando es necesario acelerar e incorporarse al tráfico rodado de autopista si no sabes anticiparte.

 (Seattle, semáforo de regulación http://www.youtube.com/watch?v=_Wp0pMITQ6U)

Otro problema sumamente típico para producir aglomeraciones de vehículos es aquel que conduce por el carril central a una velocidad indebida, como puede ser ir a 90 km/h en una autopista de 120 km/h, esto produce dos efectos muy perversos, el primero es que virtualmente la autopista se convierte en una simple carretera de un carril en el que cualquier vehículo que quiera avanzar a más de 90 tenga que emplear el carril izquierdo, a su vez la densidad de vehículos hace que muchos tengan cierto miedo en el adelantamiento y lo efectúen a 100, con lo que la situación se llega a eternizar y ese vehículo que debería circular por la derecha tiene a sus espaldas una cantidad innumerable de coches aglomerándose, y esto es muchas veces la primera causa del comienzo de la hora punta, porque coches y aglomeración son sinónimo de embotellamiento tan pronto como se produzcan las circunstancias ya enumeradas: 

  • Salida de gran importancia.
  • Estrechamiento de carriles.
  • Vehículo averiado o incidencia que impida el uso de un carril.
  • Obras.
  • Efecto Ola.

Y ahora nos centraremos en el efecto ola ya adelantado en el video anterior. El “wave effect” es un efecto muy humano provocado por el miedo a golpearse con el de delante, y de nuevo deberemos surcar el cielo para aterrizar en Alemania (país ejemplar en este sentido) donde los conductores jamás frenan cuando tienen un vehículo delante y son capaces de mantener el tipo porque en el 99% de los casos se respetan los carriles, se utilizan los intermitentes y no se hacen cambios arbitrarios de carril como ocurre con desgraciada frecuencia en España. Esto por un lado favorece muchísimo los adelantamientos, ya que se producen en menos tiempo y el carril izquierdo queda despejado mucho antes de vehículos, y por otro lado hay mayor seguridad de que no va a frenar bruscamente el de delante, aunque ciertamente esto a veces no es cierto y tenemos colisiones por alcance de bastante cantidad de vehículos, afortunadamente sin consecuencias en muchos casos. 

En España el “efecto ola” es muy notorio y además para más inri muchos tienden a anticipar atascos inexistentes reduciendo las velocidades en exceso, incluso sin razón visual aparente, todo porque a esa hora el conductor espera un atasco, si este no aparece mantiene una velocidad anormalmente reducida “por si acaso”, debido a esto los atascos pueden realmente producirse sin razón para ello, y luego tardan mucho más en deshacerse una vez que estos se producen realmente…

h1

Experiencia televisiva

enero 8, 2010

Ayer en Cuatro salió un ecógrafo PHILIPS dentro del programa “El Hormiguero”, y algún amigo comentó (conociendo que trabajo para PHILIPS) que habían salido unos bichos a los que le hacían una ecografía. Le contesté que precisamente ese eco había aparecido porque me encargué de que saliese todo bien… 🙂

Eco con Trancas y BarrancasTrancas y Barrancas acompañaban a mi querido HD11XE, y yo estaba acompañando en todo momento al ecógrafo para que nadie lo dañase por incidentes tan habituales en plató.

El día era nivoso, fuera parecía Siberia y arreciaba la nieve contra todo ser viviente, por fortuna a las 15 horas empezaron a funcionar los focos y el ambiente fue caldeándose. El programa “El Hormiguero” en esta ocasión se realizó en “falso directo” , y fue grabado tres horas antes de su emisión, pero puedo garantizar que el “falso directo” era auténtico y apenas modificaron nada de lo que grabaron 😀

Fue una experiencia el responsabilizarme de que las cosas fueran perfectamente ante la gran pantalla, porque inicialmente Cuatro había contactado a Natalia (una clienta de mi empresa) y pensaban llevar su ecógrafo (un HD11 con pantalla de tubo) que mucho me temo se lo habrían destrozado.

Por fortuna coincidió que tenía una cita pendiente con ellos y me lo comentaron, así que contacté con PHILIPS y les “arranqué” el préstamo de un eco. Ayer jueves día 7 de enero lo dejé limpito, copié los “presets” que utiliza Natalia en el HD11 de la clínica veterinaria y dejé el aparato presto y dispuesto con las sondas adecuadas.

Una vez en el plató nos recibió el coordinador de escena, un tal Jordi, que iba y venía para estar en todo, por fortuna conocía a un empleado de PHILIPS Consumo y finalmente vino un transporte especializado (pagado por PHILIPS) para el eco, porque querían llevarlo en una furgoneta de “malacatones”, y me negué en redondo.

Natalia no había hecho ecocardio de adulto, así que con algunos voluntarios entrenamos rápidamente y la verdad, aprendió rapidísimo, además de que el “Marron” ese tenía una ventana intercostal única, era poner la sonda y ver el corazón sin interferencia alguna.

El "prota" de la sección

Nuestro protagonista era un eco de gama media perteneciente a la línea de ultrasonido de PHILIPS. El HD11XE es un aparato que no ha tenido demasiado éxito comercial quizás por querer abarcar demasiado y no especializarse.

Sin embargo para el programa de ayer era el aparato ideal, porque es visualmente atractivo y ergonómico, y por televisión quedó bastante bien.

Mi función en aquel batiburrillo de gente era que el eco no fallase, que Natalia hiciese el cardio adulto sin problemas y naturalmente toda la logística del aparato más conectividad a la mesa de mezclas.  Además por fortuna coincidió que ese día era entrevistado Hugh Grant, que en principio iba a ser escaneado, pero no pudo ser por falta de tiempo y probablemente por temas legales. Pensad que por la tele una posible patología podría ser visible (una insuficiencia cardiaca grave se habría visto aplicando el color) a muchos especialistas que estén viendo el programa y al día siguiente trascendería a los medios sin duda alguna. Según Natalia Pablo Motos tomó la decisión de utilizar a Marron en vez de Hugh Grant, que era más sosete 🙂

No tuve ocasión de aparecer en cámara porque sólo me encargué de ayudar a la entrada del aparato en plató y ninguna enfocó por ahí, pero lo pasé genial conociendo a Hugh, viendo a las personas que interpretan “Trancas y Barrancas”, y saludando a Pablo Motos, un tipo que es tal como aparenta.

El equipo de “El Hormiguero” es joven en general y bastante animoso, de hecho el público no necesita del cartelito, en general salvo excepciones ríe y aplaude de motu propio.

La grabación es del tirón y como dije, aún no siendo seguidor del programa por falta de tiempo, si que aprecié la razón su éxito. Yo espero pronto repetir en Cuatro con el tema de la “retroinformática”, ya he dejado el contacto por si acaso vuelvo a colaborar en “El Hormiguero”.

Aquí nadie me ve :-)

Emisión de \”El Hormiguero\”, por si no lo pudiste ver

h1

Atasco, la palabra maldita (4)

enero 7, 2010

Efectos de la entropía

Regresando a Madrid, cuya red de transporte público fue muchas veces por delante de las necesidades poblacionales, resulta sorprendente que se interviniese con descaro en favorecer el transporte privado, y una vez “se logró” el caos absoluto de los años setenta, costó bastante ir normalizando el tráfico hasta que en los 90 comenzó una fase decidida de ataque al tráfico privado mediante la ampliación del metro, mejora de los autobuses y restricciones al aparcamiento en la zona centro, incluyendo la peatonalización de muchas calles. Esto consiguió reducir notablemente el tráfico en la almendra central, pero a su vez generó un efecto muy curioso, y es que la centrificación de las empresas debido a la distribución de la red de transporte público se tornó en descentrificación tan pronto esas restricciones impedían el tránsito en vehículo privado a oficinas céntricas, con lo que el caos se desplazó progresivamente a zonas antiguamente suburbanas, digamos que vivíamos el proceso en que las antaño zonas industriales se convertían en zonas de oficinas, quedando el centro en una especie de zona de servicios y comercial.

Con este desarrollismo se consiguió un reparto muy desigual de la población, y las generaciones subsiguientes tuvieron la decisión de optar mayormente por vivir cerca de sus familiares, lo cual trajo como consecuencia un cada vez más elevado número de desplazamientos a los centros de trabajo, esta falta de movilidad también se producía como consecuencia del cambio de sistema habitacional, que pasó de ser mayormente de alquiler a ser de propiedad.

Estos antecedentes provocan en Madrid un montón de desplazamientos irracionales, pues se dan casos de trabajadores que llegan a recorrer 40 km para llegar a su lugar de trabajo debido al arraigo familiar, y el efecto multiplicativo resulta abrumador cuando uno contempla las consecuencias en plena hora punta.

En Madrid además tenemos una falsa sensación de rapidez con el coche, todo ello por la grandísima inversión que se ha realizado en autopistas, hasta el punto de que esta ciudad ya está por delante de Los Ángeles en kilómetros de autopista por habitante. La falsa sensación de rapidez hace que lleguemos en coche en tiempos realmente competitivos que tornan en desesperantes cuando se producen los embotellamientos, todo ello fruto del efecto multiplicativo (a mayor distancia más retenciones y embotellamientos sufriremos). Ciudades como Alcalá de Henares sufren su particular calvario y todos los días los trabajadores invierten cerca de 40 minutos en simplemente salir a la autopista y llegar a Torrejón, como caso más flagrante, ahora ensanchan la autopista, ¿pero y el futuro?.

En nuestros días el 60% de la red de autopistas madrileñas es susceptible de sufrir atascos a lo largo del día. Intentando evitarlos se pusieron en marcha todavía más autopistas, esta vez de pago, y solamente se consiguió un fracaso porque muy poca gente las utiliza ya que finalizan en muchas ocasiones en puntos de poco interés y realmente no evitan los problemas de movilidad.