h1

Enfriar de manera sostenible en tiempos de cambio climático

julio 31, 2020

Ya son muchos años los que llevo esquivando a duras penas el calor en Madrid. Me defino como persona que lo odia a muerte; también detesto que se esté normalizando algo que no es cierto: Madrid NO es (era) una ciudad calurosa, y aunque alguien quiera ahora reírse de mi con aquello de los “9 meses de invierno y 3 de infierno”, os demostraré que no es (era) así. El dicho tiene su razón y aplica a toda la meseta castellana en relación al enorme contraste entre verano e invierno, verano que por cierto cada vez se alarga más.  Madrid siempre ha gozado de un clima muy seco y en cierto modo privilegiado durante el verano hasta que llegó el cambio climático.

Los registros de temperaturas y fotografías de época evidencian que antaño los veranos eran soportables y no debiera sorprendernos tanto ver imágenes de época donde la ahora denominada Gran Vía estaba repleta de personas trajeadas en pleno mes de agosto. Los autobuses no tenían aire acondicionado y sin embargo, ¿tenéis memoria de haber pasado un horrible calor al viajar en bus?, curiosamente yo si la tengo, pero de los últimos 15 años cuando un autobús tiene mal el sistema de refrigeración y toca andar con las ventanas abiertas. En cambio si tengo recuerdos de haber pasado mucho calor en sitios como la costa de Murcia o Córdoba hace muchísimos años, pero por más que repaso no recuerdo haberme “asado” en un autobús de la EMT durante los 80 cuando viajábamos con las ventanas abiertas.

Con unas máximas medias de unos 31ºC a la sombra no era complicado mantener un confort térmico en jornadas que merodeaban una temperatura media de 24ºC a la sombra , no muy diferente de la que tenemos en una oficina con el aire acondicionado puesto.

Es cierto que a nadie en su sano juicio se le ocurriría ir con traje oscuro bajo el inclemente sol del verano madrileño ni antes, ni ahora, pero es que hoy día la sombra ya no te cobija de nada con veranos que cada vez repiten más y más el patrón de temperaturas de nuestro desgraciado futuro climático, con predominio de masas de aire recalentado en el Sahara que favorecen la acción del sol, contribuyendo a un pernicioso círculo vicioso de recalentamiento atmosférico, pues otro efecto del cambio climático es la práctica desaparición de las brisas nocturnas, esto favorece que el calor no se disperse rápidamente, con especial virulencia en barrios céntricos, la terrible “isla de calor”.

Hemos llegado a tal punto de mala costumbre térmica en los últimos diez años que cuando un mes de julio o agosto cumple con la media normal lo denominamos “fresco”, triste pero cierto.

Ahora hablaré de los aires acondicionados… toda mi vida he vivido en un piso agradable, rodeado de árboles y con una estupenda piscina que nos proporcionaba, salvo excepciones, veranos muy llevaderos, con temperaturas que muy rara vez se acercaban a los 30ºC en el interior del hogar, por eso no era necesario más que ventilar y el calor que podía acumularse dentro desaparecía salvo en las puntuales olas de calor que como mucho venían una vez al año y duraban apenas una semana. No recuerdo que tuviésemos ni ventilador.

Llegado el siglo XXI se empezó a hablar del cambio climático con cada vez más fuerza. Era algo que sonaba difuso y poco claro, pero lo cierto es que año tras año se iba notando un cambio que se hizo muy palpable a partir de la segunda década de este siglo; década que por cierto todavía no se ha incorporado (y en mi opinión no debiera incorporarse) a los registros climáticos normales.

En estos años hemos pasado de no usar apenas el ventilador a convertirse un recurso imprescindible. Con mi afán de no tener aire acondicionado empecé a buscar alternativas más eficientes para mi piso, que aunque moderno y con buen aislamiento, tiene demasiadas horas de insolación, a añadir que es un último piso y su única gran ventaja veraniega es tener una excelente ventilación cruzada. Me decidí por utilizar un evaporativo denominado Rafy que prometía una “brisa marina”.

La verdad es que aunque lo he utilizado años, fue muy decepcionante pues apenas reducía medio grado la temperatura bajo su “chorro marino” y pronto comprendí que los evaporativos de verdad consumen mucha agua y precisan de ventilación para no acumular humedad en los espacios que refrigeran.

Así las cosas este 2020 que prometía una vez más altísimas temperaturas me tuvo muchas horas entretenido buscando experiencias en la red que me permitieran elegir un modelo adecuado a lo que yo necesitaba y, al final, tras probar un modelo demasiado ruidoso y descartarlo me decidí por el M CONFORT E1300C que con 43 dB me parecía lo conveniente.

Siempre he sido muy aficionado a registrar datos, desde 1998 acumulo datos y más datos de temperaturas y condiciones meteorológicas, en cuanto empecé a dominar las hojas de cálculo me hice una muy completa que me hace un cálculo automático de las medias mensuales, anuales, etc. A simple vista podría comprobar si el nuevo evaporativo era efectivo, así que iré a lo objetivo en primer lugar y después lo subjetivo:

LO OBJETIVO:

Este julio de 2020 ha sido de los más calurosos de la historia en Madrid, no muy lejos de aquel horrible julio de 2015 donde las temperaturas medias fueron incluso superiores a las medias de Córdoba. Si lo dividimos en dos mitades, hemos tenido una mitad más o menos “llevadera” con mínimas medias de 19,9ºC y máximas medias de 34,2ºC. Hasta ahí el evaporativo fue capaz de reducir en un periodo de temperaturas similar visto en otros años 1,5ºC (de 30ºC de máximas medias en mi salón pasamos a 28,5ºC) y las mínimas fueron incluso más soportables al reducirse 2,1ºC de media (de 28,4 a 26,3ºC), durante la primera mitad el resultado ha sido fenomenal, permitiendo habitar el hogar sin mayor problema a todas horas.

La segunda mitad en cambio ha sido extremadamente calurosa en el exterior con unas máximas medias de 36,9ºC y mínimas claramente superiores a los 20ºC con 21,3ºC, lo que ha resultado en unas medias de máximas en mi salón de 29,5ºC y 27,2ºC en mínimas. Lo malo de este periodo es que no tengo referencias de otros años ya que en 2015 hubo un promedio similar pero con mínimas mucho más elevadas. En cambio con mínimas similares las máximas fueron más bajas. En cualquier caso en apariencia se mantiene ese enfriamiento medio de 2ºC con un uso diario de 8-16h. El pico de temperatura fue de 31ºC en el salón, frente a los insoportables 33ºC que podrían haberse alcanzado con un promedio similar de temperaturas exteriores y nula ventilación nocturna.

El margen superior de 29,5ºC aunque en apariencia es “agradable”, el problema que ha tenido es que se ha vivido con una humedad anormalmente elevada al haber habido poca ventilación nocturna, especialmente la última semana de julio en la que era necesario cerrar antes las ventanas al alcanzarse los 32ºC en el exterior a horas tempranas (10-11 am), siendo por tanto mayor el calentamiento del exterior que el enfriamiento proporcionado por el evaporativo. ¿Qué provoca esto?, que el evaporativo pase a ser bastante ineficiente pues enfría muchos menos el aire y además lo satura, tanto es así que a un 45% de humedad en el espacio a enfriar se reduce a apenas 2ºC el enfriamiento proporcionado frente a los hasta 9ºC que puede llegar a enfriar en humedades muy bajas (<20%)

El mejor momento de este aparato, con un 17% de humedad alcanzó a enfriar casi 9 grados el aire.

El evaporativo desgraciadamente es mucho menos útil en plena ola de calor; incluso es más conveniente utilizarlo solamente en las horas que puedes tener cierta ventilación y el resto del tiempo emplearlo como simple ventilador para no acabar con sensación de estar en pleno Mar Mediterráneo a 30ºC, lo cual sabéis que no es una sensación agradable y es algo que por fortuna en Madrid nos ahorramos.

Para poder maximizar su uso cuando faltaba ventilación, a veces le daba soporte utilizando la campana extractora de la cocina, lo que me permitía mantener la humedad en un rango aceptable (30-40%). Podría combinarse la acción de un evaporativo y un deshumificador, pero en ese caso el consumo sube mucho, y por lo que he visto el evaporativo supera en capacidad evaporativa al deshumidificador, por no hablar del ruido que puede suponer tener dos aparatos a la vez.

LO SUBJETIVO

El evaporativo no enfría. ¿A qué si?, ese es el eterno dilema de estos aparatos, especialmente los portátiles que se destinan al hogar de los que diría que el 90% son un timo pues apenas evaporan 1 litro cada 4-6h. Diré que esto es subjetivo porque es la sensación que nos da tras horas en las que vemos que la temperatura del hogar si acaso se mantiene, pero ese es su gran secreto, mantener a raya la subida de la temperatura durante la jornada y maximizar la ventilación nocturna.

Lamentablemente en ausencia de ventilación cruzada estos aparatos fracasan pues efectivamente su capacidad de enfriar es muy limitada. No sabría estimar las frigorías pues la física no es lo mío, pero no me equivoco si estimo que enfrían 1/10 parte que el aire acondicionado más cutre y sin ventilación consiguen lo peor: calor y humedad, con lo cual es preferible no usarlos.

Así que dentro de mi opinión subjetiva puedo decir que con medias normales o algo altas y buena ventilación los buenos aparatos evaporativos portátiles son un gran acierto porque enfrían el aire unos 5-8 grados y además aumentan un poco la humedad, lo cual es sano en el secarral castellano pero, para ello, es necesario que el promedio de temperatura exterior sea inferior a 28,5ºC, lo cual debería ser lo habitual si los veranos recuperan aunque sea un poco de su normalidad, con los 29,5ºC actuales de promedio ha comenzado a fracasar y me está evitando sentir calor parte de la mañana y cuando anochece, pero el resto del día no lo soluciona como si lo haría un aire acondicionado o un sistema evaporativo industrial.

CONCLUSIONES

No se qué futuro nos espera; Córdoba ahora mismo está con temperaturas propias de una ciudad árabe de las “frescas”, Madrid está teniendo las temperaturas propias de Córdoba y ciudades tradicionalmente muy calurosas como Bagdad están llegando a temperaturas también históricas que rozan el límite de la supervivencia humana.

Bien haríamos en recapacitar sobre nuestro estilo de vida pues, las energías renovables tienen un componente igualmente nocivo en emisiones de CO2 fruto de la extracción de tierras raras que son requeridas en placas solares o baterías.
Llegados a este punto la pandemia nos ha enseñado que quizás un buen enfoque para atajar este enorme problema sea movernos menos, consumir mucha menos energía y aislar mejor nuestros edificios con la aplicación de medidas tan simples como efectivas para la climatización como son nuevos materiales que no absorban el calor y aíslen el interior, ventilación cruzada obligatoria por ley, sistemas evaporativos o de refrigeración alimentados por energía solar a nivel comunitario, sistemas de calefacción basados en energía solar y geotermia y un largo etcétera de medidas que tienen cierto coste, pero que a los pocos años se amortizan.

Estos años apenas he tenido un gasto energético de 15 € / mes, es cierto que con las medias desmadradas he pasado calor y en ocasiones algo de frío, pero mayormente he conseguido mantener una habitabilidad en mi hogar a base de ventilar en verano y cerrar bien en invierno maximizando la entrada de sol, lo que me ha permitido un consumo mínimo. Es así como realmente podemos cambiar las cosas, actuando cada uno en nuestro ámbito, pero lo se, es muy cómodo el aire acondicionado: adelante, enciéndelo y no pases calor 🙂

h1

Lecciones de un virus

marzo 28, 2020

Abandonado como tenía este blog, fruto del inmisericorde ritmo que nos marcan las redes sociales, es en este irónicamente agradable momento de quietud en los hogares cuando he hallado las horas necesarias para poder reflexionar y escribir, siendo consciente de que son palabras, simples palabras que no pueden mutar el enorme sufrimiento de muchas familias que han perdido a sus seres queridos sin poder ni decirles adiós.

Eran finales de enero cuando acompañado de un buen amigo acudía a celebrar el año nuevo chino en Pradolongo, un enorme parque sito en el distrito madrileño de Usera donde, bajo una pertinaz lluvia, el barro ganaba terreno a los centenares de intrépidos que nos atrevíamos a desafiar los elementos para ver el espectacular castillo de fuegos artificiales que la comunidad china prepara todos los años. Por entonces el virus parecía muy lejano, demasiado lejano, pero sabíamos que estaba ahí.

1579703874_707616_1579799403_noticia_normal Pocos días después, con ese mismo amigo cené en un restaurante italiano cercano al Planetario de Madrid mientras precisamente Italia comenzaba su duro camino de muerte y desolación. El virus ya no parecía tan lejano, pero todavía pensábamos que no nos afectaba, sin embargo, ya era nuestro compañero en las calles.

Hace poco más de dos semanas ya empezaba a alterar nuestra libertad, nuestros principios sociales; pese a ello teníamos tiempo de quedar con nuestros amigos, ver a gente querida, aunque ya sabíamos que estábamos rodeados y algunos incluso intuíamos que quizás era demasiado tarde para reaccionar.

Nos ha ganado una batalla, así de sencillo. Una simple membrana de proteína con un núcleo simplísimo de ARN ha conquistado en pocos meses un planeta en el que hasta hace bien poco todavía Estados Unidos discutía con China sobre los acuerdos comerciales a la par que nuestro desfasado sistema económico se sorprendía viendo a los chinos hacer el paripé por una “simple gripe”, ¡qué ocurrencias tienen estos chinos!

Nuestra prepotencia como occidentales nos ha pillado con la marcha cambiada, especialmente en Europa y muy especialmente, en Italia y España, donde a una población envejecida se le han sumado las rémoras de la crisis de 2008 y el lastre que la Unión Europea ha supuesto para unas economías anticuadas, subsumidas a un modelo económico absurdo y carente por completo de sentido común que bajo unas directrices de austeridad han ido cercenando lo que es una sociedad sana.

Queda esperanza porque hay humanidad después de todo, no así confianza, porque se ha perdido toda (la poca que quedaba) en el sistema político y en el sistema económico. Solamente nos queda apoyarnos entre nosotros y resistir el embate de un enemigo invisible pero eficaz, que en su inconsciencia no atisba a saber lo que está ocurriendo, su única misión es reproducirse y nuestra ineficacia le está haciendo ganador por el momento.

Me he decantado por no ideologizar este problema. China ha tenido una victoria parcial porque su sistema económico capitalista cuelga de una dictadura estatal que algunos denominan comunista, quizás por el nombre, lo digo porque no hará mucho que pude leer “El Capital” de Marx. Me pareció un conmovedor relato de la falta de humanidad de un sistema esclavista que, apoyado en el principio del máximo beneficio no tenía piedad con los que dependían económicamente de él. Atacar ese sistema no es de izquierdas ni derechas, debería ser de sentido común, un simple principio de equidad y justicia. ¿No nos horrorizaría ver a niños de 8-10 años trabajando mientras los empresarios se quejan de que sin ellos sus industrias serán insostenibles?, ¿no os suena haber escuchado un argumento parecido en los tiempos actuales en relación a la mano de obra precarizada?

Ninos-trabajadores-de-una-fabrica-en-la-Inglaterra-victoriana

Es ahora en este siglo XXI que una pandemia nos refleja la cruda realidad, pandemia que, curiosamente, tiene lugar justo 100 años después de la terrible gripe de 1918. Por aquel entonces caminábamos a paso ligero directos a un desastre de índole mundial, un precipicio social que tuvo un precio de millones de vidas y una nueva realidad surgida tras 1945 en la que dos bloques entraron a competir entre ellos tratando de ser los que garantizasen el mejor sistema de vida. Todos deberíamos ser conscientes de que el capitalismo se domesticó porque no le quedaba más remedio, o probablemente el comunismo habría triunfado. La verdad es que a mi ambos sistemas me despiertan las mismas reticencias. Seré sincero, no tengo confianza en el ser humano y sus desmedidas ambiciones, donde sociópatas por no decir directamente psicópatas consiguen como un verdadero virus insertarse en los recodos del poder sin que el resto actuemos, y eso es lo realmente terrible. El otro día coincidí con un amigo, y ya lo reflejé en este mismo blog, que tenemos una herramienta muy poderosa y democrática: el consumo, y este sistema de voto capitalista funciona muy bien en la economía moderna, es de hecho incluso más democrático que el sufragio que conforma los diversos parlamentos, pues al final los resortes económicos ya pesan más que los resortes políticos.

Este virus nos ha enseñado una lección muy importante: solamente podemos confiar en nuestros iguales, en los que tenemos enfrente en las oficinas, en los hospitales, en el transporte público, en los supermercados, en nuestros productores del campo sin olvidar, por supuesto, nuestros ya añorados bares y cafeterías. Es en esas personas en quienes depositamos nuestras vidas y de ellos depende realmente nuestro futuro.

Ya va siendo hora de pensar en ese nuevo mundo que va a llegar tras esta increíble y dura dosis de realidad. A mi no me duele estar 30 o 45 días en casa, lo estoy haciendo porque quiero el bien de mis semejantes. Pero si que me dolería que ahora que está cayendo el antifaz del capitalismo no seamos capaces de ver el sistema tan perverso que estamos consintiendo desde la ya clarísima entrada del neo liberalismo a principios de los 80 en nuestro entramado económico y social.

En este mismo blog he escrito mucho acerca de Europa, del Titanic que somos, de un modelo de unión que se ha sustentado en un sistema económico que está muriendo por ser incapaz de sentir empatía con los que lo mantenemos realmente productivo. ¿Por qué creéis que se están perdiendo miles de millones de euros?, no olvidéis nunca a los sociópatas que afirmaron y siguen afirmando que sus motivaciones ideológicas o  la economía valen más que nuestras vidas, esos son los que tras estas crisis debieran salir escaldados, esos que están exponiendo a nuestros profesionales sanitarios a una grave enfermedad porque aprovisionar medios básicos para su trabajo es una pérdida de dinero, eso que solamente miden en dinero la realidad.

110508_banderas-ue

El precio va a ser muy caro, enormemente caro; tan caro que la economía (muy tozuda ella) va a enseñarles que el verdadero sustento del sistema económico es, ha sido y serán las personas. El precio de no habernos parado a tiempo, de haber detenido el sistema económico apenas unas semanas y haber estado con un motor gripado que lo encendemos y apagamos según se recalienta nos va a costar cambiarlo entero. La factura es enorme y como siempre la pagaremos los mismos. Ahora bien, espero que esta vez hayamos tomado nota de lo que verdaderamente importa y tomemos conciencia como ciudadanos que para el sistema económico no importamos, ni importa el clima, ni importa nada; solamente importa el dinero, una simple convención social carente de valor si no lo sustenta la realidad que reside en nuestro esfuerzo, pues el dinero no salva vidas, no cura enfermedades, no crea vacunas: lo hacen las personas.

Cambiar el motor de la economía es la única esperanza de virar nuestro rumbo a tiempo de re descubrir lo que realmente anhelamos. Estos días en nuestras casas no hace falta que os describa lo que sentimos; vamos a ser una generación marcada por esta pandemia, y demos gracias si solamente se queda en daños económicos y sociales, acompañada de un fuerte dolor por la muerte de nuestros seres queridos.

Reflexionad mucho, aprovechad cada día que pase para tratar de dar valor a lo que tiene valor, revisad muy bien vuestros principios y seguramente podamos hacer un mundo mucho mejor cuando salgamos de nuevo, libres, a las calles.

h1

Vivimos en Absurdolandia, crónica de un agosto maldito

septiembre 4, 2018
31agosto

Esta fue la estampa diaria durante buena parte de agosto debido a que los usuarios hartos del transporte público decidieron utilizar su coche…

Llegó por fin agosto de 2018 y los vecinos de Absurdolandia podían pensar en la tranquilidad de la gran ciudad con avenidas vacías, autopistas sin hora punta y asientos a porrillo en metro, bus y Cercanías hasta que la realidad se impuso.

Cruenta pesadilla resultó el que se pusieran de acuerdo los sistemas de transporte público para decidir que no, que no debíamos sentirnos solos en la gran ciudad y, para ello, lo mejor era ejecutar un magnífico plan:
Veamos, ¿si se reduce un 40% la demanda qué mejor que reducir a la mitad las frecuencias?, ¿¡la mitad!?, NO, mejor reduzcamos a 1/3 las frecuencias, ¡qué se sientan como si fuera cualquier día del resto del año con sus atascos y apretujones!

Y así el plan maestro dictó los designios de esos millones de habitantes que seguían en la gran ciudad durante agosto. 

panorama

Este era sin exagerar el panorama en las horas puntas de cada jornada de agosto…

Autobuses que en ocasiones tardaban más de 20 minutos, trenes pasando cada 10 o más minutos atestados de gente pasando calor, atascos en las rotondas, paneles informativos que no funcionaban y casi la mitad de las líneas de metro en obras conformaban el panorama perfecto para el agosto más humillante que hayan podido vivir los madrileños en todos estos años, al menos en lo que se refiere a su movilidad.

photo_2018-09-04_18-00-43

Estación de Sol en plena hora punta vacía por el corte.

Pero cuando todos pensaban que no se podía ir a peor, Metro de Madrid remató la faena avisando con apenas 24 horas de antelación que (¡olé sus huevos!) cerraban casi 10 días el tramo central de la línea 1 entre Tribunal y Sol por los trabajos de limpieza de amianto en la estación de Gran Vía. Añadamos que esta línea había sufrido un corte integral durante varios meses en el año 2016 y vaya, por entonces parece ser que no sabían de este amianto.

Así que ya se pueden imaginar lo que hicieron sus habitantes: coger el coche y circular cada vez más en masa hasta el punto que hubo hora punta todas las jornadas de agosto mañana y tardes incluidas, hecho por cierto insólito y que solamente con este conjuro del Consorcio de Transportes de Madrid ha podido hacerse una bella e infortunada realidad.

Agradezcamos pues, oh sufridores, que no hayamos sentido en Absurdolandia la existencia de un desangelado agosto sin atascos o con asientos vacíos en el transporte público, ¡para nada podemos permitirnos tamaño derroche de espacio!, ¡debemos reivindicar nuestro derecho al atasco/apretujón!

No se vosotros, pero ya tengo claro a quienes NO pienso votar el año que viene; a quienes votar ya es otra historia… 😛

h1

Vivimos en Absurdolandia

mayo 16, 2018

Absurdolandia es una población cercana al 1.100.000 de habitantes, se constituye por tanto como la tercera ciudad en población de España y dispone de 7 líneas de metro, dos de cercanías y varias decenas de líneas de autobús.

Hasta aquí todo bien si no fuese porque Absurdolandia no existe y en realidad es un conjunto de distritos de la ciudad de Madrid que conforman la corona este metropolitana: Barajas, Hortaleza, Ciudad Lineal, San Blas-Canillejas, Vicálvaro, Moratalaz, Puente y Villa de Vallecas.

Ustedes dirán con razón que a simple vista esa “ciudad” está bien dotada de transporte público pero, ¿y si les digo que entre todas esas líneas de metro solamente hay DOS conexiones entre ellas, ¿y si les digo que es IMPOSIBLE recorrer en un solo medio transversal y eficiente todo ese conjunto de distritos?

Esa es la realidad desde hace décadas que nadie ataja desde el Consorcio de Transportes de Madrid  cuya fama tuvo un estupendo salto cuando todo un astronauta como Pedro Duque criticó abiertamente el deficiente sistema de tarjeta recargable implantado en el área metropolitana de Madrid. Como podrán ver todo ese sistema absurdo es extrapolable al trazado electoralista de las líneas de metro y su manifiesta ineficacia perpetuada a lo largo de bastantes años de especulación urbanística donde el ciudadano es el último en la escala de valores.

ABSURDOLANDIA

Absurdolandia, donde siete líneas de metro emergen varios kilómetros sin apenas conectarse entre ellas

Así las cosas para demostrar la absurdidad del asunto tenemos varios hechos palmarios que se reflejan en el día a día de ese más de un millón de habitantes que sufren las consecuencias con:

  • El casi permanente atasco de la M-30 y M-40 en esta zona, que se produce en las horas puntas de AMBOS sentidos por la absoluta saturación del transporte público y la falta de alternativas en una zona norte plagada hasta lo absurdo de empresas, todo ello fruto de la deficiente planificación urbanística de las últimas décadas.
    atasco-gestoria-vehiculos
  • Los tiempos absurdos y recorridos aberrantes de las líneas de autobús que circulan y conectan parcialmente los distritos del este. Como ejemplo claro tenemos que entre la zona de Hortaleza y Villa de Vallecas si queremos ir en autobús tendríamos que utilizar 4 líneas diferentes y emplear al menos hora y media en condiciones normales de tráfico y esperas intermedias. A partir de las 23 horas todos estos barrios quedan incomunicados entre si salvo usando el metro. A partir de la 1:30 sencillamente hay que ir a Cibeles si queremos ir entre un distrito y otro usando los buhos.
  • La ÚNICA línea transversal de metro que dispone ese más de un millón de habitantes para ir de un barrio a otro es la línea 6 (circular) que hace su recorrido por la zona centro de Madrid y (obviamente) se encuentra absurdamente saturada durante las horas punta por falta de alternativas.

    C4DkDP9WAAA4Aqu

  • El tiempo medio de conexión usando el transporte público entre distritos circundantes de esta zona es superior a los 30 minutos frente a los apenas 5-10 minutos en transporte privado o los 10-15 minutos que se emplean en el resto de la ciudad.

    absurdotren

  • Y para finalizar este recorrido por Absurdolandia nos queda cuantificar algunos de los recorridos habituales que realizan con metro sus sufridos habitantes para ir a trabajar o estudiar en transporte público a lugares relativamente cercanos (el resto sufren el atasco en coche porque aún con eso tardan la mitad de tiempo):
    – Alsacia -> Campo de las Naciones – 45 minutos y dos trasbordos.
    – Arturo Soria -> Sierra de Guadalupe – 42 minutos y dos trasbordos.
    – Pinar del Rey -> Vicálvaro – 43 minutos y un trasbordo.

Espero que esta entrada haga reflexionar de una vez sobre las necesidades URGENTES que tiene este área del tamaño de la ciudad de Barcelona cuya trama de transporte público es sencillamente inexistente debido a que antaño los recorridos que se realizaban eran mayormente periferia -> centro -> periferia; sin embargo, hace más de 20 años que esto comenzó a cambiar y la única medida paliativa que está en fase de proyecto es la expansión de la línea 11 entre Conde de Casal y la zona este, cubriendo de forma parcial algunos distritos de Absurdolandia.

 

h1

RetroMadrid, un nuevo amanecer

mayo 4, 2018

Cicatrizan por fin las heridas. Cuanto me alegro de que tras los malos momentos siempre lleguen otros, no necesariamente mejores, pero si diferentes y capaces de mostrarnos con vehemencia que el valor de las cosas reside en aquello que hacemos con verdadera pasión y amor.

Soltado el pesado lastre que suponía cargar con intereses comerciales, RetroMadrid ha regresado a lo que era en un principio y debía ser siempre; el balance es tan positivo que no cabe duda alguna del logro que se ha ido gestando en este tiempo fruto del trabajo de mucha gente, pero por encima tenemos a un ser disperso, “Desleido” le apodan, capaz de condensar la magia que había quedado difuminada en medio de la vorágine que arrastró a los infiernos a una RetroMadrid ya muerta y enterrada para siempre.

El pasado 28 y 29 de abril se ha escenificado el nacimiento de algo distinto, quizás un esqueje que quedaba vivo tras la catástrofe en Matadero y que se pudo traer a Daoiz y Velarde en 2017 a ver si daba frutos. Lo cierto es que como las más bellas flores estas han tardado en asentarse para poder exhibirse esta primavera de 2018 con enorme fuerza y belleza.

Sin título

Mantener viva una afición es mucho más que agitar las brasas. Hace falta calor humano, sentido al trabajo y, sobre todo, dar un sentido a lo que hacemos pues fuera del mundillo que regentamos hay una simple moda, dentro de RetroMadrid 2018 vimos que en cambio nosotros preservamos íntegro algo que nadie ha podido arrebatarnos, y es curioso, ya ni tan siquiera tengo claro lo que es, pero lo veo en los demás.

Una vez pronuncié estas palabras: “RetroMadrid dejó de ser una extensión de mi alma de forma irreversible.”  Y así es, porque por encima de todo si algo quiero preservar en el futuro es lo que nos ha llevado a un equipo humano con la batuta de Nacho Osete a dar por fin con los acordes que no pudimos ejecutar en 2014, a sembrar de cariño un mundillo repleto de rencillas, a aprender a querernos, a pensar que vale la pena preservar nuestras amistades, a madurar nuestros defectos, aprender a perdonar y saber convivir.

Estamos en 2018, ya no es solamente mantener nuestros sistemas vivos lo que nos mueve, hay algo más y os estáis empezando a dar cuenta…

h1

RetroMadrid entre bambalinas

noviembre 8, 2016

Con esta entrada llegamos a lo que será el episodio final de unas reflexiones enmarcadas en el periodo durante el que RetroMadrid bajó a los infiernos a la espera de ser rescatado si es que de verdad la comunidad tiene interés en ello.

En las pasadas semanas tras consumarse el sueño de un antiguo compañero y amigo en el IFEMA, me dediqué  a analizar errores, aciertos, razones y evolución histórica de un fenómeno. Hubo una ocasión en la que me dijo este antiguo amigo que “por sus frutos les conoceréis”… la verdad es que tiene razón, ya se evidencian los motivos reales por los que vino a la AUIC, especialmente si os leéis los planes a futuro que tiene y el enfoque que le ha dado a esta nueva “retroferia”. Por fortuna nosotros ya vamos por otro camino y confío en que sepa desde su individualismo respetar nuestros fines y apoyarlos como socio de AUIC que dice ser, aunque a tenor de lo escuchado en algunas entrevistas, parece que no, pues ya tiene hasta su proyecto paralelo de museo, lo cual ahora que dejó de ser socio ya es totalmente respetable.

En noviembre de 2013 relataba en “Los muros de mi abadía” lo que era para mi traspasar todo mi peso y experiencia a una persona en la que (por entonces) confiaba plenamente.  Esa entrada actualizada posteriormente contiene una importante declaración de intenciones y la lucha que he emprendido con el apoyo de buenos amigos y leales compañeros:

La marca es de la AUIC y lucharé desde dentro para que siga siendo el emblema de los que estamos aquí por pasión y afición. Espero que pronto otros compañeros resuciten el mismo concepto bajo esa marca que todavía muchos aprecian y que así esos años de esfuerzo depositados en un proyecto en el que creía, tengan continuidad.”

Suena bonito, pero llevarlo a buen puerto es complicado porque estamos en medio de una guerra que va a marcar si RetroMadrid se la quedan los aficionados o al final pesa más el convertirlo en un “megaevento” de corte comercial. De momento se muestra muy acertada mi decisión de 2008, cuando registré la marca para uso y disfrute de los aficionados bajo el marco de una asociación. Pese a esto ha habido no pocos intentos por parte de eventos comerciales de aprovechar el tirón de RetroMadrid para jugar a la confusión y ganar un poco de relevancia ahora que lo “retro” está de moda. La diferencia entre nosotros y ellos, es que cuando pase la moda vamos a seguir en activo, ellos no.

Tras aquella catastrófica RetroMadrid 2014 en la que se rebelaron las peores pulsiones humanas ya reflejadas en “RetroMadrid, una pesadilla hecha realidad”; el resultado ha sido que todo este efecto mariposa fue mucho más allá y se trasladó a los órganos internos de una asociación en la que tanto esfuerzo volqué. Podría escribir mil líneas sobre “teléfonos rotos”, manipulaciones, e intereses en mantener viva una marca porque resulta(ba) para muchos expositores rentable, porque atrae gente y prensa, porque hace que un centro comercial sin clientela atraiga de repente a centenares de personas pero… seamos claros, RetroMadrid NO nació para eso, y en RetroMadrid Days comenzaron a evidenciarse los primeros síntomas de la “retroburbuja”: especulación desmedida, donaciones de sal a cambio de videojuegos, un uso de una marca/evento para vender productos fuera de contexto así como muy poco respeto a los objetivos fundacionales de AUIC y RetroMadrid: la divulgación y la preservación para perseguir un museo de informática.

No me lo veía venir. El desastre de RetroMadrid 2014 me mantuvo ciego y ocupado demasiado tiempo pensando que eran problemas de aforo, fallos de comunicación, falta de energías y un equipo escaso de gente para ese crecimiento. Sin embargo, estos días al repasar esa enorme línea del tiempo de RetroMadrid desde 2008 hasta 2016, he visto algo muy triste y evidente: muchos han venido a hacer de RetroMadrid SU evento o vía para otros objetivos y metas. Aceptaré todas las críticas que puedan llegarme por escribir esto, pero hay constancia cuando vemos “youtubers” de cierta relevancia citándose entre ellos y a sus “fans” para así venir a hacer de nuestro evento su espacio de “postureo”.

photo_2016-11-07_20-26-49

RetroMadrid es un espacio de divulgación y por tanto nos gusta enseñar lo que hacemos al resto del mundo. La endogamia no es buena y he sido de los primeros en demostrar que merecía la pena abrir nuestro “mundillo” a todos, al igual que asumo ahora que ya lo abrimos lo suficiente y toca dar marcha atrás con urgencia. Este tipo de gente no se preocupa en absoluto de apoyar los fundamentales de RetroMadrid, una sola imagen vale más que mil palabras:

photo_2016-11-07_20-37-53

¿Qué futuro le espera a nuestra escena si poco a poco los visitantes vienen solamente a comprar este tipo de material?, ¿qué será de las nuevas producciones para nuestros sistemas de 8/16 bits?, ¿tendrán sentido los libros y revistas que cubren la historia de la informática o las novedades relativas a nuestro mundillo?, ¿servirá de algo todo el trabajo de estos diez años como asociación?

Lo peor de todo es que además este tipo de visitantes mayormente acude sin intención de conocer nuestro entorno. Muchos de ellos viene apelando a la nostalgia y… ¡qué gran error!. NUNCA se ha tratado de eso, en MadriSX & Retro se favoreció un entorno de creación y preservación, jamás de nostalgia, y la prueba es que en sus paredes hubo un nuevo despertar para todos aquellos que se integraban en nuestra familia. Aprovecho para ejemplificar: Azpiri volvió a dibujar portadas de videojuegos, Gominolas se animó a crear de nuevo músicas, Borrocop volvió a retomar por un tiempo su trabajo de grafista, Fernando Sáenz procuró terminar de editar su inédito “Vega Solaris”, y si, es bueno recalcar que los méritos de traernos a muchos de ellos fueron de otras agrupaciones o personas implicadas, no quiero ni nunca he querido colgarme medallas que no son mías, pero la “casa” la pusimos nosotros los del MSX en Madrid y mi esfuerzo en procurar un local año tras año . Así pasó con muchos otros llegados de la teórica “edad de oro del software español” que ahora pasean con alegría por los pasillos de los “retroeventos” y ven por fin reconocida su labor.

Los que conformábamos esa “escena” estábamos en plena lucha contra el tiempo y el olvido y no vivíamos de la nostalgia pues, tal como la música, un buen ordenador o un buen videojuego son atemporales.

photo_2016-11-07_20-45-04

En la foto Daniel Canales, actual presidente de AUIC con ViejuNet en RetroMadrid 2009

Durante RetroMadrid 2009 nos desbordó el crecimiento y le dimos en 2010 un nuevo enfoque orientado a las familias y al público generalista gracias al enorme apoyo de Jesús Fabre y Fernando Sáenz en lo que respecta a la nueva localización, todo esto lo hicimos sin dejar de mantener íntegras nuestras raíces y objetivos. Conseguida como nueva sede “Matadero de Madrid” tras un breve lapso de tiempo en el que una RetroEncounter no exenta de polémica cubrió nuestra baja , regresamos en RetroMadrid FEST 2011 ya como una especie de fenómeno de masas.

Cuando desembarcamos en este nuevo espacio cultural que costó una lucha constante defendiendo nuestro proyecto allá donde íbamos, me encontré con un “Greco” enorme, es decir, un centro cultural a lo grande y por tanto a la medida de nuestras necesidades. La edición de 2012 fue sencillamente brutal, aunque costó concienciar a los expositores que en una jornada no nos daba tiempo a hacer todo así como concienciar a la organización que ya jugábamos en otra liga y había que tomarse esta tarea en serio.

photo_2016-11-07_20-37-33

Entre bambalinas está el verdadero motor de RetroMadrid

Se intuye de lo anterior que teníamos un problema sin solucionar: éramos prácticamente los mismos en 2009 que en 2010 y que en 2012. Aún así seguíamos creciendo y creciendo sin que nosotros pudiéramos hacer nada por remediarlo. Buena parte de la “culpa” residía en las redes sociales y muy especialmente en “Twitter”. Asumo mi error de no haber estado hasta estas semanas atento a ver qué se cocía debido a mis reticencias del pasado con respecto a esta red. Tras empaparme de contenido he descubierto que hay mucha información y es una vía magnífica para tratar de concienciar y entablar contacto directo con gente abierta al diálogo.

2013 fue la antesala del infierno. La revisión de tantísimos “tweets” me ha traído una situación paradójica, y es que después de todo la cosa no salió tan mal en 2014. Sin embargo aunque sólo se hubiese quedado sin entrar una persona, ya bastante grave era lo sucedido. Cometimos bastantes errores que creo sólo remediamos cuando estábamos a merced del océano con el Titanic ya hundido, y es que la errática política de comunicación tenía un factor clave: la falta de coordinador o persona responsable a la sazón de una divergencia de opiniones insalvable mediante un debate sosegado porque teníamos un enorme reguero de marrones por solucionar apenas tres jornadas antes del festival.

Creo (a toro pasado) que aunque hice lo correcto asumiendo las riendas del evento veinte días antes del festival, si que deberíamos haber comunicado públicamente lo sucedido con Adonías para que la gente comprendiera que si ya éramos pocos, encima perdíamos a la persona clave para sobrellevar la ingente tarea pendiente. Otro error por mi parte fue “encubrir” la desidia organizativa que teníamos. Casi todo el comité organizador se limitaba a contemplar la evolución de un proyecto magnífico que a la hora de la verdad era puro humo porque no lo sostenía un equipo de gente, todo se había basado en la “magia” de un individuo que llegada la hora de la verdad desapareció del mundo cerrando incluso su cuenta de Twitter a la vez que incomunicándose, con la lógica preocupación de todos los que habíamos estado con él en el proceso organizativo por la situación que le había llevado a tomar tal decisión.

Los problemas con el sistema de entradas, con las taquillas, con los proveedores, con la electricidad, con los expositores… casi todos eran el fruto de la desatención en muchos aspectos claves. Tuve que meter algo de presión y traté de hacer entender con el máximo cariño posible que no íbamos por buen camino en marzo, pero la verdad es que tenía terror ante la posibilidad de que por un motivo u otro se nos cayese Adonías tal como al final ocurrió en abril de 2014, pues ya anteriormente había dejado todo un mes colgada la organización de RetroMadrid por problemas en la revista Retrogamer y quería ante todo evitar cualquier situación de tensión que favoreciese algo parecido.

photo_2016-11-07_20-46-21

Diseño de entrada para RetroMadrid 2013 de Sergio Modia

Tras tratar en junio de 2014 con ayuda de Gominolas de hacer un balance de daños a la AUIC y evidenciar que (no pudimos contar con Adonías porque no quiso venir a darnos aliento, motivo de mi enfado por entonces) NO estábamos preparados para levantar de nuevo eventos ambiciosos, resultó que precisamente Adonías poco después de abrir tienda con Emere trajo un proyecto bajo el brazo en abril de 2015 para reflotar una especie de “RetroMadrid” y, lo que luego fue RetroMadrid Days trajo unas tristes consecuencias que ya son irresolubles porque, cuesta entenderlo, pero NO estábamos preparados para sacar adelante un evento por el dolor humano y falta de cohesión que causó el desastre de 2014.

Todo esto ha conducido a destapar un odio irracional a la AUIC y RetroMadrid  alimentado por muchísimas mentiras en el camino. Lo fácil es decir que es un conflicto entre partes, lo difícil es asumir que RetroMadrid ha sido víctima de algo más simple que un conflicto; en realidad RetroMadrid ha sido para lo bueno y para lo malo un lugar de reconocimiento y encuentro donde mucha gente ha reactivado sus mejores virtudes y sus peores defectos. Cuando están en juego pasiones, emociones y egos saltan a la palestra muchas cosas, y lamentablemente en situaciones tensas y negativas es difícil evitar que a veces germine lo peor de nosotros, me incluyo.

Simplificar y explicar las razones o circunstancias es complejo pero a la vez sencillo, desmontar falacias nacidas en 2009 sobre RetroMadrid es complejo pero a la vez sencillo. Lo que es más difícil es hacer entender que vivimos una temible retroburbuja que de no identificarse y tratar a tiempo es probable que nos haga retroceder a años pretéritos, complicando y mucho la labor a los que realmente deberían ser protagonistas de esta historia, pues RetroMadrid nació como lugar de encuentro físico con la sana intención de aglutinar esfuerzos en una fecha del año y así dar visibilidad a nuestra escena. Hoy esa función en parte se ha perdido, pese a que sigue siendo (¿seguía?) el lugar favorito de encuentro para mucha gente.

Respecto a RetroMadrid queda mucho trabajo por hacer y estoy convencido de que ya hemos hecho nuestros deberes a la vez que destapado muchas caretas, evidenciando que entre muchos criterios, hay algunos divergentes por completo a nuestro modelo asociativo y no deberían tener cabida en futuras ediciones de RetroMadrid. Costará tiempo hacer entender que RetroMadrid es de una escena de aficionados, no de “youtubers”, famosillos o nostálgicos del píxel. Estoy convencido de que nos llevaremos muchas críticas por devolver nuestros principios a RetroMadrid y que habrá muchos menos visitantes, costará también evitar que nuestro ego y ambición no empujen a que sigamos por una absurda senda de un crecimiento carente de sentido y objetivo. Yo tengo un referente que está ahí delante de nosotros desde poco después de que naciéramos como asociación: RetroAcción. No me preocupa decir que nos hemos equivocado y mucho entre 2013 y 2014 y que ya hemos pagado con creces nuestro error, ahora es el momento de que cambien las tornas.

Debemos demostrar que hemos aprendido la lección y asumir que vamos a perder apoyos en el camino, pero vaya por delante mi convencimiento de que los tiempos que vendrán serán mucho mejores.

h1

Falacias históricas de RetroMadrid

junio 13, 2016

“Un argumento ad nauseam, o argumentum ad nauseam, es una falacia en la que se argumenta a favor de un enunciado mediante su prolongada reiteración, por una o varias personas. La apelación a este argumento implica que alguna de las partes incita a una discusión superflua para escapar de razonamientos que no se pueden contrarrestar, reiterando aspectos discutidos, explicados y/o refutados con anterioridad.”


Es un buen momento para retomar (tras varias “retroburbujadas”) uno de mis temas favoritos: RetroMadrid.

En tiempos recientes varios foros y canales de “youtube” se han vuelto a reiterar en una falacia nacida en 2009, pero en esta entrada me voy a referir en concreto a este programa:

Por lo pronto sorprende que en un “debate abierto” no participe como invitado alguno de los eventos decanos. Si les incomoda no hace falta que inviten a gente de RetroMadrid, también tienen a RetroEuskal, RetroMañía, RetroMallorca o RetroCoruña que ya tienen recorrido suficiente para opinar con propiedad.

También es llamativo que se aluda al “modelo de negocio RetroMadrid” o un explícito “RetroMadrid: tiendas tiendas tiendas…”. Lo primero porque RetroMadrid NO es un negocio, nunca lo ha sido y salvo que la AUIC decida vender la marca para otros propósitos (tras tentarle, resulta que una persona muy conocida de la “escena” me pidió que le pusiera precio para comprarla, hay evidencia escrita), esta marca seguirá siendo utilizada como un espacio de encuentro de aficionados inclusivo, NO comercial y aglutinador.

Es norma periodística consultar a las partes aludidas, de ese modo se contrasta información y se llega a una conclusión. La gracia es que en esta “retroburbuja” está de moda escuchar a nuestros “amigos” y lo que digan los “enemigos” nos la trae al pairo. En ese caso lo mejor es no poner en marcha debates sesgados como ha sido el caso y buscarle otro nombre, pues no fue más que un programa de opinión, y como tal habría sido totalmente respetable.

No me voy a enrollar dando razones, es que todo es tan simple como que la AUIC ha publicado en 2013 y 2014 las cuentas del evento RetroMadrid detallando las partidas de gastos reales y ha transmitido siempre sus “interioridades”. No todas las asociaciones (o foros) hacen estos ejercicios de transparencia informativa ni dejan varias formas de contacto a mano de todo el mundo para consultar cualquier asunto.

En lo relativo a las tiendas voy a comparar dos eventos: RetroMadrid 2014 y RetroPolis 2016, para evidenciar que lo de “sólo hay tiendas en RetroMadrid” es otra falacia, veamos:

  • RetroMadrid -> 25 tiendas, 37 expositores de la escena (algunos tienen venta).
  • RetroPolis -> 13 tiendas, 10 expositores de la escena (algunos tienen venta).

No hace falta ser muy hábil con las matemáticas para evidenciar que porcentualmente incluso una de las ediciones  de RetroMadrid con más tiendas de la historia sigue teniendo mayoría de expositores de los que consideramos “escena”. ¿Qué rasero se aplica entonces en el debate “abierto”?, pues el de la falacia “ad nauseam”, y es que de tanto repetir una mentira esta se termina convirtiendo en verdad.

Dispararé a alguien en concreto: jojo073 , que como pronto se dará por aludido tendrá la ocasión de exponer su punto de vista en Twitter, en este mismo blog o donde lo desee. Antes de opinar hay que informarse.

Un detalle muy curioso, ¿sabíais que en 2010 no hubo una sola tienda?…

En definitiva, RetroMadrid no es diferente en su concepción de RetroSevilla o RetroFerrol, es simple y llanamente un evento de aficionados que ha crecido demasiado. Este crecimiento ha sido mal gestionado y al final terminó por implosionar causando en ese proceso graves daños colaterales.

Respecto a eso de que “las tiendas no pagan nada porque demandarían un servicio” en RetroPolis o que apenas se les cobra en RetroSevilla “y si ganan 3, 4, 5 o 6.000 € da igual” y quedarse tan agusto, seré franco: es un gravísimo error. Las tiendas deben tener en cuenta que están en eventos sin ánimo de lucro organizados en su mayoría por asociaciones y por tanto DEBEN colaborar de alguna forma porque se benefician monetariamente del esfuerzo desinteresado de mucha gente que voluntariamente les ha dado cabida en un evento. Que paguen 10 o 100 allá cada uno con su conciencia.

Con esto termino, si alguien desea un buen debate basado en argumentos y no falacias, estoy en lo personal completamente abierto a ello. Conozco de primerísima mano todo lo que se ha llevado por delante lo que antaño era un fantástico lugar de encuentro de aficionados (en la web de RetroMadrid hay sobrada información) y me agradaría que la gente no se limitase siempre a creer lo primero que escuchan o leen.

(NOTA: A fecha 10/11/2016 ninguno de los que conforman en la actualidad la organización de RetroMadrid ha podido acudir pese a que se intentó cerrar por correo electrónico una cita con el programa “Amiga Wave” tras un ofrecimiento vía Twitter. En fechas indeterminadas de 2018 la cuenta de Twitter me bloqueó y por supuesto del programa nunca más se supo… 😛

A fecha 28/02/2019 parece ser que el señor Enrique está muy indignado con esta entrada, pero lo cierto es que aparte de mantener dicho bloqueo de “su” cuenta “Amiga Wave” no ha sido capaz de rebatir ni uno solo de los argumentos que expuse en su momento, mientras tanto RetroMadrid ha demostrado gracias a Nacho, Jos y Dani “El Tridente”(C) lo que significa para los aficionados.

h1

RetroMadrid, el valor del encuentro físico

abril 6, 2016

“Mas tarde, Manuel y yo nos conocimos en persona (que eso no ocurrió hasta marzo de 2013) volvimos a retomar el proyecto… ¡hasta ahora!”
(Extracto de la entrevista a los creadores de La Abadía del Crimen Extensum en ZX Devs).

Vivo una etapa reflexiva tras el desastre de RetroMadrid 2014 en la que he ido observando el fuerte componente histórico que pueden tener nuestros errores y aciertos. Los errores se deben criticar, pero también los aciertos deben ser justamente reconocidos. En 2002 empecé a trabajar el cambio de mentalidad que los tiempos requerían pero que nadie se decidía a impulsar.

Os copio un extracto del webzine Matranet donde me dirigía a S*T*A*R en relación a MadriSX 2002:
para que te hagas una idea, aunque de forma sutil, estoy pretendiendo que poco a poco tengan cabida otros sistemas “retroinformáticos”, sin descartar a nadie, de hecho en muchas revistas MadriSX se ha anunciado como un salón de retroinformática”.

Injustamente esa MadriSX 2002 al final terminó siendo mundialmente conocida por el pateamiento de un Spectrum +2 (fabricado por Amstrad) y me hizo dar marcha atrás temporalmente en todo lo relativo a “MadriSX & Retro”, pues por entonces ya tenía en mente iniciarlo cuanto antes. Los usuarios de MSX causantes de tamaño despropósito se ampararon en el anonimato (ver foto del fanzine SD MeSXes) salvo una persona cuyo gesto le honra y que si habló públicamente del tema dando la cara. En cualquier caso no es mi intención valorar el hecho en si, sino sus consecuencias.

sin-tituloEl número 16 del Club Mesxes aclaraba la autoría del pateamiento.

Tras lo sucedido con el “pateamiento” hubo una crítica feroz procedente de muchos grupos de “Spectrum” hacia la organización específicamente. Pese a que la organización hizo un pequeño comunicado (ver últimos párrafos) al respecto posicionándose claramente en contra. Nada de eso sirvió pues les resultaba muy liviana y no condenaba los hechos (¡ni que hubiera sido un atentado terrorista!). La parte positiva también la conocemos: MadriSX se hizo conocida en el mundillo y eso favoreció que fuera el espacio que se prestó para acoger a todos los aficionados que en grupos de “news” solían vivir su afición sin conocer al resto de colectivos.

Lo increíble es que todavía hoy ¡tras pasar más de 14 años! aún siguen muchos abiertamente contrariados por lo ocurrido, pero lo peor es que me responsabilizan por el desaguisado. Queda claro que en buena parte todo esto viene derivado de no haber prohibido como organización el pateamiento. Además el artículo oficial incluía la descarga de varias fotos de tan triste acontecimiento que como es lógico se prestaban a ser interpretadas.

Es importante aclarar que les dije a los que promovieron la compra y posterior destrozo (pues fueron preguntando a casi todos los asistentes si querían colaborar) que dentro del recinto ni hablar de destrozar un Spectrum y que si al final recaudaban lo necesario se fuesen a la calle, y así se hizo, de ahí las pruebas gráficas.

A día de hoy todavía resuena el famoso pateamiento, hecho cuya gravedad es muy opinable y daría para un buen debate centrándonos en las argumentaciones de los mismísimos puristas de Spectrum y el valor que tiene un +2 para ellos. Hay sin duda mucha hipocresía y un “rasgarse las vestiduras” en torno a este asunto que se utilizó claramente como “arma política”… si, desgraciadamente hay demasiada política en el “mundillo retro”, diría yo que muy por encima de la media de otras aficiones.

Tampoco debo olvidar mi desastroso error de 2007. Pese a todo, estos acontecimientos no impidieron que AUIC y consecuentemente RetroMadrid naciesen, creciesen y finalmente fueran referentes para muchas otras agrupaciones y eventos “retroinformáticos”. Lo realmente importante en la vida es aprender de los errores y afrontarlos, lo contrario supondría no volver a emprender proyectos.

Cuando he leído la entrevista a Daniel Celemín y Manuel Pazos me ha venido de nuevo a la cabeza la “retroburbuja” a la que aludía hace un tiempo. Nuestra afición se sostiene sobre unos pilares cada día más debilitados y fragmentados, que sin embargo no impiden que haya decenas de iniciativas que salen adelante por motivos casi irracionales, pasionales diría yo si nos circunscribimos a los resultados de ventas/descargas que se obtienen. La entrevista lo hace evidente, y es que se deduce que este “remake” de “La Abadía del Crimen” no tiene más explicación que hacer real un sueño realmente loco, maravillosamente loco todo hay que decirlo 🙂

¿Manuel Pazos no ha estado envuelto en polémicas?, ¡pues claro que lo estuvo!, pero lo realmente  importante es que ha seguido en activo y creo que con ello ganamos TODOS. Esta debería ser la motivación para un aficionado, por eso resulta especialmente descorazonador cuando la cancelación de RetroMadrid llega a generar alegría o mofa entre presuntos aficionados que así lo manifiestan en foros con empatía bajo cero. Si fuera por ellos RetroMadrid desaparecería, afortunadamente lo que importa es la mayoría.

La-Abadía-del-Crimen-Extensum

¿Y qué tienen que ver las líneas que inician este artículo con todo esto?, ¿qué ocurría en marzo de 2013?. Los más avispados recordarán que en esas fechas tenía lugar RetroMadrid 2013 y se hacía un justo homenaje al videojuego del cual se ha hecho el “remake” y también a las mujeres pioneras en la programación entre otras muchas exposiciones y actividades.

RetroMadrid, ese espacio todavía moribundo, ha dado como fruto muchos encuentros físicos y personales que han producido el nacimiento de sinergias que en algunos casos se han materializado en proyectos como el que nos ocupa.

Como ideólogo y principal impulsor de RetroMadrid hasta el año 2013 no pienso cejar en el empeño de que este espacio tenga su justo lugar en la historia del fenómeno “retroinformático” que hemos vivido en España.

A RetroMadrid se le debe mucho desde la comunidad de aficionados y, precisamente es por esto muy triste la gran cantidad de comentarios que algunos de esos aficionados lanzan a menudo como si ya fueran un “mantra”. Destaca por ejemplo el “afan lucrativo”, que “RetroMadrid es fácil de organizar”, y “si no lo organizáis quitaros de en medio que lo hagan otros”.

De todo ello puedo dar una respuesta bien hilada: si el afán fuese lucrativo se habría seguido organizando a buen seguro (a más entradas vendidas más pasta entra); si fuera fácil de organizar los miembros de su organización no habrían perdido amistades, tiempo (muchísimo) ni sufrido taquicardias, berrinches o depresiones cuando las cosas han empezado a ir mal; y es importante reseñar que hace tiempo que los pioneros de su organización nos quitamos de en medio esperando ese necesario relevo que nunca parece llegar.

El relevo al final NO llegó en 2014. En 2015 hubo una explosión interna por intentar resucitar a destiempo un monstruo y en 2016 ni ha merecido la pena intentarlo para evitar que este monstruo se llevé a más gente por delante.

¿Profesionalizar?, esa es la famosa palabra que aparece decenas de veces como la panacea, pero no lo es. Profesionalizar un evento de estas características es inviable si lo que se quiere es preservar su espíritu de aficionado y afán divulgativo para no convertirlo en una feria más dedicada a atraer un público masificado. El símil perfecto sería organizar una boda que, si bien es cierto que siempre se deja en manos de profesionales, no es menos cierto que pese a todo consume muchísimo tiempo la toma de decisiones de toda clase, por tanto la profesionalización no quitaría nunca el enorme trabajo que conlleva gestionar los contenidos de un festival de referencia y encima el dinero se lo llevarían empresas con ánimo de lucro.

Desde mi punto de vista RetroMadrid merece la oportunidad de regresar renovada y con nuevas energías, pero los milagros no existen y la comunidad de aficionados debe apoyar sin fisuras el resurgir de RetroMadrid, esto es algo que no se consigue con simple apoyo moral (sin duda importante), hay que dar un paso más y apoyar físicamente su celebración para que de verdad un nuevo equipo de gente poco a poco coja las riendas de este evento y consiga que el tiempo no entierre tantos años de esfuerzo como inevitablemente ocurrirá si seguimos por el camino actual.

A mi personalmente me duele muchísimo más que a nadie lo ocurrido. He depositado más de media vida y miles de horas de mi tiempo libre en impulsar y hacer realidad RetroMadrid para dar visibilidad a nuestra afición y, estoy seguro de que podría haberlo hecho muchísimo mejor y cometer menos errores, pero lo realmente importante en la vida es ser leal, honesto y construir proyectos inclusivos que sobrevivan por encima de las diferencias y la diversidad que en realidad enriquecen nuestro mundillo.

h1

La “Retroburbuja”

marzo 14, 2016

No, ¡no!… no hablo de una burbuja pasada y muy conocida por haber dilapidado una enorme masa monetaria en forma de ladrillo inútil que nos ha provocado una crisis devastadora.

Estoy hablando de una burbuja que reside en el propio colectivo que conforma el mundillo “retro” y que viene gestándose desde hace años. Concretamente en 2009 recuerdo que un buen amigo me habló de la futura “institucionalización” del retro, esto viene ser como una “ley de vida”, y es que con el tiempo cualquier colectivo tiende a organizarse con tal de perpetuar el origen del mismo y aparca sus diferencias mediante asociaciones o agrupaciones.

Sin embargo los años han demostrado que hablamos de un colectivo terriblemente diverso en ideas, concepciones y objetivos que peca de cierta fobia a asociarse y coexistir en colectivo. Desde RetroMadrid 2009 y tras los sucesivos procesos de crecimiento tenemos como resultado que al final la “escena” (el conjunto de personas creativas que normalmente se conocen entre ellas) ha ido disgregándose y, me atrevería a decir que se ha radicalizado en sus posturas.

RetroMadrid era el nexo común para casi todos tal como ya os relaté en su momento a través de la historia de este encuentro de aficionados. Encontramos en la misma que hasta 2010 este evento era un reflejo de la comunidad de aficionados que iba añadiendo de forma natural la grata compañía de muchos personajes de la industria del videojuego e informática en España. El problema del crecimiento parecía solucionado cuando en 2012 RetroMadrid consiguió como sede “Matadero Madrid”, este lugar venía a ser como el centro cultural “El Greco” pero en grande.

En 2012 con 5.000 visitantes y entrada gratuita si lo parecía, sin embargo en 2013 con la introducción forzosa de una entrada de pago, 6.000 visitantes y cada vez más requisitos técnicos y organizativos empezó a mascarse el desastre.

8bitsbubble

La organización de RetroMadrid desde tiempos inmemoriales ha estado conformada por la mismísima “escena”. La han formado personas que además de organizar son a su vez gente conocida del mundillo en sus múltiples vertientes: programadores, músicos, grafistas, coleccionistas, expertos en electrónica, etc. Un ecosistema de gente muy entusiasta, apasionada y que consideraba RetroMadrid un espacio de reunión hasta que el crecimiento desaforado supuso arrinconar la escena y ya en 2012 empezaron a no verse reflejados.

Muchos ya en 2010 mostraron su disconformidad con este crecimiento y el que cada vez fuese un evento más mediático. La “escena” siempre ha tenido mucha endogamia, baste como ejemplo las mismas RUs de MSX de Barcelona que cortaron en seco la pretensión de crecer y prefirieron (con el precio de haber estado a punto de desaparecer) mantener su esencia tras el exitoso Salón del MSX de 2000.

El problema de la “retroburbuja” es muy sencillo: somos los mismos de siempre con cada vez menos apoyo interno y una creciente división causada por los años de divergencias de criterios, objetivos e intereses. Es curioso porque cogiendo a cada persona por separado un observador externo diría que todos tenemos prácticamente los mismos objetivos: ver a nuestros amigos, compartir, crear, divulgar y disfrutar de la afición. Acto seguido empiezan las divergencias: “pues yo programo en BASIC y ese en ensamblador; esto es basura comercial, esto otro es “homebrew” y mola; RetroMadrid es para lucrarse y en cambio esta T-party es la polla; yo no quiero que venga gente de fuera, yo si porque quiero que venga mucha para enseñar lo que he hecho, yo la verdad es que quiero ser famoso y busco “followers” a mi canal de Youtube (nadie lo dice, pero lo piensan); ese es un capullo y no quiero verle ni en pintura, este otro es un cabrón que me insultó hace 15 años y si ese viene a esta reunión yo no voy…”

¿Os suena?, ¡claro que os suena!, especialmente si habéis sido organizadores de eventos y habéis tenido que lidiar con más de un centenar de personas y sus relaciones interpersonales. Conozco de primera mano decenas de casos y esto ha sido causa de disoluciones de grupos de programación, cabreos entre programadores y grafistas (conozco sin exagerar ya 7 casos), enfados entre organizadores, guerras entre expositores, disputas de toda índole y aunque en su día estas peleas se dirimían en foros y grupos de IRC Hispano, hoy día se trasladan o apartan a un “retrolimbo” en el cual damos una cara en las redes sociales de “todo va bien y hay buen rollo”, mientras por detrás todos sabemos que empieza a haber un cisma terrible en el mundillo. Añadamos que desde fuera nos han llegado auténticos parásitos para tratar de inyectar problemas y dividirnos con objetivos lucrativos o simple ambición, sin saber que somos para bien o para mal una gran familia y una familia mal avenida terminará simplemente MAL.

runzx-black-v13

Tiene narices que al final tras haber crecido tanto estemos regresando al formato en el que se gestaron los grandes “retroeventos”. Cuando nos hemos querido dar cuenta hemos inundado de RUs la geografía española siguiendo la estela de la comunidad del MSX cuyo medio de cohesión era este pese a las decenas de peleas internas que teníamos y tenemos. Algunos “retroeventos” son en realidad reuniones de aficionados y coleccionistas, pues por contenido no comercial y la forma de gestionarlo no se pueden considerar en absoluto eventos masivos.

El problema es que los años hacen cada vez más difícil la cohesión y las malas relaciones se enquistan en la escena “hardcore”. La tendencia al individualismo es cada vez mayor y eso pone en peligro incluso las RUs, ya que el sostén básico ha de ser un trabajo en equipo o bien habrá siempre alguien detrás sobrecargado de tareas que tarde o temprano terminará quemado.

¿Y si es esto de las RUs lo que en realidad demandamos?, pues personalmente creo que es así debido a que en una sola RU tienes más tiempo de hablar con los que comparten tus intereses, de este modo se afianzan más relaciones que probablemente en varias ediciones de un gran “retroevento”. ¿Qué futuro tienen los grandes “retroeventos” si el aficionado y miembro de la escena así lo demanda?, pues francamente, no lo tengo claro. Creo que en el equilibrio está la perfección y que los grandes “retroeventos” tienen sentido, pero también son muy necesarias las RUs para que esos aficionados de la “escena” puedan sentirse en su salsa.

El MSX pasó una crisis muy seria hace ya más de una década y costó bastante retomar un ritmo de producción razonable que permitiera mantener la afición en activo. La escena de Spectrum ha crecido de forma notable y a la par tanto Commodore como Amstrad ya tienen sendas RUs todavía pobres en cuanto a novedades para sendos sistemas, aunque cuentan a la vez con un gran potencial para afianzar relaciones creativas entre usuarios que generen sinergias para producciones futuras.

Tengo la sensación de que todavía estamos a tiempo de encauzar nuestros esfuerzos para así tejer de nuevo lazos y con ello evitar disgregar (aún más) la “escena”. RetroMadrid explotó de forma evidente ante los ojos de la comunidad de aficionados y con su explosión muchas relaciones se quebraron. Todo esto era algo que ya venía de lejos y no podemos obviar que el crecimiento es algo que no siempre se sabe gestionar. La autocrítica es algo que conviene aplicar en estos momentos como colectivo. Debemos desgranar nuestros errores y sobre todo tenemos que tratar de funcionar menos por el “amiguismo” y más por los intereses comunes. Cuando pesan más las diferencias personales el colectivo pierde en calidad y capacidad de mejora.

En cualquier caso quede un apunte final: siempre podemos volver a nuestra habitación y encender nuestro viejo ordenador para así jugar y, si acaso, crear algo para nosotros mismos. Acto seguido lo apagaremos y probablemente sintamos que nos falta algo.  ¿No será quizás el gustazo de poder compartirlo con los demás?

 

 

h1

Zonadepruebas y la “retroburbuja”

marzo 5, 2016

Aguantar que un tal “Alan_Turiing” dijese (mintiendo con descaro) que llevaba baneado desde hace años en este foro y que se cargasen un mensaje que escribí en este hilo sobre RetroMadrid Days acerca de la razón por la que apareció Chris Smith para dar una charla sobre el ZX Vega es indignante.

No tenía ganas de tener que relatar los hechos acontecidos en el último año, pero vivimos una “retroburbuja” que está favoreciendo que personas muy veteranas del mundillo estemos algo cansadas de ver a la gente pelearse una y otra vez en torno a una simple afición o que, por simple ambición personal, lleguemos a extremos absolutamente patéticos tales como que una asociación esté a punto de desaparecer porque interesa más la marca “RetroMadrid” que lo que significa en nuestro mundillo su existencia.

RetroMadrid nació en 2008 para aglutinar y hacer visible los esfuerzos de toda una afición, y estaba muriendo por esa misma razón. ¿Qué sentido tiene una marca que auna el esfuerzo de los aficionados y la escena de usuarios si resulta que tiene más valor un “youtuber” que tiene más bien poca idea de videojuegos que una persona que pone su tiempo a disposición de todos creando videojuegos, diseñando hardware u organizando eventos?

En estos últimos tiempos están naciendo con fuerza reuniones de usuarios siguiendo la estela de las RUs decanas de MSX. Creo que es debido a que los aficionados estamos viendo que las tiendas, el postureo y el lucro invaden ya con descaro nuestro espacio. Es legítimo que a un expositor comercial le de igual RetroMadrid que RetroWeekend, pero no es legítimo que los aficionados que hacemos viables los eventos “amateur” caigamos  en las redes de la exigencia comercial, de personas que no tienen en cuenta que mientras ellos ganan varios miles de euros, existen muchos otros que están allí por solidaridad y sentido de comunidad. Pertenecemos a una escena y queremos mostrar orgullosos el fruto de nuestro esfuerzo, la creación frente a la nostalgia, el avance frente al estancamiento, esas eran y son la bases de la escena.

En este último año la asociación en la que milito y RetroMadrid por extensión han estado a punto de perecer por muchos factores. El peor ha sido ver manipulado mi entorno hasta extremos insufribles, la base de esa manipulación era que tengo un “ego” tan enorme que deseaba el fracaso de los que conformaron la organización de “RetroMadrid Days”, y lo peor es que mucha gente se lo ha creido. También podría escribir y mucho acerca de RetroMadrid 2014, pero no lo haré, con el tiempo todos sabremos lo que realmente ocurrió.

Elementos que desmontaban esa teoría de mi deseo de cancelar “RetroMadrid Days” como la visita y charla de Chris Smith, resulta que se ignoraron deliberadamente en ese mismo hilo, o peor aún, Alejandro Valdezate se mostraba sorprendido de que acudiera Chris Smith cuando pocos días antes le había dado la buena nueva por Telegram.

Al principio uno piensa que es simple despiste, pero cuando ha pasado casi un año no me queda más que observar malicia en todo lo ocurrido. Es sumamente triste que cuando apoyas, ayudas, colaboras o intentas aconsejar con tu experiencia a personas que se supone han tomado tu relevo, resulte que se lo tomen a mal. Así pasó en cierto modo con RetroMadrid 2014, y de nuevo se repitió el desastre interno en RetroMadrid Days 2015 con resultados funestos en todo lo relativo al coste humano y anímico de los organizadores pese a que ambas actividades tuvieron buenos resultados. El éxito de un evento no se mide en nuestro caso por el número de visitantes, sino por el sabor de boca que te deja haberlo organizado. Tras RetroMadrid Days quedaron muy malas sensaciones en el fuero interno, se diga lo que se diga de cara a la galería, tanto es así que el centro comercial tenía deseos de repetir experiencia en octubre de 2015 y nadie se animó.

Uno podría decirme: “pues déjales que vayan por su cuenta y se estrellen o tengan el éxito ellos solitos”, ¡pero si eso hice en 2015!, es que ni tan siquiera estaba involucrado en la organización y sin embargo al final me salpicó el asunto con la triste derivada de que a día de hoy por pura fobia personal de un administrador de Zonadepruebas me he quedado sin la cuenta “MadriSX” que tenía casi desde los inicios del foro, a añadir un mensaje borrado relativo al “ZX Vega” que había acordado con ellos mantener. Se  han saltado a la torera un acuerdo y pretenden que me quede quieto contemplando mientras en el foro me ponen a caldo sin defensa posible salvo usar mi blog personal como estoy haciendo ahora.

Los pocos que leais esto espero que seais los interesados en que esto cambie de una vez. Un problema recurrente del mundillo “retro” es que tendemos a mirar más por nuestro interés que por el interés de la comunidad, permitimos comportamientos que a distancia vemos que son vergonzantes y esto está pasando en Zonadepruebas, donde su equipo de administradores y moderadores han respaldado una decisión arbitraria e injusta basada en unas falsas premisas.

Puedo desmontar una a una las razones esgrimidas por Alan_Turiing, pero sólo haré valer la mentira que sustenta el resto de su mensaje: “Corrales es persona non grata , de forma merecida, en este foro desde los tiempos de Colossus”. Si eso es cierto haced una búsqueda de mensajes en las diferentes versiones del foro por mi “nick”. Con una mentira desmontada el resto de argumentos pasan a tener menor peso y credibilidad.

Tenemos que empezar como “retrosociedad” a identificar mejor qué actitudes permitimos o no permitimos. Por el camino actual estamos a punto de caer a un precipicio y quedarnos sin nada que sustente esta afición más allá de la nostalgia.